CHUBUT
31/08
Tras la polémica por los fondos, desde Lago Puelo insisten con la ayuda de Nación
El Secretario de Gobierno de la localidad, Luis Jara, admitió que no podrán sostener la ayuda de las cientos de familias afectadas por los incendios de marzo, “sin la ayuda externa”, en referencia al gobierno nacional.  Antes, una polémica que estalló por los fondos que mandó Casa Rosada, hizo tambalear al intendente Sánchez 
A casi seis meses de los infernales incendios que afectaron a Chubut y otras zonas de la Patagonia, el municipio de Lago Puelo asegura que “sin la ayuda externa”, no podrá seguir sosteniendo la asistencia a los cientos de pobladores que se quedaron sin casa. Eso, a pesar de la polémica que se vivió por los fondos que envió Casa Rosada para asistir a los afectados por el fuego. 

En conferencia de prensa, el secretario de Gobierno de la localidad, Luis Jara, explicó que a partir de este miércoles, la ayuda alimentaria para las familias afectadas será solamente de entrega de “módulos alimentarios secos”, en reemplazo a las viandas calientes que estaba entregando hasta entonces el Ejército argentino. 

“Seguimos haciendo gestiones ante Nación, ya que de esta situación no vamos a poder salir si no es con ayuda externa. Lo que nos pasó fue tremendo, sumado a que la época de campaña retrasa todos los trámites. No obstante, tenemos la esperanza de que las soluciones sigan llegando en tiempo y forma”, manifestó Jara.

Lo cierto, es que el gobierno nacional contribuyó con un fondo de  $274 millones, de cuyo total, $237 millones debían ser destinados a la construcción de 250 viviendas de emergencia (módulos)  y los restantes $36 millones para la adquisición de materiales con el objetivo de mejorar 91 unidades afectadas.  Este dinero fue girado directamente al Municipio que conduce Augusto Sánchez. 



Sin embargo,  la oposición denunció que existieron supuestas irregularidades en el proceso de compras y además cuestiona la demora en la reconstrucción. Los vecinos afectados también se subieron a ese reclamo. La crisis se volvió política. El intendente Augusto Sánchez, pidió la renuncia a todo su Gabinete, algunos quedaron afuera y se filtraron audios polémicos de funcionarios. 

Por su parte, desde el municipio se defienden, asegurando que desde que se declaró la Emergencia Ígnea, “se vienen ejecutando estos presupuestos -como parte de un ATN del gobierno nacional-, que están prácticamente agotados”. 

“Se tomaron algunas decisiones con la asistencia alimentaria, incluyendo este cambio de modalidad en función del retiro de la fuerza de seguridad del escenario de la catástrofe. Son entre 8 y 10 efectivos que colaboraron desde el día posterior del incendio, junto con 5 personas del Área de la Mujer dependiente del municipio, con una logística de 2 camiones y 2 cocinas para poder entregar cada día la comida caliente en los barrios populares”, cerró Jara.