NACIONALES
11/04
El impacto de la segunda ola
Los casos de Covid-19 aumentan velozmente y el sistema de salud se tensiona. El Gobierno decidió imponer nuevas restricciones para bajar la circulación y que golpean a ciertos sectores de la economía
“La Argentina ha entrado en la segunda ola”. La frase corresponde al presidente Alberto Fernández durante el discurso que emitió desde la Quinta de Olivos para anunciar nuevas medidas de restricción en el marco de la pandemia de coronavirus.

Tal como sucedió hace un año atrás, el crecimiento de casos primero se dio en el Área Metropolitana de Buenos Aires (CABA más los 40 distritos del Conurbano) y luego se fueron incrementando, poco a poco, en el interior de la Provincia y el país.

Ahora, si bien el comportamiento parece seguir el mismo patrón, el aumento de los contagios es absolutamente más veloz. Sólo en los últimos 7 días los casos aumentaron un 36 por ciento en todo el país y un 53 por ciento en el AMBA.

En territorio bonaerense, por caso, se registraron récords de casos confirmados en los últimos días que encendieron todas las alertas, en especial, las del Gobierno bonaerense, que decidió acatar todas y cada una de las medidas anunciadas por el jefe de Estado, y fueron a su vez adaptadas al sistema de fases. 

“Vamos a trabajar junto a todos los intendentes para que esto funcione y no pongamos en riesgo la salud de las y los bonaerenses”, señaló el gobernador Axel Kicillof al respecto.

Pero, como toda medida que restringe actividades, hay sectores perjudicados. A diferencia del año pasado, cuando se dictaminó la cuarentena estricta, el impacto en la actividad económica será muchísimo menor. Es que las medidas anunciadas solo alcanzan a un grupo de sectores. No a todos.

En este sentido, la suspensión de actividades en discotecas o cualquier salón de fiestas, en conjunto con el cierre de locales de gastronomía entre las 23.00 y las 06.00 horas son, quizás, las medidas que generen mayor perjuicio. Los primeros, porque verán reducida a cero su facturación. Los segundos, porque perderán al menos la mitad de sus ingresos. 

Tras conocerse las nuevas restricciones, propietarios de más de 300 restaurantes, cervecerías, cafeterías, salones de eventos y caterings de La Plata -de quienes dependen más de 700 trabajadores- mantuvieron un encuentro y solicitaron a las autoridades bonaerenses que se declare el estado de Emergencia Económica del sector gastronómico. 

Asimismo, rechazaron cualquier restricción en el horario por debajo de las 00 horas y, a su vez, pidieron que aumenten los controles al sector, pero también a la clandestinidad, la cual consideraron que crecerá exponencialmente a partir de las medidas tomadas. 

“La gastronomía con protocolos no contagia, ya desaparecieron un 40% de colegas en el 2020, el resto no puede soportar otro cierre. Queremos ser parte de la solución”, señalaron en un comunicado quienes integran la Cámara de Empresarios Gastronómicos de La Plata (PULPA). 

La capital provincial, como se sabe, es uno de los distritos que mayor nivel de contagiosidad ha registrado en la última semana, con la confirmación diaria superior a los 500 casos. Este escenario quedó en evidencia con las extensas colas para hisopados en distintos establecimientos sanitarios, tanto del sector público como privado. 

“A pesar de manifestar nuestro rechazo, vamos a acatar las medidas”, le dijo a LaTecla.Info, Carlos Leuzzi, titular de PULPA, quien reveló que las medidas adoptadas le significan a la gastronomía tradicional un 50% de pérdidas de ingresos, mientras que a las cervecerías le genera un perjuicio superior al 60%.

“Los salones están cerrados directamente (con las empresas de catering). Ahí están con facturación cero”, señaló Leuzzi.

De declararse la Emergencia en el sector, decisión que debe adoptar el Gobierno provincial, no solo se traduciría en beneficios impositivos, sino retomar el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP). 

“Tememos que las medidas se extiendan más allá del 30 de abril. A diferencia del año pasado, en este momento los más afectados son el sector gastronómico y hotelero, y todos los trabajadores de ese sector. En 2020, fue toda la economía”, sentenció Leuzzi.




