SANTA CRUZ
25/11/2020
Durísima carta de los trabajadores de YCRT dirigida al Interventor y al Presidente
Reclaman más diálogo y apertura a Aníbal Fernández. Aseguran que no se sienten comprendidos en las decisiones y que el problema de la usina no es laboral es político. Piden un "ordenamiento" puertas adentro. La nota fue enviada también a Alberto Fernández

Una extensa y muy dura carta enviaron los trabajadores de YCRT al interventor, Aníbal Fernández y el presidente, Alberto Fernández, en relación a la situación actual de la usina. Aseguran que "las cosas no están bien" y le piden al Interventor que "escuche a los trabajadores" y que los consulte para la toma de decisiones. 

En este sentido expresan que "el problema de YCRT no es laboral, es político". Piden que el "ordenamiento" interno no sea pagado por los trabajadores.  



A continuación la nota completa enviada por los trabajadores de YCRT. 

"Sr. Presidente de la Nación Dr. Alberto Fernández
Sr. Interventor de YCRT y compañero de trabajo Dr. Aníbal Fernández

Los trabajadores presentimos que las cosas no están bien en la empresa. Venimos de varios años de conflicto, de resistencia ante el avasallamiento de un gobierno con un modelo político y económico neoliberal y neocolonial.

La empresa YCRT no fue ajena a ese modelo y nuevamente y una vez más, como lo marca la historia fuimos los trabajadores los que resistimos al ajuste, al achique, y a las persecuciones de todos los compañeros, hasta tuvimos que enfrentarnos a nuestra propia fuerza de Gendarmería Nacional "Centinela de la Patria" que vino a querer reprimirnos.

Sr. interventor, en nosotros los trabajadores encontrará al mejor compañero de trabajo, encontrará la palabra autorizada para hablar de los problemas de la empresa. Porque somos nosotros los que lo sufrimos. Los trabajadores no nos equivocamos, los pueblos no se equivocan, como dijimos anteriormente el problema de YCRT es de corte político, no laboral. Las fuerzas de trabajo están intactas, el presupuesto está aprobado, lo que esta resquebrajado y roto es la cadena de mando profesional y técnica, los cargos de dirigencia, que aún siguen peleando por las individualidades y los intereses propios por encima del bien común.

Los trabajadores tenemos muy en claro, que el ordenamiento de la empresa es sumamente necesario, pero debe saber usted que ese ordenamiento no será con el ajuste del trabajador, el hilo siempre se corta por lo más delgado y lo delgado y la flaqueza hoy está en las malas decisiones de quienes estuvieron al mando de la empresa.

Mire Sr., se lo decimos nosotros, los cargos Gerenciales deben responder estratégicamente a las decisiones de un Gobierno Nacional, porque los objetivos son de un gobierno que pretende la reactivación económica, mayor riqueza para los habitantes de la argentina, pero también le decimos que los trabajadores somos conscientes que es insostenible entregar cargos por política, amiguismo o conveniencia, tenemos muy en claro que para sacar carbón debemos respetar la idoneidad, la experiencia y el profesionalismo de los compañeros, que muchas veces son dejados de lado por algunos ineptos que como jefes toman malas decisiones pero que son muy astutos alcahuetear.

La cadena de mando se restituye con respeto al trabajador con carrera laboral y  no con política.El Problema es político.

Díganos señor interventor, cual es la planificación que se encuentra en marcha, cuéntenos por que todos tenemos que salir de licencia y volver en marzo, háganos parte de la decisión porque hoy lo que sentimos es que estamos siendo manipulados por inescrupulosos. Hoy sentimos que no somos escuchados ni tenidos en cuenta.

Nuestro presidente de la Nación Argentina Alberto Fernández dijo, "volvimos y vamos a ser mejores”. Nosotros los trabajadores no sentimos que volvimos, nos despertamos cada mañana con la pesadilla de ver los rostros del gobierno de Macri que pertenecía a un modelo al cual resistimos.

