SANTA CRUZ
22/07
Sin las listas definitivas desde el FdT bajaron la candidatura de Javier Castro
El dirigente gremial mantenía intactas sus aspiraciones para el Congreso de la Nación, sin embargo, desde el oficialismo le bajaron el precio y el sindicalista no lo tomó del todo bien. A pocas horas del cierre de lista, Mauricio Gómez Bull y Rocío García parecen ser los elegidos

No hay nada dicho en las alianzas de cara al cierre de listas de este sábado de cara a las PASO que se disputarán en septiembre. Al menos no en suelo santacruceño, donde la sorpresa se la llevó el dirigente sindical Javier Castro, que parece haber quedado fuera de la discusión del Frente de Todos. 

Es que claro, para el gremialista, que soñaba con candidatearse para ocupar una banca en el Congreso, contaba con el apoyo público del intendente de Caleta Olivia, Fernando Cotillo y su par de Río Gallegos, Pablo Grasso. Además, en un acto político se mostró junto al vicegobernador Eugenio Quiroga, todas muestras de lo que podía traducirse en un virtual acompañamiento a la candidatura. 

Sin embargo, desde el Frente de Todos eligieron otros nombres y Castro se quedó con la ilusión partida y fuera del lote de los posibles candidatos de cara a las PASO previas a las legislativas de este año. 

Claro, que no le cayó para nada bien la decisión y, en una entrevista con UVC noticias, aseguró: “No negocio mi dignidad, hay decisiones que se toman y no comparto”. El palito, parece ser para los máximos dirigentes del FdT y sus colegas, que se inclinaron por otros colegas. Todo parece indicar que Mauricio Gómez Bull y Rocío García ocuparan los lugares. 

Hacia ellos apuntó: “Hay políticos que son marionetas que se dejan mover con hilos. Yo no soy de ellos”. Duro y contundente, sin embargo, prefirió no agrandar más el asunto y despedirse: “Espero aplacar los ánimos y veré qué pasa. Cualquiera sea mi decisión la haré pública”. 

Cuál será su decisión es difícil de saber, lo cierto es que Castro creía estar con un pie adentro de la interna, pero todo parece indicar que desde el partido le bajaron la caña y no le cayó del todo bien.