INFORME
18/04
Corrimiento de las PASO y virtual Ley de Lemas: el impacto para los oficialismos
Ante la posibilidad de que las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias se realicen el mismo día de las generales, La Tecla Patagonia analizó los pormenores que podrían atravesar los partidos provinciales de la Patagonia que son Gobierno, cada uno con sus particularidades
Por Sebastián Simonetti

La pandemia del coronavirus alteró los planes del mundo entero durante el 2020 y cuando parecía que este año el Covid-19 comenzaba a perder fuerza, volvió con un ímpetu feroz. Por este motivo, la agenda política que comenzaba a ganar terreno en el país, quedó en alerta y sujeta a cambios atento a la evolución de la situación epidemiológica. A este paso, entre las reprogramaciones estarán las elecciones legislativas previstas por el calendario electoral para agosto (PASO) y octubre (generales).

Bajo esta versión de Argentina pandémica, no sería la primera vez que se modifique el itinerario de los comicios. Durante el año pasado, todos los compromisos electorales partidarios fueron reprogramados y se llevaron a cabo en los primeros meses de este 2021, durante el "veranito" de la propagación del virus en el país. No obstante, para definir la postergación o suspensión de los comicios legislativos nacionales, la situación es un poco más compleja, con una vieja disputa política de fondo que empantana el asunto.

La vieja y no tan querida grieta reflotó con virulencia al ritmo de la subida de casos durante la llamada segunda ola de Covid-19 en el país. El aumento exponencial de contagios no generó una comunión entre oficialismo y oposición, como se vio al comienzo de esta historia, allá por marzo del 2020. Lejos de ese escenario de tregua, hoy cualquier discusión es trinchera. Así, mientras el Gobierno tiene la intención de, en el mejor de los casos, eliminar las PASO e ir derecho a las generales, desde la oposición se niegan rotundamente y aceptarán, cuanto mucho, la postergación de la compulsa en las urnas. 

Asimismo, en un momento el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación y referente del Gobierno, Sergio Massa, deslizó en un momento una suerte de tercera opción, que implicaría la fusión de ambas elecciones en la misma fecha. Así, se ahorraría por un lado el gasto de realizar dos actos electorales y al mismo tiempo, se disminuye a la mitad el riesgo de contraer el virus por el hecho de ir a votar. Además, para esa fecha (octubre o noviembre, si hay cambios) se espera una merma en los contagios y un avance en el proceso de vacunación.

Ante esta posibilidad -sin mucha aceptación en el mundillo de la política- La Tecla Patagonia puso el foco en el desafío que supondría esta modalidad de fusionar ambas instancias en las urnas, replicando una virtual Ley de Lemas, para los oficialismos del sur, en especial donde gobiernan partidos provinciales.



En qué consiste la Ley de Lemas y por qué sería aplicable a una fusión de elecciones

Este sistema electoral es también llamado Doble Voto Simultáneo y se utiliza actualmente en muy pocas provincias: Santa Cruz, Misiones y Formosa, en este caso solo para nivel municipal y legislativo. 

Cabe señalar que en este sistema electoral, cada partido o coalición representa un lema. Además, cada lema puede incluir varios sublemas. Los electores eligen sublema de preferencia y al momento de contar los votos, cada uno de ellos suman al mismo lema. Es decir, el sublema que más votos haya sacado, suma también los votos de los que sacaron menos. La elección primaria de los candidatos se realiza en simultáneo pero todos le suman al ganador. 

El sistema es ampliamente cuestionado por consultores políticos y constitucionalistas, como así también por miembros de la oposición.

En un eventual escenario de unificación de PASO y generales, el concepto de Ley de Lemas bien podría aplicarse, ya que se dirimiría la interna de cada fuerza electoral allí, pero a su vez todos los votos de cada candidato se sumarían al ganador de esa interna al final de la votación.


Juntos Somos Río Negro y la posibilidad de engrosar el unibloque



El oficialismo rionegrino tiene una buena chance en los comicios legislativos de este año de sumar al menos un escaño al bloque que hoy integra en soledad Luis Di Giácomo en la Cámara de Diputados de la Nación. JSRN viene de lograr una contundente victoria en el último compromiso en las urnas, donde revalidó su crédito en la gobernación, por un lado, pero también se hizo con dos bancas (una en la Cámara Baja y la otra en el Senado) en el Congreso, por primera vez en su historia.

