Apps
Sábado, 15 junio 2024
Argentina
Política Provincial
4 de noviembre de 2014
NO CONVENCIONAL

El oficialismo exclamó: Habemus ley petrolera

El kirchnerismo consiguió la aprobación del nuevo marco regulatorio para los hidrocarburos no convencionales. Cómo será la aplicación y cuál será el papel del Estado nacional

El oficialismo exclamó: Habemus ley petrolera
Compartir

Pasaron más de cuatro borradores y muchos meses de negociaciones pero finalmente la semana pasada, en una extensa sesión, la Cámara de Diputados de la Nación aprobó el nuevo marco regulatorio para la explotación y exploración de hidrocarburos no convencionales. La iniciativa recibió rechazo de la oposición, que unos días antes había presentado seis dictámenes de minoría. Estos fueron impulsados por la UCR, el FAP, el Frente Renovador, Unión Pro, Claudio Lozano (Unidad Popular) y Elisa Carrió (CC-ARI). La oposición insistió con que la iniciativa avasalla las autonomías provinciales y sólo beneficia a las empresas, sobre todo a la compañía de bandera estatal, YPF. En el recinto las críticas se centraron en dos puntos: la falta de una regulación ambiental para evitar los eventuales daños que se atribuyen al fracking, el método de estimulación hidráulica usado para la extracción de hidrocarburos no convencionales, y el tope del 12 por ciento en las regalías.

También se escucharon quejas porque permitirá extensos períodos de concesiones (35 años en algunos casos prorrogables por otros 10) y porque habilita a un concesionario a extender la explotación de un yacimiento convencional cuando éste se encuentre vinculado a uno de hidrocarburos no convencional.

Más allá de las posiciones de los diputados, un grupo de ex secretarios de Energía de la Nación manifestó reparos al nuevo marco regulatorio. “La ley de Hidrocarburos no debe ser sancionada porque convalida el statu quo decadente de la producción petrolera y gasífera, permitiendo las prórrogas de las actuales concesiones a las petroleras que actualmente las poseen en forma prácticamente indefinida, promueve el capitalismo de amigos, lesiona intereses provinciales, y expresa mayorías parlamentarias circunstanciales de mandatos que se agotan”, sostiene el comunicado firmado por Emilio Apud, Julio César Aráoz, Enrique Devoto, Roberto Echarte, Alieto Guadagni, Jorge Lapeña, Daniel Montamat y Raúl Olocco. “Este no es ni el modo, ni la política para atraer las inversiones que requiere el desarrollo del potencial petrolero argentino que nos permita recuperar el autoabastecimiento energético perdido en ésta década”, agrega el documento.

Los gobernadores patagónicos, por su parte, habían acordado con Nación el texto del proyecto aunque claro está que esto sucedió luego de varios meses de tensión y negociación. Los dos más duros fueron el neuquino, Jorge Sapag y el chubutense, Martín Buzzi.

Varios dirigentes de la oposición señalaron que los mandatarios firmaron porque fueron sometidos a “aprietes” ya que justamente las dos provincias más opositoras fueron en su momento dejadas afuera de la prórroga del programa de desendeudamiento. Casualmente luego de firmar la adhesión al proyecto de ley de Hidrocarburos esas provincias fueron incluidas en el programa.

Lo cierto es que más allá de todo esto el kirchnerismo logró imponer su mayoría en ambas cámaras y consiguió aprobar la ley. Esta, entre otras cosas, otorga la facultad al Estado nacional de participar en todo el proceso licitatorio de las nuevas áreas, como así también le permite actuar como autoridad de aplicación. El proyecto cede por más de 45 años el control de áreas petroleras claves. Además, dispone un marco regulatorio común para todo el país; la ampliación de los plazos de concesión; un tope de regalías del 12% (puede llegar hasta 18% luego de prórrogas); y promoción fiscal, entre otros puntos.

Con esta iniciativa, el Gobierno nacional pretende atraer las inversiones necesarias para la exploración y explotación de los yacimientos no convencionales instalados en nuestro país, con el propósito de recuperar el autoabastecimiento energético perdido.


Puntos más importantes de la nueva Ley

El texto reciente sancionado en la Cámara de Diputados de la Nación fue consensuado luego de varios meses de negociaciones con los gobernadores miembros de Ofephi.

Las modificaciones centrales al régimen actual radican en la creación de un marco único para todo el país, más allá del reconocimiento del dominio del subsuelo a las provincias. Se dispone la ampliación de los plazos de concesión (35 años con posibilidad de prorrogar otros 10); se establece un régimen de promoción fiscal para los proyectos de inversión que superen los 250 millones de dólares; se fija un tope de 12% a las regalías (que puede elevarse hasta 18% en caso de prórroga); se elimina el sistema de carry o acarreo, es decir que se prohíbe que las provincias, a través de sus empresas estatales de energía, reciban dinero como socias sin hacer inversiones.

La nueva ley incorpora al Estado nacional en las operaciones, es decir que éste podrá autorizar concesiones y podrá también sancionar a aquellos concesionarios que no cumplan, en conjunto con las provincias.


Futuras concesiones: Cómo será la aplicación del nuevo marco regulatorio

El nuevo marco regulatorio se fija para todas las nuevas concesiones de áreas. Todas aquellas áreas que ya están concesionadas seguirán bajo la normativa actual. Se fija un plazo de seis meses una vez sancionada la nueva ley para elaborar un “pliego modelo” a ser aplicado en futuras licitaciones en todas las jurisdicciones.

“Las autoridades de aplicación de las provincias y la secretaría de Energía de la Nación confeccionarán dentro de los ciento ochenta (180) días a contar desde el inicio de vigencia de la presente ley el Pliego modelo establecido en el artículo 47 de la ley 17319 y sus modificatorias, el que podrá ser revisado y actualizado periódicamente según la oportunidad y conveniencia de las licitaciones. Dicho pliego modelo contemplará los términos y condiciones generales aplicables a las licitaciones, incluyendo entre otras, las garantías a las que deberán ajustarse las ofertas, el alcance de las inversiones y los ingresos que eventualmente pudieran corresponder a las respectivas Autoridades Concedentes”. (Artículo 29 nueva ley)


Nueva ley: rápidamente promulgada

El Ejecutivo nacional promulgó el viernes pasado la ley de Hidrocraburos sancionada la madrugada anterior por la Cámara de Diputados con 130 votos a favor, 116 en contra y 1 abstención. La norma, que fija nuevos parámetros para regular las inversiones para exploración, explotación y producción de petróleo no convencional, fue promulgada mediante el decreto 2009, que se publica en el Boletín Oficial con las firmas de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; y los ministros de Economía, Axel Kicillof, y de Planificación, Julio de Vido.

El texto que reforma la ley 17319 establece condiciones para las nuevas licitaciones en materia de hidrocarburos convencionales, no convencionales y en la zonas off-shore.

De acuerdo a la ley promulgada, los derechos de los actuales concesionarios no se verán afectados por las reformas. También se fija un plazo de seis meses para elaborar un “pliego modelo” a ser aplicado en futuras licitaciones en todas las jurisdicciones.


Nota completa en edición Nº 214 de revista La Tecla Patagonia

OTRAS NOTAS

SANTA CRUZ

Una diputada provincial asumirá la presidencia del CPE

Según trascendió durante este viernes, la titular de la bloque oficialista de Por Santa Cruz en la Legislatura, Iris Rasguido, será la encargada de la Consejo Provincial de la Educación en la jurisdicción sureña, Quién ocuparía su banca

Copyright 2024
La Tecla Patagonia
Redacción

Todos los derechos reservados
Serga.NET