No podemos ser mejores manteniendo en sus cargos a nuestros verdugos, manejando papeles y tomando decisiones, porque son ellos los generadores de la discordia, porque son ellos los que tomaron malas decisiones, son ellos los que pararon la obra de la Central Eléctrica 14 Mineros, son ellos los que despidieron trabajadores, los que endeudaron a YCRT en 800.000.000 millones de pesos. Porque son ellos los que pisotearon el Convenio Colectivo de trabajo, porque nos faltaron el respeto a nosotros y a nuestra historia.
Si no veamos a los compañeros del gobierno plurinacional de Bolivia, ejemplo de dignidad, de resistencia, de amor a la Patria Grande, resistieron y volvieron y hoy restituyen sin titubear todos los estamentos que fueron invadidos por políticos  neocoloniales y dictadores, que fueron en contra de las democracias, del crecimiento y de los modelos de desarrollo nacionales.

Sr. Interventor en Rio Turbio, con usted aun no volvimos. Pareciera que se busca el conflicto por parte de algunos de su confianza. No se equivoque, no somos ignorantes, entendemos de que se trata, esperemos que no se repita la historia cuando a los trabajadores un gobierno disfrazado bajo la bandera del peronismo nos desprotegió y entregó a manos privadas neoliberales y así le fue a nuestro pueblo, a nuestra gente, a nosotros. Usted conoció al hombre que vino por nosotros, Néstor Kirchner. Ese hombre entendió lo que necesitamos, los que no entendieron, fueron aquellos que con poder ejecutaron las acciones en beneficio de unos pocos.

El fracaso es político compañero, no de los trabajadores. Y si el fracaso es político debemos cambiar la estrategia, debemos poner en función el valor de la experiencia, la idoneidad y el profesionalismo de muchos trabajadores que hoy no son tenidos en cuenta. Basta de cargos a dedo, basta de crear puestos por crear, no somos nosotros los que pedimos cargos.

Queremos sacar 1.200.000 toneladas para alimentar la usina, eso queremos los trabajadores, queremos llegar cansados pero sabiendo que contribuimos a la ecuación energética de la cuenca y de la nación... y acostarnos tranquilos sabiendo que no fue en vano nuestro esfuerzo.

Señor interventor, dialogue con nosotros, escuche las bases, los trabajadores no traicionamos, los trabajadores contamos lo que sufrimos en carne propia. Que es lo que  hay que cambiar para devolvernos la felicidad y dignidad.

No preste la oreja a buchones que ven la posibilidad de hacerse acreedor de una porción de la empresa y el estado.

Los sindicatos sufren una gran crisis, que aún no podernos superar, la falta de visión, de rumbo y de planificación hacen que estemos sumergidos en una pelea de vanidades, qué lo único que logra es la división. Y bien sabemos que divididos es mejor para aquellos que tienen desde la política sindical y la política partidaria intereses creados.

 Por eso somos las bases trabajadoras las que hoy advertimos. La que hoy advertimos que hay algo oculto que no nos gusta, a nuestras espaldas solo puede haber traición. Por eso cuando el presidente de la Nación dijo: "cuando vean algo mal  hagan saberlo, sabré escucharlos", ojo Sr. Presidente, ojo Sr. Interventor estamos viendo algo malo, no vaya a ser cosa qué estén tomando decisiones a nuestras espaldas que vayan en contra de nuestra historia y en contra de nuestro pueblo.

Los trabajadores le decimos a la dirigencia, a los políticos, a los gremialistas, hagan un mea culpa, hagan un examen de conciencia, y háganse cargo de sus errores, es la única forma en la que se puede construir, con autocrítica y con corrección del rumbo, con el consenso de los trabajadores y con la democracia sindical, con la mesa de diálogo y con los políticos a la par. El bien debe ser el común por sobre todo interés individual.

