INFORME
16/09
Rumbo a las generales: el trabajo por la unidad en el MPN
La victoria del candidato de la lista F en las PASO, Rolando Figueroa, le agregó un condimento extra a la interna del Movimiento Popular Neuquino, que deberá trabajar y mucho para sostener todos los votos conseguidos en las primarias, repartidos en tres listas. Los tira y afloja en el oficialismo provincial
Por Sebastián Simonetti

En cualquier partido político, las elecciones internas sirven para ordenar las fichas en el tablero. No obstante, en cada puja de fuerzas, siempre hay vencedores y vencidos y por lo tanto heridos. Las PASO del último domingo no fueron la excepción y en Neuquén, dirimieron ni más ni menos que los candidatos del Movimiento Popular Neuquino.

Si bien se trata de un espacio que siempre se fortaleció con este mecanismo, el resultado del 12 de septiembre fue un golpe sobre la mesa, ya que la candidata del oficialismo partidario, María Eugenia Ferraresso, perdió frente al exvicegobernador Rolando Figueroa. Con tintes de hazaña por la austeridad de la campaña de “Rolo”, el voto popular reacomodó el escenario en el partido provincial.

Sucede que Figueroa es además un exintegrante de la Lista Azul, sector del MPN que ostenta el control de la fuerza y está presidido ni más ni menos que por el Gobernador Omar Gutiérrez. Las diferencias entre uno y otro ponen un manto de dudas sobre cuál será el devenir de la campaña de cara a los próximos compromisos electorales. Y yendo un poco más allá, también marcarán el pulso de la disputa interna en el 2023.

Ante este panorama, es imperiosa la necesidad de acercamientos entre ambos líderes, cuanto menos entre los espacios que representan. Allí, será vital el aporte de los referentes históricos del partido, que puedan oficiar como mediadores. “Poner el bien común por encima de las cuestiones personales”, confía a La Tecla Patagonia un dirigente con varias batallas en el lomo, que conoce bien el paño, de uno y otro lado del mostrador.


La primera prueba de la unidad: las elecciones de concejales en la capital

“La elección más importante es la que viene” es una de las máximas que repiten varios dirigentes del Movimiento Popular Neuquino. Y la próxima en el calendario es la disputa en las urnas en la que los neuquinos renovarán medio Concejo Deliberante, además de definir por sí o por no a la enmienda a la Carta Orgánica. Este compromiso no es menor para el MPN, al contrario, tiene todavía más valor desde lo simbólico para el oficialismo.

En 2019 el partido provincial recuperó el control de la capital tras 20 años de frustraciones. Y este 24 de octubre será de alguna manera un plebiscito de la gestión del intendente Mariano Gaido. La victoria es fundamental para el MPN y para el jefe comunal, que apuesta a repetir su mandato. En este sentido, el colchón de votos obtenidos en las PASO es un buen plafón para ir por la victoria en Neuquén. Ahora, será interesante ver cómo encajan todas las piezas en la campaña.

“Ganando la elección de concejales, no es tanto el tirón de orejas del último domingo. Mariano al ganar puede equilibrar un poco la balanza”, apuntó un dirigente de la Lista Azul de importancia creciente.

Pero tampoco comen vidrio en el sector que conduce el espacio. Por eso entienden que Rolo se va a sumar a la campaña en la capital. Todavía resta definir cómo y cuándo, pero va a participar, es un hecho. El propio Figueroa lo hizo público tras ganar la elección. Ese primer gesto puede hacer de puente para la integración final en noviembre, en las generales legislativas. 

“Hay que integrarse para poder ganar la elección. Y va a ser así. A él le conviene sumarse a la de concejales porque Domínguez va a ganar. Si no recorrés una cuadra, es muy difícil después pedir apoyo”, remarcaron desde la lista Azul a este medio. 


