INFORME
14/03
Morales en jaque: crisis política en Añelo
En la capital de Vaca Muerta, se produjo una situación inusual: los concejales despojaron de la presidencia del Concejo Deliberante al oficialismo (MPN) y desde el municipio denuncian una maniobra política con fines destituyentes. Todas las voces en La Tecla Patagonia
Por Sebastián Simonetti

En el imaginario colectivo, el 2021 estaba llamado a ser un año de recuperación tras 12 meses marcados a fuego por la pandemia del coronavirus en el mundo, con gran impacto en el país. No obstante, la llegada a cuenta gotas de la vacuna contra el covid-19 no permitió correr el foco de atención aún, para dar paso a otros temas de similar urgencia. Esta situación es un denominador común en la mayoría de las provincias y la Patagonia no es la excepción.

Y donde más se sienten los efectos de la crisis económica y sanitaria es en los pueblos del sur profundo. Uno de ellos es Añelo, que presenta la paradoja de ser la capital de Vaca Muerta, el yacimiento hidrocarburífero de la provincia de Neuquén, llamado a ser el motor de la reactivación pospandemia. Allí, en la perla sureña, hay grandes carencias desde hace muchos años.

En la superficie estalló una crisis política producto de chispazos entre el municipio que conduce el intendente Milton Morales y el Concejo Deliberante, pero por debajo del iceberg hay un trasfondo más complejo que la mera suspicacia política. Semanas antes de la maniobra de los ediles opositores para dejar al Movimiento Popular Neuquino sin la presidencia del órgano legislativo, hubo una fuerte manifestación social con cortes de ruta incluidos ante la falta de agua en la localidad.

Claro está que las diferencias políticas existen y que tal vez el estallido social fue la excusa para la jugada en el Deliberante. que a través de una movida orquestada por el bloque de Juntos por el Cambio y quien ahora conduce los destinos del Concejo, Fernando Banderet, corrieron al MPN de la conducción. Curiosamente (o no tanto) el actual presidente accedió a la banca a través de una colectora del partido provincial, Unión Popular.

Esta situación derivó en una presentación judicial del Movimiento Popular Neuquino ante el Tribunal Superior de Justicia para que intervenga e impugne la designación de Banderet al frente del Deliberante. La respuesta de los ediles es que el Ejecutivo intenta avasallar la potestad del Concejo. En ambos casos, confían en estar haciendo lo correcto en el marco de la Constitución provincial.

Y allí está una de las claves para empezar a desandar esta historia, que tiene variopintos ingredientes, pero en todos los casos son varios frentes de batalla para el oficialismo: con la sociedad, con la oposición y hasta una eventual disputa puertas adentro. Acusaciones cruzadas de desestabilización, abuso de poder y desconocimiento del sistema democrático. Todo esto en medio de una pandemia y en la puerta de lo que será un año electoral.

El caldo de cultivo que supone el malestar social revivió los fantasmas destituyentes, elucubrados en torno a un audio atribuido a un dirigente opositor, en el que se describían los pasos necesarios para lograr la remoción de Morales. A la postre, el autor del mensaje resultó no ser tan lejano al MPN, ya que fue dirigente del espacio durante 20 años y conoce muy bien el paño. 



¿Fuego amigo? La idea de correr a Morales no habría surgido de la oposición

"El día del corte, se acercaron 3 concejales de Cambiemos, Fernando Banderet y Adriana Pezuk del MPN. Ahí, ella dijo que para destituir a Morales había que cambiar el presidente del Concejo. Los problemas son internos de ellos, que no me echen la culpa a mi", señaló a La Tecla Patagonia el dirigente de Unidad Ciudadana Ángel Oscar "Kelly" Miñanir. Él es el apuntado por el famoso audio difundido por WhatsApp.

En la misma sintonía, Kelly subrayó: "Yo fui candidato de Unidad Ciudadana después de haber sido dirigente del MPN durante 20 años. Tengo claro lo que es el MPN. Ellos tienen un problema grave y es que no cambian nombres y apellidos, siempre circulan los mismos, no hay un recambio generacional. Y si lo hay, es digitado a dedo. Por eso me fui del MPN y me afilié al partido Movimiento de Unidad Popular (MUP), que es una rama del peronismo".

Disparó: "Cuando me fui, muchos me tildaron de traidor, pero el MPN es una rama que surgió del peronismo. Hay gente que lo quiere sacar. Del mismo partido. Yo soy respetuoso de las cosas orgánicas. La forma de sacarlo es en las elecciones que viene. Pero el aparato político es grande. Yo solo expliqué que había que cambiar la presidencia del MPN primero para después poder plantear la destitución. Pero la inquietud surgió de ellos".

En tanto, Miñanir aclaró: "No creo que nadie se anime a destituir al intendente. Para hacerlo tiene que haber muchos factores en contra. Milton Morales depende de las decisiones del  Gobernador, no depende de él mismo". 



El oficialismo abona la teoría destituyente y espera a la Justicia

"Claramente tiene que ver con una intencionalidad política. Siempre decimos lo mismo, estamos dispuestos a trabajar con todos, pero respetando el lugar que a cada uno le toca ocupar. Los concejales de la oposición deberían plantarse desde ese lugar y no queriendo avasallar el voto popular", apuntó en diálogo con este medio el intendente Milton Morales.