De cara a las próximas elecciones, el partido provincial tiene todo por ganar y nada por perder, ya que no pone bancas en juego. Si bien el ser una elección nacional puede jugarle en contra por la polarización, la última experiencia indica lo contrario. De hecho, los más aventurados en el Gobierno creen que incluso tienen chances de ganar y llevarse el premio grande. En cualquier caso, hay buenas expectativas en Juntos Somos Río Negro.

“Con respecto al tema PASO, vamos a expresar la opinión de nuestro partido de que nos oponemos a su realización fundado en lo que motivó su derogación en nuestra provincia y es que nunca se han utilizado. Ni siquiera por parte de quienes la impusieron por primera vez y que alternativamente, parte de Cambiemos y parte del Frente de Todos las impulsaron  por mera especulación de conveniencia interna”, señaló el legislador nacional Luis Di Giácomo a La Tecla Patagonia.

En la misma sintonía, el diputado apuntó que “la mayoría de los gobernadores de todos los partidos en mayor o en menor medida no están de acuerdo con las mismas y si a esto le agregamos el efecto covid y lo económico, nos parecen absolutamente prescindibles”. Y subrayó: “si la opción que se propone es hacerlas o posponerlas, nosotros agregamos suspenderlas y seguiremos abogando para que el año próximo se debata su derogación y pongamos en discusión boleta única papel o electrónica voto por correo, y voto parroquial o por distrito, medidas que sí contribuirán a la transparencia y participación colectiva”.


El desafío del Movimiento Popular Neuquino: mantener la última banca que le queda


El histórico partido provincial gobierna la provincia hace más de medio siglo y nadie puede dudar de la fuerza y el arraigo que tiene en los neuquinos. Sin embargo, en las últimas compulsas electorales nacionales ha perdido terreno. Sin ir más lejos, en 2019 perdió sus únicas dos bancas en el senado, luego de quedar terceros. Si bien Lucila Crexell sigue en la Cámara Alta, revalidó su crédito por Juntos por el Cambio, para luego armar su propio unibloque “Movimiento Neuquino”.

Ahora, afronta el mismo escenario de riesgo en las elecciones legislativas de este año. El MPN tiene solo una banca ocupada por Alma “Chani” Sapag, quien finaliza su mandato en diciembre. Con el hermetismo habitual, desde el partido evitaron hacer declaraciones a este medio, aunque ya tienen al menos un candidato lanzado (Claudio Domínguez) para intentar salvar la ropa del partido provincial.

En este caso particular, la utilización de un sistema símil Ley de Lemas podría beneficiar al Movimiento Popular Neuquino, siempre y cuando logre reeditar esas populosas y disputadas internas partidarias. A diferencia de aquellas, en esta instancia todos los votos irían para el candidato mayoritario, sin importar las rencillas internas. La jugada allí para el MPN sería poner dos o al menos un candidato de fuste. En la ruleta de nombres, alguien que podría sumar porotos sería el exvicegobernador Rolando Figueroa, resistido por la conducción del Gobernador Omar Gutiérrez. Sin esa disparidad en los candidatos, parece difícil que puedan sacar rédito del sistema.

En cualquier caso, no sería sencillo convencer al “llanero solitario” del MPN. Según sus allegados, no tiene interés en estas elecciones de medio término y apunta solo al 2023. Esta falta de expectativa con los comicios de medio término bien podría aplicarse al partido provincial en su totalidad, que no hizo mayores esfuerzos por mantener sus lugares en el Senado y a priori, no hay indicios de que pongan mayor empeño en retener el escaño en Diputados.


Chubut al Frente: una alianza provincial emparentada con el gobierno nacional


El caso del oficialismo chubutense es bien particular. A nivel nacional tienen sintonía fina con el gobierno de Alberto Fernández, vía la relación del Gobernador Mariano Arcioni con Sergio Massa. Sin embargo, en la provincia, el Frente de Todos ofrece una férrea oposición a la gestión del comodorense. 

Esta dualidad siembra un manto de duda respecto de cómo serán las candidaturas en Chubut en las próximas elecciones. Desde el PJ quieren ir con sus propios candidatos y son reacios a la idea de ir junto con el gobierno provincial, de hecho, parece un escenario imposible. No obstante, no habría que descartar alguna negociación del gobierno nacional para acercar posiciones e intentar no perder ningún soldado en el Congreso. A saber, de las bancas en juego, las tres hoy están alineadas con Alberto: Alfredo Luenzo por Chubut al Frente y Juan Pais y Nancy González del Frente de Todos. 

