BUENOS AIRES
19/01
Pandemia y más: la mirada de tres caciques oficialistas
Los intendentes de Hurlingham, Escobar y Almirante Brown hablan de la pandemia, de cómo los afectó de manera personal; de la relación con Axel Kicillof y con Alberto Fernández; de Máximo Kirchner como futuro líder del PJ bonaerense y de mucho más
Prefieren no detenerse en el año electoral porque eso “es un tema para más adelante, ahora hay otras prioridades”, aunque es inevitable que en la charla se cuelen las cuestiones políticas, en definitiva, aquello que los apasiona. En diálogo con La Tecla, los intendentes peronistas Mariano Cascallares (Almirante Brown), Juan Zabaleta (Hurlingham) y Ariel Sujarchuk (Escobar) dan su mirada sobre la pandemia, la inflación, la seguridad, la llegada de Máximo Kirchner al PJ, la vacuna rusa y cómo transitaron personalmente el año más duro que les ha tocado gobernar. 

-¿2020 fue el año más difícil que les tocó gobernar? 
-Juan Zabaleta (JZ): Sí, por supuesto. Inesperado. Fue una situación que llegó de la noche a la mañana y no había manual ni antecedentes para mirar. Debía tomar decisiones en función de una pandemia inesperada, así que fue muy difícil; pero también, con mucha adrenalina, porque logramos ordenar el sistema sanitario y las políticas sociales para que la gente se pudiera atender y no hubiera desbordes. Fue difícil pero hubo una dosis doble de emoción, porque el Estado nacional y el provincial se pusieron al frente y logramos dar respuesta. 

-Ariel Sujarchuk (AS): Sí, porque la pandemia nos expuso un desafío muy complejo, para el que nadie estaba preparado, y debíamos gobernar con un sistema de salud muy debilitado, una situación económica muy compleja, una crisis sanitaria gigante y, esencialmente, reconfigurando un Gobierno que había empezado tres meses antes. 

-Mariano Cascallares (MC): Sin dudas, la pandemia planteó nuevos desafíos. En el balance destaco que logramos tener un Estado presente en todos los órdenes para cuidar a nuestra gente. Hubo un trabajo muy articulado entre la Nación, Provincia y municipios. Con la conducción del presidente Alberto Fernández y el trabajo en equipo con Axel Kicillof y sus ministros pudimos hacerle frente al coronavirus. Y los municipios tuvimos un rol protagónico, cuidando y reforzando el sistema sanitario, controlando el cumplimiento de las disposiciones oficiales, manteniendo e incrementando los servicios esenciales, e incluso ordenado las colas en los bancos y grandes centros comerciales. 

-¿El coronavirus creó un escenario de gobernar sin una planificación previa que los puso a prueba?
-JZ: Sí, claro que nos puso a prueba. Y me parece que la pandemia tiene también que posibilitarnos una discusión sobre el rol de los municipios y el modelo de los municipios de ahora en más. Ya veníamos dando respuestas en materia de seguridad, salud y educación, que le corresponde a la Provincia pero que nosotros también nos hacemos cargo; y a eso hay que sumarle la pandemia. 

-AS: Apareció un hecho inesperado que modificó la vida del mundo. Y fue un desafío para los intendentes, que tenemos que resolver problemas no previstos todo el tiempo. Pero también nos puso en la enorme oportunidad de acompañar cara a cara a nuestros vecinos, de sacar a la gente de situaciones alimentarias complejas, situaciones de género y, por supuesto, lo sanitario. Los intendentes tuvimos que poner toda la carne en el asador y el resultado, en general, ha sido muy positivo. 

-MC: Como ocurrió en el mundo, tuvimos que actuar sobre la marcha. Desde el principio hubo un trabajo muy importante para planificar. Así se consiguió el tiempo necesario para reforzar todo el sistema sanitario, construyendo 12 hospitales modulares, adquiriendo cantidades enormes de insumos sanitarios y reforzando todo el sistema. Se dispusieron centros de aislamiento, se sumaron respiradores, camas, personal, insumos, elementos para la protección, oxígeno y todo lo necesario. Logramos potenciar muchísimo el sistema de salud. 

