NEUQUEN
16/04
Con dificultades, avanza la negociación entre el Gobierno y autoconvocados de Salud
Luego de que el Ministerio Público Fiscal convocara una nueva instancia de diálogo entre las partes, el Ejecutivo realizó un ofrecimiento y los trabajadores decidieron el levantamiento parcial de los cortes. El conflicto podría resolverse esta noche
Finalmente, todo hace indicar que el conflicto entre el Gobierno neuquino y los trabajadores de Salud autoconvocados llegará en las próximas horas a su fin, ya que hubo un principio de acuerdo entre las partes. Se dio en el marco de la convocatoria que realizó el Ministerio Público Fiscal a continuar con la mesa de diálogo, y que incluyó la presencia de autoridades legislativas.

En la previa, el fiscal José Gérez pidió que, para contribuir a un proceso de diálogo pacífico y colaborativo, al comenzar la reunión, se asuma el compromiso de adecuar las medidas de protesta de manera que permitan la libre circulación en todas las rutas provinciales. Algo que sucedió parcialmente, ya que se abrió el paso por la Ruta 22 de 40 camiones de combustibles que estaban varados en la refinería de YPF. 

Sumado a ello, el previo anuncio del Gobierno neuquino de otorgar un bono extraordinario de $30.000 había acercado un poco más las posiciones, aunque aún restaba definir la atención de otras demandas por parte de los trabajadores. Además, a la reunión de hoy, se sumaron la vicepresidenta primera de la Honorable Legislatura de la Provincia, María Fernanda Villone (MPN), y al vicepresidente segundo, Mariano Mansilla (Frente de Todos), que otorgaron un marco de mayor legitimidad al encuentro. 

"El gobierno no quiere hacer la propuesta si no liberan todas las rutas", aclaró uno de los presentes en la negociación en diálogo con La Tecla Patagonia, en plena reunión, que comenzó a las 16 e incluyó un cuarto intermedio. Cerca de las 19, la noticia era que los autoconvocados habían dado la orden de comenzar a levantar los piquetes. El gesto que faltaba. 

Minutos más tarde, cerca de los 20, la información indicaba que los mediadores eran optimistas y avanzaban en la redacción del acta acuerdo que permitiría darle legalidad a lo establecido de palabra. Sin embargo, aún persistía el recelo entre los actores respecto de que se cumplan las condiciones de uno y otro lado, lo que retrasaba la firma que daría fin al conflicto.