SANTA CRUZ
10/05
El sector privado rechaza la creación de una Sociedad Estado en Río Gallegos
Pablo Grasso ya avisó sobre sus intenciones de que el municipio se transforme en una empresa autárquica. Desde la Cámara de Comercio ya salieron al cruce por esta medida y aseguraron que el Estado debería promover su actividad y no ser un competidor. Días claves para debatir su aprobación en Diputados

En los últimos días se dio a conocer la intención del intendente de Río Gallegos, Pablo Grasso de convertir el municipio en una Sociedad Estado. Es decir, la municipalidad desaparecerá para transformarse en una empresa autárquica con la potestad para realizar contratos, obras, comercializar y brindar servicios. 

La intención es crear, básicamente, un paralelismo al municipio. El lado institucional no se alteraría, pero sí se crearía una herramienta para hacer negocios desde el Estado. 

"La prestación de servicios generales tendientes al mantenimiento y la mejora del desarrollo social, económico, urbanístico, cultural de centros urbanos y/o a urbanizarse. Para ello podrá: prestar servicio de transporte público urbano e interurbano de pasajeros, transporte escolar y prestar servicio de carga especial y transporte de carga en general”, explica al proyecto que podría ingresar sobre Tablas en la próxima sesión del CD y ser aprobado por mayoría simple del FPV. 

Claro que esta decisión no fue para nada bien recibida por el sector privado de la ciudad, que azotada por la pandemia, no ve con buenos ojos la llegada de capital “amigo” del intendente a la localidad. De hecho, la Cámara de Comercio ya se pronunció al respecto y tuvo el apoyo de la Federación Económica. 

El principal reclamo de estas partes es que, las actividades propuestas por esta Sociedad Estado, podrían ser llevadas a cabo por el sector privado y que, el Estado estaría errando en no promover la actividad y ponerse a competir con ellos. 

Cabe destacar que la Sociedad Estado no pagaría impuestos municipales, lo que genera cierto recelo y desventaja entre el sector privado. 

Además de lo antes mencionado, esta Sociedad quedaría habilitada para llevar adelante la construcción de obras públicas y privadas, venta de materiales imprentas, el área de comunicaciones, hasta transporte, transporte escolar e interurbano, es decir comunicación con otras localidades, y servicio de Internet.

Por otra parte, desde el sector Pymes de la localidad, pidieron al Intendente “recortar” los rubros a los que se dedicaría la Sociedad Estado, ya que de otra forma, la competencia desleal-ya que no paga impuestos y cuenta con un gran capital-dejaría juega de fuego a gran parte del sector privado empresarial. 

Resta ver si el municipio sería capaz de contratar a gran parte de los empleados que se quedarían sin trabajo si sucede esta situación, o si simplemente quedarán a la deriva. 

Aunque Grasso mencionó que ya existen antecedentes similares, como Fomicruz y Servicios Públicos, dos entes descentralizados que poseen su propio personal y maquinaria, desde el sector privado ponen en duda de dónde sacarán la flota necesaria para hacerle frente a los rubros que propone la Sociedad Estado. 

Lo cierto es que esta nueva forma de administrar Río Gallegos parece estar al caer, a menos que el bloque del FPV se plante y le diga que no a la solicitud del mandatario.