-¿Superaron la prueba o quedan cosas pendientes? 
-AS: No está superada porque no está superada la pandemia. En general, la valoración de los gobiernos locales en la pandemia ha sido muy buena. Pero también fue buena porque tuvimos un Gobierno nacional y un gobierno provincial que nos apoyó. La asistencia económica, alimentaria y sanitaria que recibimos en el año es muy superior a la de los cuatro años anteriores. 

-MC: Creo que se superó la prueba con muchísimo trabajo, con el aporte incluso de la oposición que tiene responsabilidades de gestión, y con la colaboración de los vecinos. Queda pendiente seguir luchando contra el COVID, porque la pandemia continúa. Ahora, el desafío es ganar tiempo para vacunar a la mayor cantidad de gente posible. El 2021 debe ser el año de la vacuna y de la salida definitiva del coronavirus. 

-JZ: Estoy convencido de que todas y todos los intendentes, de todos los colores políticos, estuvieron aprobados.

 -¿Cómo los tomó este rebrote y qué significa de cara a lo que habían imaginado para este año? 
-JZ: Preocupante, porque el avión que aterrizó con las vacunas relajó a la gente, que venía de estar muy cansada de estar encerrada. Ahí arrancó un aumento de contagios que los vemos hoy. Pero también, cuando la sociedad ve que hubo errores y que la pandemia sigue, se ordena, porque ve que hay muchos contagios. El hospital modular de Hurlingham tiene hoy una ocupación del 50%, y hace un mes no tenía camas ocupadas. 

-MC: Son muy importantes las reuniones de trabajo semanales que mantenemos con el Gobernador, su equipo, los infectólogos y los demás intendentes. Allí se van anticipando situaciones en base a todos los datos que surgen del monitoreo sanitario. 

-AS: Lo que debe hacerse es un análisis muy consciente y responsable; no hay un país que haya podido resolver este tema, porque el virus avanza y por momentos se vuelve más complejo. Lo que vemos es que hay una batalla cultural en torno a cuidarse que está parcialmente ganada pero no totalmente. Hay que decirle al sector de la oposición que tiene responsabilidad de gobierno que le pida más responsabilidad al sector de la oposición que dice cualquier pavada con tal de tener un título en un diario. Esos mensajes hacen confundir a la gente y tienen un cinismo con una enorme irresponsabilidad. 


-¿La sociedad se bancaría otro cierre o eso lo ve imposible? 
-AS: Creo que sería muy difícil. 

-MC: Hay que seguir trabajando muy fuerte en la concientización y en la vacunación. Mucho tapaboca, mucha distancia social, alcohol en gel, evitar las reuniones masivas y ventilar bien. Ingresar en el sitio de la Provincia y registrarse para recibir la vacuna. Si todos cumplimos con eso, la situación va a tender a estabilizarse, e incluso a mejorar. 

-JZ: Va a ser muy difícil que se lo banque. Pero no nos va a temblar la mano en hacer lo que haya que hacer si vemos que hay riesgo de colapso sanitario. Que esto no pase no depende solamente del Presidente, del Gobernador o de los intendentes, depende también de la sociedad. Hay un sector minoritario que puede complicar mucho, pero se tiene que ordenar. 

-¿Qué situación personal rescata como más negativa en la pandemia? 
-AS: El aislamiento fue muy difícil para todos, y gobernar una ciudad sin tener contacto cara a cara con los vecinos, también es más complejo. Yo, hasta ahora, no me contagié, pero estuve aislado porque lo tuvo un colaborador estrecho. Se pierde el contacto con tus hijos y tus seres más queridos, y no es una situación agradable. 

-MC: El distanciamiento de mi familia y amigos. La imposibilidad de mantener un contacto personal más fluido con los vecinos. Hasta marzo, casi todos los días ingresaba en la casa de la gente a escuchar, a dar respuestas y contar todo lo que veníamos haciendo. Con la pandemia, eso ya no fue posible, aunque continúo las recorridas, especialmente en lo referido a la supervisión de obras. 

-JZ: La muerte de los vecinos. El fallecimiento de jubiladas y jubilados que veíamos en los centros de jubilados, donde yo tengo mucha presencia activa. Ver morirse a muchos de los que integraban esos centros causó mucho dolor. Hay vecinos, amigas, amigos que se los llevó esta pandemia. 