Nuestra historia de lucha siempre apuntó a la felicidad de los pueblos, a nuestra soberanía, a nuestra libertad y crecimiento. Soberanía energética para no depender de nadie, para entregar nuestro fruto convertido en electrones que generan potencia para el desarrollo de un país, no es un sueño, es un mandato histórico, un mandato de quienes perdieron la vida, de quienes nos anteceden en la lucha, porque ellos entendieron todo, entendieron el valor de un plato de comida, el valor de las vacaciones y el valor de un sueldo digno garantizado por el estado, único protector de la soberanía territorial, alimentaria y energética de este lugar estratégico para la nación.

No podemos Permitir las tercerizaciones, las concesiones, la entrega de los recursos a privados porque la lucha también es soberana en esta parte del mundo.

No querernos que aquí se convierta en el paraíso de otro país, de otra bandera, no queremos ser colonia de nadie, queremos un Río Turbio soberano con nuestro pabellón celeste y blanco flameando en la entrada de Mina y en la Usina termoeléctrica.

No nos venga a decir que no podemos, porque eso es mentira. Así como se mandaron satélites desarrollados por nosotros al espacio, así como se generó Y se genera energía atómica bajo nuestra tecnología, así como nos constituimos en un polo científico para América Latina, Rio Turbio tiene la potencia necesaria para manejar la carboelectrica con nuestra  gente y seriamente.

Exigirnos el respeto a nuestra historia, el respeto a nuestros compañeros trabajadores, el respeto a la institución gremial, el respeto a la empresa del estado y el respeto a las decisiones de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández de Kirchner cuando decidieron que la cuenca garantice su existencia con la Carboeléctrica manejada por los trabajadores. La personería jurídica pareciera más a la medida de los representantes del estado que a la medida de nuestra historia de lucha. En ese sentido no querernos decisiones apresuradas que vengan en marzo después de nuestra licencia obligatoria, sino que queremos un "V Congreso Del Carbón" donde decidamos que clase de ley queremos, tenemos la capacidad para hacerlo.

No vamos a perder el estatus de empleados del estado, no lo vamos a permitir, no vamos a ir a la baja de nuestros puntos convencionales y derechos adquiridos, luchamos para ser empleados estatales, aceptamos el convenio único como un ordenador y como una forma de unificar la lucha minera, no vamos a rifar nuestra jubilación de mina por una jubilación otorgada por la ley de contrato trabajo que es la que quieren aplicar, yendo a la baja y precarizando nuestra seguridad laboral. No tenemos apuro para una personería jurídica que hay que discutir con los trabajadores, hay tiempo aun. Hay tiempo para discutir punto por punto de la ley y no necesitamos ser abogados para eso, porque tenemos el peso de la lucha y de la historia en nuestras espaldas que nos enseñaron a no permitir cualquier cosa a cambio de nada. Sí, Tenernos apuro en poner en funcionamiento la usina para garantizar el trabajo estatal Y el desarrollo de los pueblos patagónicos en un lugar geoestratégico para el país.

No queremos que esto se convierta en Lago Escondido donde aún se hacen los distraídos en cuestión de soberanía. No queremos que aquí nos invadan culturalmente con filosofías de trabajo ajenas a nuestra historia, si queremos formarnos y perfeccionarnos con la experiencia de otros países, porque eso nos hace dueños de nuestras riquezas.

Recordemos que nuestro pueblo fue fundado bajo la consigna de cuidar, la soberanía y de explotar el carbón, asentando y consolidando el territorio bajo nuestra bandera nacional, mandato del presidente Juan Domingo Perón.

Los pueblos nunca traicionan compañero, en los trabajadores usted va a encontrar  la  mayor fidelidad al proyecto Carboeléctrica estatal. Permítase el dialogo con nosotros  que somos la base, sin interlocutores en un diálogo constructivo y bajo el respeto.

No queremos una vuelta a la historia de Taselli, los trabajadores sabemos que tenemos que fortalecer el estado para liberar la nación, único camino para la libertad de los pueblos de América".