Asimismo, el jefe comunal aseguró que "se han generado rispideces y hay claramente una intencionalidad política. Añelo hoy es muy tentador para todos, pero creo que hoy no es el momento para tensiones políticas. Hoy hay que trabajar todos juntos para la comunidad y es lo que el pueblo está exigiendo".

Respecto de  su futuro, Morales aseveró: "Me preocupa que el Concejo Deliberante retome su normal actividad, que arme proyectos que tengan que ver con la realidad que está atravesando Añelo. No me preocupan los fantasmas de destitución. En todo caso tiene que ir primero a la Justicia. El Concejo debe llegar a un plano de entendimiento y resolver lo que el voto popular ha designado".

Agregó: "He participado de reuniones con ellos y hemos avanzado en el diálogo, pero ellos están convencidos de lo que han hecho. El bloque de cambiemos se hizo con la vicepresidencia a raíz de esta discusión. Hay un conflicto institucional muy marcado en el Concejo Deliberante. No hemos podido ponernos de acuerdo. Ellos creen que está bien lo que están haciendo".



En el mismo sentido, la edil del MPN y expresidente del Concejo, Delia Díaz (Marisol para los cercanos) afirmó a La Tecla Patagonia que "los hechos que se dieron dan a pensar en una intencionalidad política. Como Movimiento Popular Neuquino hemos hecho la presentación ante la Justicia porque consideramos que es inconstitucional lo que han hecho. Si se enferma el intendente queda en su lugar Banderet y presidente del Concejo Juntos por el Cambio. Y eso no puede ser. Si bien Banderet asumió como colectora, no es parte del MPN".

La concejala es hermana del exintendente Darío Díaz y ocupó el cargo en el Deliberante hasta el pasado 26 de febrero. "Me dio mucha impotencia que tanto banderet y la oposición se jacten de respetar la democracia cuando la voluntad popular fue clara al elegir a Milton Morales y a mi para conducir al pueblo. Y ellos la están avasallando. Tenemos que velar por los intereses de la comunidad y no por los intereses particulares de los concejales", aseveró.

El propio Gobernador Omar Gutiérrez se metió en la disputa y afirmó que “estamos esperando los tiempos y la resolución judicial. Hay que ser respetuosos de ese proceso, en el marco de la división de poderes y en el marco de los distintos estamentos del Estado. Ahí hay un conflicto municipal que se ha judicializado”. Disparó: "No son tiempos de andar pensando en elecciones”.


La oposición niega el conflicto político

"Desde el municipio atribuyeron que los cortes de ruta fueron incentivados por los concejales. Nada que ver. Fuimos porque nos convocaron los vecinos, porque necesitan respuestas", enfatizó el flamante presidente del Concejo Deliberante, Fernando Banderet, en comunicación con este medio. 

En la misma sintonía, el concejal explicó que "en la manifestación había un excandidato a intendente del PJ (Miñanir) que empieza agitar por la destitución del intendente. Estábamos 5 concejales, 3 de juntos por el cambio, yo por la colectora y uno del MPN. Ahí dice que la posibilidad era concreta porque había 5 concejales y con eso alcanzaba para la destitución. Allí todos dijimos que sí, pero en el marco que corresponda".

Agregó: "Ahí es donde nos articulan a nosotros de que estamos operando políticamente, porque ya completamos la primera parte, que era sacar al MPN de la presidencia del Concejo. Nosotros nos cansamos de repetir que no somos un concejo golpista. Nos basamos en la democracia y el intendente tiene que terminar su mandato. Si hizo las cosas bien. al final del mandato, el pueblo, nosotros lo acompañaremos para que continúe". 

Por último, Banderet sentenció: "Nosotros le dijimos al intendente que le vamos a garantizar la gobernabilidad. Vamos a acompañar todos los proyectos políticos. Vamos a generar las ayudas y normativas necesarias para mejorar la calidad de vida de los vecinos. Acá hay que olvidarse de las diferencias políticas. Somos todos uno solo y tenemos la bandera de Añelo".



A su turno, el edil de Juntos por el Cambio, Víctor Cabrera, manifestó a este medio que "la relación con el municipio y el oficialismo es laboral. Nosotros trabajamos desde el Concejo y no hay ningún tipo de mala relación. Como bloque hemos decidido no responder a las acusaciones que se nos han hecho, como agitadores de cortes de ruta. Hacer eso es inescrupuloso. No hay que involucrar al vecino en este tipo de cosas. Me tiene sin cuidado lo que digan. El Ejecutivo local ha intentado politizar la situación porque tiene muy pocas respuestas ante el reclamo de los vecinos". 

Añadió: "Nosotros acompañamos siempre al vecino, más si el reclamo es genuino. Estamos en el lugar que estamos por el voto del vecino. Si se manifiestan, tenemos que ver cómo los podemos ayudar. En la primera sesión del jueves pedí que dejen de pelearse políticamente y nos pongamos a trabajar por el bienestar de nuestra comunidad. Que el oficialismo deje de inventar discordias políticas. Estamos acá para trabajar por Añelo, no para pelearnos políticamente".

Respecto de la situación con las autoridades del Deliberate, Cabrera remarcó: "La ley ampara a Banderet para que sea presidente del Concejo, más allá de que no sea del MPN. El año pasado vimos con muy buenos ojos el trabajo que hizo y por eso se decidió apoyarlo para que ocupe ese lugar. Hoy estamos esperando la resolución de la Justicia, pero pedimos que se respete la voluntad de los concejales. debemos poder elegir nuestras autoridades.