Si bien esta vez, y por ahora, no habrá ATP, el Gobierno nacional definió nuevos lineamientos del programa REPRO II, para el que se comparará la facturación del período actual con el de 2019. 

Para los sectores críticos, accederán al beneficio aquellos que tengan una pérdida de facturación real mayor al 20%, en cuyo caso la asistencia del Estado será de hasta $18.000 por trabajador.

Para el resto de los sectores, la accesibilidad al programa se determinará en base a las normas actualmente vigentes.

En los últimos meses, fueron 2.713 las empresas de alojamiento y servicios de comida que recibieron asistencia; 1585 de salud y servicios sociales; 1281 de actividades administrativas y servicios de apoyo y 990 destinadas al comercio.

Pero, si de afectados por la pandemia se trata, el turismo está entre los principales puestos del ranking y ahora no son la excepción ya que una de las medidas adoptadas por el Gobierno nacional y provincial en conjunto es la suspensión de viajes grupales de egresados/as, de estudio y de grupos turísticos.

“Sabíamos que podían llegar este tipo de medidas. Veníamos trabajando bastante armados, con protocolos en todos los lugares. En estos meses viajaron casi 30 mil chicos y se contagiaron unos pocos”, expresó a LaTecla.Info Adrián Manzotti, encargado de la Comisión de Turismo Estudiantil de la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (FAEVYT).

A raíz de las nuevas restricciones, las agencias de viaje tuvieron que reprogramar las salidas. De esta manera, los viajes que estaban previstos para salir entre el 9 y el 30 de abril, en principio fueron postergados para la segunda mitad de mayo, mientras que los que no estaban programados van a salir en agosto para adelante. 

“Vamos a ver qué pasa, si esto sigue así, vamos a tener que suspender también los de agosto en adelante. La determinación que tomamos es no salir en invierno por las bajas temperaturas. Cualquier enfermedad que haya, los síntomas van a ser parecidos al Covid-19”, añadió Manzotti.

El principal destino de los viajes de egresados de colegios secundarios sigue siendo Bariloche, después sigue Carlos Paz; mientras que los viajes de primarios viajan a Tandil y la Costa. 

“También hay para afuera, que están todos suspendidos. Uno de los destinos es Cancún, a donde fueron 1.100 chicos y se contagiaron 44. Los protocolos anduvieron bien. Sin embargo, entendemos la problemática y por eso tenemos que suspender”, dijo el vocero de la FAEVYT. 

En cuanto a las reprogramaciones, las agencias de turismo gestionan directo con las aerolíneas o empresas de transporte terrestre para que no cobren multas o imputen gastos extra, que luego recaerán en los bolsillos de los padres de los estudiantes. 

Lo que sí va por cuenta de cada familia es el test PCR que deben practicarse antes de salir, y que cuesta entre 3 y 4 mil pesos. 

“El 2020 fue totalmente malo. Estuvimos casi todo el año parados, no hubo ventas casi, cayeron en un 50 por ciento. El turismo educativo no pudo hacer prácticamente nada. Si se prorrogan las restricciones vamos a solicitar alguna ayuda, porque va a ser difícil mantener la actividad”, concluyó Manzotti.

En medio de este oscuro panorama, para los bingos y casinos la suspensión de la actividad por tres semanas no será del todo negativa. Es que según pudo saber este medio, los trabajadores están cubiertos por una garantía. 

“Después de lo que padecimos el año pasado, que fueron casi 100 días sin arreglo salarial y perdimos más del 50%, conseguimos una compensación en caso de que volviera a pasar esto. Lamentablemente, sabíamos que iba a pasar. Hoy estamos cubiertos por esta garantía. Tenemos la caja de empleados y la productividad, que es un porcentaje de lo que deja las máquinas del Casino que, como venía trabajando, nos compensaba. Con el casino cerrado, sigue esa compensación”, señaló Daniel Méndez, presidente de la Asociación de Empleados de Casinos. 

Este arreglo alcanza a todos los empleados de la Provincia: 1500 de juego y 800 de administración. “Venimos cobrando salario completo, aparte tenemos la caja de empleados y la productividad que es un porcentaje de las máquinas, que es lo que funciona tras la apertura de los Casinos. La compensación la actualizamos cada tres meses, más o menos. La vamos a seguir cobrando, porque me parece que venimos para largo”, vaticinó Méndez.