RAZONES SI, EXCUSAS NO
11/06
Herramientas para gozar del sexo en el embarazo
Disfrutar, sentir, desear, tener orgasmos, todo eso está permitido y avalado si estás gestando. Factores hormonales y corporales modifican un cuerpo en este período y por eso hay que crear nuevas formas.
Primera verdad: Las relaciones sexuales no afectan el proceso de gestación, salvo que se indique por alguna peculiaridad de ese embarazo, así que el miedo debe correrse de la escena. Ese es el primer paso. Segundo: las hormonas modifican la manera de sentir, la intensidad, fluctúa el ánimo, por eso pasa que a veces se encuentran anhelando alimentos que normalmente no comían, o llorando por cosas que antes no resultaban tan movilizantes y, en efecto, esto aplica también a la libido y sus motivaciones.

También puede pasar que esa revolución en el cuerpo se torne agotadora, que la ansiedad por lo desconocido sea un poco estresante y que al fin de cuentas no haya ganas para la acción entre las sábanas y eso es perfectamente entendible, normal, y se debe explicar a la pareja, en el caso de que exista, para que el entorno sea armonioso. Eso no quiere decir eliminar de plano e roce, la seducción, se pueden hacer muchas cosas para sumar bienestar en la relación.

Es necesario tener en cuenta los diferente momentos que se atraviesan, por ejemplo, si el primer trimestre hay malestar, náuseas, mareos, es claro que no es tiempo para calentar ni calentarse, pero ya pasada esas semanas se puede volver al erotismo. Luego de esto viene, de acuerdo a las hormonas, un subidón de la libido sumado a una gran lubricación de la zona lo que ayuda a potenciar el placer.

Es verdad que en la fase final del embarazo un orgasmo o una penetración sexual puede generar las contracciones de Braxton Hicks, pero no están asociadas al trabajo de parto, son leves y no deberían causar preocupación. Otra cosa que no se debe censurar es la posibilidad de mostrarse sensual en fotos, en redes sociales; estar gestado no significa volverse monja si no es tu estilo. Estos meses son para aprovechar ya que serán únicos en cuanto a sentimientos, formas y todo lo que se viva, en pareja o sin pareja.

También es bueno recordar que el sexo no es solo penetración, la estimulación puede ser con mano, lengua, objetos, sin necesidad de “montar” un cuerpo sobre otro.