-¿Y se puede sacar algo positivo? 
-AS: Creo que esta pandemia mostró nuestro costado más humano, con muchísimas acciones solidarias, generosas e inclusivas. La verdad que emocionantes. Así como lo negativo podrían ser algunas mezquindades innecesarias, también encontré mucha solidaridad; gente de bien, de buena leche, que no tiene nada que ver con la política ni relación laboral con el Estado y que se acercó para ayudar. También quiero destacar a la militancia, que se comportó de una manera muy interesante. Eso generó una cuota de estímulo para que todos podamos seguir adelante y no bajemos los brazos. 

-MC: La solidaridad que generó el COVID-19. En Brown tenemos a cientos de voluntarios que continúan trabajando para cuidar especialmente a los adultos mayores. La grandeza de todo el personal de la salud, que le puso el cuerpo. Y el valiosísimo aporte de nuestros trabajadores municipales y de las fuerzas de seguridad, que siempre dijeron “presente”. Un párrafo aparte merece cómo logramos fortalecer y renovar todo el sistema sanitario; sumamos un nuevo hospital modular, tenemos al hospital Oñativia casi terminado a nuevo, y los nuevos CAPS. 

-JZ: Haber cuidado la vida de muchos y muchas. Hay que ver el vaso medio lleno, y si no hubiésemos tomado las decisiones que tomamos, la Argentina hubiese tenido hoy 250.000 muertos, que sería un cuarto de millón de personas fallecidas. Tenemos más de 45.000 muertos, que duelen mucho, pero hubiera sido peor. Estoy convencido de que hicimos lo que había que hacer, que es cuidar la vida de la gente. 


Relación con Nación y Provincia
Los llamados del Presidente y la política del Gobernador

-¿Siente que el Gobierno nacional les da más cabida a los intendentes que el Gobierno bonaerense? 
-AS: En cuanto a lo político, puede ser, en cuanto a la gestión fue parejo. 
-JZ: Fue un trabajo conjunto. Sí es cierto que el Presidente ha tenido mucha gestualidad y comunicación con todos los intendentes, no solamente del oficialismo, sino de la oposición y de todo el país. Es normal trabajar con el Gobernador porque es parte de la competencia institucional, pero es bueno tener el llamado del Presidente para ver cómo está todo. En mi caso, una vez me llamó porque le había llegado a su red social el mensaje de una vecina que estaba aislada y no le llegaba la ambulancia. Eso está bueno, y sé que lo ha hecho con muchos. 
-MC: Es excelente el diálogo, el trabajo conjunto y la articulación tanto con la Nación como con la Provincia. 
-¿Qué opina de que el gobernador Kicillof no se inmiscuya demasiado en la política partidaria? 
-MC: En el año que culminó y en este momento, lo más importante, lo prioritario, es seguir gestionando, cuidando a las vecinas y los vecinos, tomando las medidas necesarias para reducir los contagios y extender la vacunación. El Gobernador recorre los distritos en forma permanente, el diálogo es fluido y el trabajo, constante. 
-AS: Me parece que habla del perfil de un gobernador que se inclina más sobre la gestión y que la cuestión política, en este caso, se la deja a Máximo (Kicrhner). 
-JZ: A mí me parece que sí se inmiscuye en la política partidaria. Es un gobernador del peronismo, del Frente de Todos, y tiene posiciones. Pero es dable destacar que le puso el cuerpo a la pandemia, recorrió municipios, trabajó mucho, y el plan Detectar fue algo muy importante. Creo que hizo lo que tenía que hacer, y está bueno hacer lo que la gente nos demanda. Lo que la gente demandaba eran ambulancias, hisopados, respiradores, camas, planes Detectar; y el Gobernador estuvo ahí.


Sputnik V
Juanchi Zabaleta: “Se quiere vacunar todo el mundo”

-¿Qué expectativas existen en el distrito con respecto a las vacunas, hay confianza en la rusa? 
-JZ: Se quiere vacunar todo el mundo. Más allá de que la Provincia tiene la base organizativa, nosotros pusimos en marcha un registro de preinscripción, y estamos viendo que, proyectado, el 98 por ciento de los vecinos de Hurlingham se quiere vacunar. Más allá de la militancia en contra de la vacuna que hace Cambiemos, los argentinos quieren vacunarse. -MC: La verdad es que sí. Incluso hay muchísimos vecinos que ya se están registrando en el sitio de la Provincia, y estamos realizando una intensa campaña para difundirlo. 
-AS: La gente confía en lo que le dicen sus autoridades. Fijate que ningún gobernador de la oposición la rechazó, entonces no puede existir este cinismo de que un sector de la oposición se aplica la vacuna y el otro sale a denostarla; es de una irresponsabilidad absoluta. Creo que, a medida que vaya llegando más cantidad de dosis y se vacune más gente, vamos a poder achicar la circulación viral y tener la menor cantidad de restricciones posibles. Hay que tratar de mantener un pie en la vida social, urbana y económica y otro pie en la consecuencia sanitaria que trae la pandemia.