El largo y difícil camino hacia noviembre


Todavía no hay definiciones sobre cómo se van a integrar las listas ni mucho menos sobre cómo va a ser la campaña. No obstante, en el sector de la lista F, el que lidera Figueroa y el que se impuso en las PASO, sostienen que según el reglamento, el que gana se queda con los 2/3 de la lista y el restante es para el segundo. "Así la diferencia fuera de un voto, es así", apuntó un dirigente cercano a Rolo a La Tecla Patagonia.

Claro que no todos piensan igual en el espacio del candidato a diputado nacional. Los que peinan varias canas creen que lo mejor -para el partido y no solo para su sector- es que las listas se integren. "Que las listas no se integren no le conviene a nadie. Pero no se está jugando limpio. Hoy está en el tintero esa cuestión. Tiene que haber en algún momento un interés superior", remarcó un referente de larga trayectoria en el partido provincial a este medio. 

Todavía no hay definición de si convocarán a Ferraresso desde la lista ganadora. Lo mismo con su compañero de fórmula y funcionario provincial, Osvaldo Llancafilo. En cuanto a la campaña, si bien es prematuro porque hay otra elección antes, todo indica que Figueroa estará al frente. "En la legislativa de noviembre, Rolo se va a poner la campaña al hombro", aseguran en la lista F. Lo que no está tan claro es cuál va a ser la participación del sector Azul, que lidera ni más ni menos que el Gobernador Omar Gutiérrez.

"¿Quiénes se suman? eso está por verse. La militancia va a participar sin ningún resquemor. No sé si va a pasar lo mismo con cierta dirigencia, que tienen los dientes medio machucados", deslizó picante un referente cercano a Figueroa. A pesar de las diferencias, quisieran que haya un acompañamiento de las primeras líneas.

"Una cosa es estar y otra es meterse en la campaña. Aparecer en la foto lo hacen todos. Otra cosa es ponerse la campaña al hombro y decir este es mi partido. Esa es la duda. Este partido lo han hecho de un solo color y ahí está la discusión", remataron desde ese sector.


Y le prenden velas a un posible conciliador: "hay una persona que tiene la posibilidad, la habilidad y debería tener el interés para ordenar el partido que es Jorge Sapag. Si él quiere todo se arregla. Él juntó a Figueroa y Gutiérrez. Y después lo desarregló, ahora que lo arregle", sentenciaron.

Por el lado de los azules, un sector cree que primará el sentido común al final de cuentas. "El MPN va a apoyar al Rolo porque quiere ganar y que no surja otro partido u otro candidato por fuera del MPN", sentenciaron.

Las PASO como antesala de la elección en 2023

Desde hace rato se sabe que Rolando Figueroa trabaja en un proyecto propio -dentro del MPN- para ser gobernador. Ese proceso comenzó el día después de dejar su mandato como vicegobernador, aunque antes había competido con el propio Gutiérrez por ser el candidato en 2019. No pudo ser en aquella oportunidad, pero el resultado del domingo pasado de alguna manera reafirma el camino iniciado.

Y así lo entienden también en la lista Azul. "Él va a ser diputado y al otro año va a ir a interna para ver si puede ser gobernador. Y está bien que sea así. El partido se garantiza una interna para el próximo año que va a ser tremenda. Uno va a ser Rolo. El otro hay que ver. Hay tiempo. Surgirá el año que viene", señaló un dirigente del oficialismo con llegada a las bases pero con buena sintonía con los popes.

"Gaido quiere repetir como intendente y Omar no le va a exigir ir por la gobernación.
Cuando Ana Pechén perdió con Guillermo Pereyra (2013) no había ni un nombre. Y Omar Gutiérrez apareció a lo último y se empezó a construir faltando dos años (a la postre, sería electo gobernador en 2015)", aclaró la misma fuente. 

De la sapiencia de los dirigentes de uno y otro lado dependerá que el proceso electoral de este año no los confunda y enmarañe en una lucha anticipada por el 2023. El escenario actual los favorece para ganar ahora y sentar las bases para repetir dentro de dos años. Si malgastan la oportunidad, fácilmente puede caer la moneda hacia el otro lado.