Si van separados, se abre una ventana para Juntos por el Cambio en el marco de una eventual polarización, para intentar arrebatar una de esas 3 bancas. Pensar en un panorama de Lemas con el vicegobernador Ricardo Sastre y el titular del PJ chubutense, Carlos Linares, sumando al ganador, suena promisorio.

Más allá de la idea y la conveniencia, asoma muy improbable que el presidente del justicialismo chubutense, Carlos Linares, acepte compartir el espacio con el oficialismo provincial. Está también lanzado como candidato y en más de una oportunidad remarcó que los nombres del oficialismo serán candidatos por su cuenta y no con ellos.

"Vemos con preocupación la falta de definición institucional", señaló a este medio el presidente de Chubut Somos Todos, Máximo Pérez Catán. El ChuSoTo es el partido original con el que Arcioni llegó al poder, como vice dl fallecido gobernador Mario das Neves. Y agregó: "si los candidatos reúnen los avales según establece la ley de PASO y no contradice los acuerdos establecidos en el frente electoral, nadie puede hacer objeción legal e impedir la participación"

Por último, Pérez Catán sentenció: "Con las PASO las estructuras partidarias perdieron casi todo su poder".


La opción más probable: postergación de las PASO y generales

En medio de la segunda ola de coronavirus, oficialismo y oposición acercan posiciones para modificar por única vez el cronograma electoral. En más de un encuentro a los que fueron convocados por Sergio Massa y de los que participó también el ministro del Interior, Wado de Pedro, y los jefes de bloques de Juntos por el Cambio, hubo coincidencias en cuanto a priorizar la cuestión sanitaria.

En base a eso, el funcionario envió a los diputados una propuesta borrador para modificar el calendario electoral "por única vez" y "en contexto de pandemia", con el objetivo de que sea discutido por las distintas fuerzas que integran la coalición opositora. El proyecto propone celebrar las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) el día 12 de septiembre (segundo domingo del mes) y las Generales el 14 de noviembre (segundo domingo del mes)



En esta línea, la oficialización de listas y candidaturas, que marca además el inicio de la campaña, sería 45 días antes de la celebración de cada comicio. Entre los principales fundamentos del proyecto, desde el Gobierno nacional señalaron: "Este aplazamiento permitirá dejar atrás el período de bajas temperaturas y mayor circulación de enfermedades respiratorias y avanzar en la campaña de vacunación".

En efecto, este viernes hubo un nuevo encuentro ampliado, con presidentes de distintos bloques para continuar con el diálogo con todas las fuerzas e impulsar una comisión de seguimiento de la pandemia para analizar la situación sanitaria y una eventual postergación de la fecha de las elecciones nacionales. Estuvieron presentes en el encuentro los diputados Carlos Gutiérrez, Alejandro Rodríguez, Miguel Zottos, Luis Contigiani y Enrique Estévez, por el interbloque Federal; y Ricardo Wellbach, José Ramón, y Luis Di Giácomo, por el interbloque Federal para el Desarrollo. Además, participaron los diputados y diputadas Felipe Álvarez  (bloque Acción Federal), Nicolás del Caño (del PTS – Frente de Izquierda), y Beatriz Ávila(bloque Partido por la Justicia Social).



La nota la dio la legisladora del Movimiento Popular Neuquino, Alma “Chani” Sapag, quien confundió la fecha de reunión y no participó de la misma.

Tras el encuentro, quedó todo muy encaminado para que los comicios se realicen el segundo domingo de septiembre. El dato es que deberán apurar el trámite y tratarlo en sesión más temprano que tarde, ya que la sanción en el Congreso debería salir antes del 12 de mayo.

Fuentes del Congreso señalaron a La Tecla Patagonia que la propuesta inicial -y pública- de Massa re realizar el voto conjunto de PASO y generales fue una jugada para provocar la apertura de la negociación y la aceptación por parte de los sectores duros de Juntos por el Cambio, para lograr que se retrase un mes el calendario. Incluso afirman que la intención original del Presidente de Diputados sería la suspensión directamente.