El coronavirus y la familia
Mariano Cascallares: “Preparé todo para aislarme en la oficina”

-¿Cómo sobrellevó en su círculo íntimo esto de tener que cuidarse mucho y, a la vez, cumplir con las funciones que lo hacían salir de su casa? 
-MC: Tengo el acompañamiento de mi familia. Incluso preparé todo para aislarme en la oficina en caso de necesitarlo, para poder seguir trabajando. El equipo, también respondió: realizamos reuniones de gabinete virtuales todos los días a las 8 de la mañana, y allí arrancaba la jornada en el marco de la lucha contra el COVID. 

-AS: De la misma manera que lo hacen los médicos, los policías, el personal de tránsito y una cantidad de servidores públicos que somos esenciales. Yo mismo me doy cuenta de que mi hábito de lavado de manos se haya hecho una rutina, y todo eso contribuye en tratar de no llevar los contagios a tu casa. Por supuesto, muchas veces pasa igual y no es que uno haya hecho las cosas mal, sino que de eso se trata la pandemia, de un virus que se reproduce mucho. 

-JZ: En el caso mío, con mucho cuidado, cumpliendo los protocolos, desnudándome en el puerta y metiéndome en el baño cada vez que llegaba a mi casa. Y lavar la ropa aparte. No hubo un solo día en el que no saliera. Y tuve tres hisopados, los tres negativos.


Reelecciones sin tope
Sujarchuk: “La intención de la ley de Vidal fue limitar al peronismo del Conurbano”

Acerca de la posibilidad de avanzar en la búsqueda de un resquicio para que los intendentes con dos períodos o más puedan reelegir en 2023, Mariano Cascallares esquivó la polémica y dijo: “Recién asumí un nuevo mandato como jefe comunal y la atención está puesta en la gestión”. 
Juan Zabaleta, en tanto, sostuvo que “ese no es un tema de ahora. Queremos vacunar a la gente, queremos vacunar a los 17 millones de bonaerenses y que arranquen las clases; y cada intendente, fortalecido, seguramente podrá dar muchos debates después”. 
Sin embargo, Ariel Sujarchuk aseguró que su argumento para defender las reelecciones sin límites se basa en que “el intendente es el gobernante de proximidad y la gente lo elige permanentemente. Hay distritos en los que ganamos con Alberto y con Axel pero no pudimos ganar la local por más que había buenos candidatos. O viceversa pasó en la elección anterior, cuando ganó Cambiemos y nosotros obtuvimos municipalidades”. 
Para el mandamás de Escobar “no es fácil generar nuevos cuadros políticos a nivel local”, y debe observarse que “en todo el mundo, los gobiernos locales son protagonistas de la transformación de las ciudades, y si la gente los elige hay que aceptarlo”. 
Por último Sujarchuk aseveró que “la ley que sacó el Gobierno de Vidal no tuvo la vocación de ser un proyecto de autolimitación institucional, la intención fue limitar al peronismo del Conurbano, donde somos más fuertes. Lo hicieron como estrategia para borrarnos del mapa, y les salió mal, porque no nos borraron, y ahora les juega en contra a ellos. Los intendentes del PRO quieren sacar esa ley que ellos pusieron. Deben hacerse cargo de sus contradicciones y de cómo manejaron el Estado cuando estuvieron en el poder”.


