NEUQUEN
30/07
La letra chica de la salida de la CC-ARI de Juntos por el Cambio
En diálogo exlusivo con LTP, la apoderada de la CC-ARI explicó los pormenores de la salida del partido de la alianza. Falta de diálogo, una relación desgastada y distintas formas de ver-y hacer- la política fueron el comienzo del fin. La candidatura de Carlos Eguía y la posibilidad de que Sobisch se sume a la alianza fueron la gota que rebalsó el vaso

Mucho se ha habló durante las últimas semanas de la disputa entre la CC-ARI y el -ex- frente de Juntos por el Cambio neuquino. Pese a que, en un principio se habló de una exclusión de los demás partidos que integran la alianza y hasta se denunció proscripción, todo parece indicar que se trataba de una relación ya desgastada. 

En diálogo con La Tecla Patagonia, la apoderada de la CC-ARI Neuquén, Valeria Todero, dejó algunos títulos que explican la letra chica de la salida de la alianza, que terminó con el cambio de nombre de Juntos por el Cambio a Cambia Neuquén. 

Según dejó entrever, el ida y vuelta con el PRO  y la UCR generó un desgaste en las relaciones dentro de JxC, más especificamente la relación con Marcelo Bermúdez, Concejal de la ciudad y Cesar Gass, Diputado Provincial por la UCR. 

La principal denuncia de Todero es que nunca se comunicaron con la CC-ARI para avisarles la intención de dejarlos fuera de la alianza. “Esta falta de diálogo tan marcada demuestra que ya había una decisión tomada en conjunto desde hace rato”, explicó.  

Para la dirigenta además, las autoridades aprovecharon el máximo boom del PRO con la presidencia de Mauricio Macri “y se creyeron que ellos eran Juntos por el Cambio”. Sin embargo, “en Neuquén el PRO tiene menos afiliados que la CC-ARI, pero eso es algo que no se conoce”. 

Las diferencias terminaron de asentarse cuando desde el PRO anunciaron su intención de llevar a las PASO al ex gobernador Jorge Omar Sobisch, algo que, para la dirigenta tiene solo una explicación: los beneficios económicos de esa alianza. 

La insistencia del PRO por la incorporación de Sobisch ya pasaba los limites de lo entendible. Fueron infinitas canditada de mesas en las que, junto a la UCR, le dec{iamos que no. No venía con un fundamento su inclusión”, aseguró Todero. 

Esa diferencia, al parecer, fue la que terminó de ocasionar la ruputra dentro del frente. “El ARI tiene una mirada distinta al PRO. Estamos a años luz, porque nosotros bregamos por lo que realmente queremos y esperamos que la gente se identifique con eso”. En otras palabras, con el prontuario de Sobisch en la provincia, desde la CC-ARI no veían ningún beneficio político de dicha posibilidad. “Durante el gobierno de Sobisch se observan los mayores índices de ingresos de drogas, sumado a la situación de Carlos Fuentealba”. 

Pese a que las autoridades nacionales de Juntos por el Cambio pregonaban la unidad, en la provincia la realidad indicaba otra cosa: una ruptura inalterable entre dos formas distintas de ver la política.