VACUNACION
25/03
La estrategia sanitaria de Chubut que busca reducir las muertes
El Gobierno provincial decidió asignar las vacunas de Sinopharm a los pacientes con factores de riesgo. En la mayoría de los distritos, las dosis chinas fueron para el personal estratégico y el personal de Salud. Conocé cómo fue el reparto
El Gobierno provincial de Chubut, a través de su ministerio de Salud, a cargo de Fabián Puratich, trazó una estrategia diferente a la mayoría de las provincia con la llegada de las vacunas chinas de Sinopharm que hasta el momento no cuentan con la autorización de la ANMAT para su aplicación a mayores de 60 años. 

En casi todos los casos, las provincias asignaron las primeras dosis de la vacuna proveniente del país asiático a cubrir lo que restaba en el personal de salud y comenzar con el considerado "estratégico", que incluye personal de seguridad y docentes. Sin embargo, Chubut se enfocó en aquellas personas de entre 18 y 59 años con factores de riesgo y, por consiguiente, más propensos a contraer el virus de forma letal. 

Según el relevamiento de la distribución, en la región Santa Cruz asignó el 70% de las dosis chinas a personal estratégico, mientras que Río Negro lo hizo con el 85% de lo recibido desde Nación. Neuquén, por su parte, repartió un 49% a estratégicos y otro 45% a trabajadores de la salud. Chubut invirtió el cálculo y priorizó a pacientes de riesgo, con el 73% de las dosis para ellos, a la inversa de la región. 

Del país, Jujuy y Tierra del Fuego utilizaron una modalidad parecida. En el caso de la provincia patagónica, fueron el 61% de las dosis asignadas a población de riesgo mientras que el distrito del norte volcó el 56% de las provisiones a ese sector de personas. 

Si bien no se conocen aún los resultados de la estrategia, ya que la campaña de vacunación se está desarrollando y la inmunización provocada por la vacuna no es inmediata, todo apunta a que la intención del Gobierno chubutense es, no solo reducir las muertes enfocando a las personas más vulnerables a la enfermedad, sino también reducir la atención hospitalaria, protegiendo a quienes tienen más posibilidad de requerir atención y evitando un posible nuevo colapso sanitario. 

Por el momento, se trata de una decisión audaz que, como pudo verse a lo largo y ancho del país, casi ningún Ejecutivo decidió poner en práctica, por uno u otro motivo. Sin embargo, marca una camino y podría ser imitado en las próximas semanas, cuando llegue un nuevo cargamento de vacunas Sinopharm para distribuir en todo el país.