Diagnóstico común
“La inflación es un problema”

-La inflación de 2020 terminó en el 36%. ¿Cómo repercute en su distrito que no se pueda frenar el alza de precios? 
-AS: Eso es un problema enorme. En pandemia, todo se modificó; no obstante, tuvimos una inflación más baja de la que teníamos con Macri, que era una pandemia autogenerada por sus políticas económicas. La inflación les come el bolsillo a todos y pega mucho más duro a los sectores vulnerables y a los trabajadores. Hay que atender el problema porque, si no, nunca vamos a lograr tener una etapa de crecimiento como la que tuvimos en los años anteriores. 
-JZ: Sí, es un problema, y hay que darle pelea. Esa pelea se da cuidando y controlando precios. Va a ser un tema de este año el cuidado de los precios, que, en definitiva, es cuidar el bolsillo de los argentinos y de los bonaerenses. Vamos a estar ahí para que nadie se pase de vivo y que le alcance la planta del bolsillo a cada habitante. 
-MC: Los municipios estamos colaborando con las acciones de control de precios y con el programa de Precios Cuidados. La inflación es un problema que el Gobierno está abordando, logrando una reducción sustancial en 2020 respecto del proceso inflacionario que se heredó del Gobierno anterior.



Problemática
Elogios para el plan de seguridad solventado por el Gobierno nacional

-¿La seguridad sigue siendo el gran problema para los distritos del Conurbano? 
-MC: Merced a un trabajo articulado con la Nación y la Provincia acabamos de presentar 113 móviles policiales cero kilómetro para Almirante Brown. También presentamos 30 motos de alta cilindrada para prevenir el delito de los motochorros; 150 cámaras de seguridad, que se suman a las 800 que ya instalamos; 200 alarmas vecinales; más de 200 paradas seguras y 28 mil luces LED. Además sumamos más tecnología al instalar un anillo digital en los accesos a nuestro distrito y el sistema Alerta Brown, que ya tiene más de 25 mil suscriptores. Sabemos que la inseguridad les preocupa a nuestros vecinos, y por eso, prevenir el delito está al tope de nuestras prioridades. 
-AS: Sí. Me parece que el apoyo que está dando el Presidente para la compra de vehículos y de insumos de las fuerzas de seguridad es fundamental. De a poco nos estamos reequipando. Este último año fue duro porque no hubo egreso de policías nuevos, por la pandemia; por lo cual necesitamos que, de manera urgente, se haga una convocatoria amplia para sumar más agentes. La mejor política de seguridad es que la gente se porte bien, y para eso, los dirigentes y las organizaciones sociales, religiosas y del Estado debemos tener una política en conjunto: educación, cultura, trabajo y buenos valores humanos. También debe mejorar muchísimo el sistema judicial bonaerense, porque por momentos es lento e ineficiente, y muchas veces no tiene las herramientas necesarias para dar respuesta a la enorme demanda de la sociedad. 
-JZ: En Hurlingham, la seguridad tiene una inversión de 130 millones de pesos. Diez mil millones de pesos en 35 distritos del área metropolitana. Todos estamos comprando patrulleros, cámaras, alarmas y ampliando centros de monitoreo. Es una inversión importante del Gobierno nacional.


Rebrote de Covid
Conciencia social para evitar mayores restricciones

-¿Habría que tomar más medidas restrictivas? 
-AS: Hay que tomar más medidas de conciencia social. La campaña ABCD de la Provincia me parece muy buena, pero cuando el expresidente Macri sale a hablar como habla, o la presidenta del PRO dice las pavadas que dice, se le genera un daño muy grande a la sociedad, porque hay un sector que cree que esto es un problema político y no un problema sanitario. La mejor manera de cuidarnos es ganando la batalla de la conciencia social, porque esto va a durar mucho tiempo. En el 2021, no se termina el COVID, entonces hay que aprender a convivir con él, a generar actividad económica, educativa, social y cultural en COVID con responsabilidad comunitaria. 
-JZ: Si esto no baja y hay una situación de colapso, seguramente habrá que tomar medidas restrictivas. Hoy apostamos a que la sociedad ayude, acompañe, a que nos deje que la vacuna llegue a cada brazo, y si este equilibrio se logra vamos a poder estar bien. Pero nada se descarta ante un peligro de colapso sanitario, que no se dio. Todos apostaban a que el Conurbano volaba por los aires, pero no hubo un solo habitante al que le faltara respirador o cama, y no nos va a pasar ahora. 
-MC: Va a depender en gran medida del comportamiento ciudadano. Tenemos que cuidarnos entre todas y todos, siguiendo las recomendaciones. Ya se adoptaron medidas restrictivas y para adelante se seguirá analizando el panorama. Las medidas dependerán de cómo evolucione la situación.