POST PANDEMIA
28/09
Vaca Muerta y el Plan Gas le hacen “ole” a la crisis energética mundial
Por primera vez en muchos años, Argentina mira desde afuera el conflicto desatado en los países del primer mundo y se posiciona de manera competitiva en el mercado regional. La mirada de un especialista
Los países del primer mundo se encuentran atravesando una crisis energética sin precedentes. La pandemia, la entrada del invierno y cierto desinterés en políticas de fomento hacia combustibles fósiles, provocaron un combo explosivo. La agenda verde “se comió” al resto de las economías que se vieron resentidas por la falta de inversiones. Los especialistas hablan de las consecuencias de la “descarbonización de la economía”. 

El saldo es un precio del gas por las nubes. En países como Reino Unido, desde el comienzo del año a la fecha se multiplicó por diez el precio de la energía eléctrica que está atado inexorablemente al precio del gas.  Así llegó el invierno en los países del primer mundo que se luego de la pandemia se encontraron con escasez de recursos de gas y viéndose obligados a trasladar el costo del insumo a los consumidores. Esta es la situación de por ejemplo, Estados Unidos, Alemania, Austria, Holanda, Inglaterra, China, etc. 

Por primera vez en muchos años, Argentina, que tiene el segundo reservorio de gas más importante del mundo (Vaca Muerta), mira desde afuera esta crisis. ¿Por qué? 

La respuesta es simple primero por una cuestión de recursos, es innegable la capacidad de Vaca Muerta aún sin que esté explotada al cien por cien. Y segundo, una serie de políticas públicas que brindaron un marco de estabilidad a las empresas para seguir produciendo. 

Consultado por La Tecla Patagonia, Martín Bronstein, director del Centro de Estudios de Energía, Política y Sociedad, explicó cuál es la situación de Argentina frente a esta crisis energética mundial: “A nosotros no nos afectaría esta crisis porque se han implementado una serie de políticas públicas – la más ejemplar es el Plan Gas.Ar- que nos han permitido aumentar la producción de gas natural y reducir el número de importaciones. Gracias al saldo del Plan Gas que le garantiza a las empresas productoras contratos por una determinada cantidad de volúmenes con un precio aproximado de 3 dólares el millón BTU (unidad de medida de comercialización del gas mayorista) y esto ha permitido aumentar la producción de gas en un 17% durante el último año”, sostuvo. 

En este sentido el especialista explicó: “Esto se debe a dos factores. Por un lado tenemos el recurso que es Vaca Muerta y tenemos políticas públicas que permiten poner en valor estos recursos. Hemos logrado pasar el invierno – pico de consumo en Argentina -  importando muy poco en comparación con otros años”.

Sobre el tema de los precios y las tarifas, Bronstein sostuvo: “El gas natural a diferencia del petróleo no es un commodity, es decir que tiene un precio diferente de acuerdo a cada lugar. Esto es en Argentina y en el mundo. Esta situación ha llevado a que aumente el precio por ejemplo en Estados Unidos aumentó en la última semana un 25%. Creo que estos países escribieron demasiado pronto el obituario de los combustibles fósiles. No solo el gas natural está aumentando, el petróleo va a volver a cruzar, en estas horas, la barrera de U$S 80 desde el año 2018. El carbón mineral, el año pasado estaba en U$S 50, hoy la tonelada está en U$S 177. Se habla mucho de la transición energética, que está bien y hay que ir hacia ello pero, hay que hacerlo de una manera ordenada. Nos venden el discurso de la agenda verde pero el 80% de la energía del mundo proviene de los combustibles fósiles y va a seguir proviniendo de ahí durante varios años más”.    

Por último el especialista indicó que “las energías renovables son el futuro pero hay que hacer una transición ordenada. Las transiciones energéticas a lo largo de la historia han demostrado ser largas. Estamos viviendo un proceso de transición generada por motivos políticos que todavía el desarrollo tecnológico no logra acompañar eso. Por ejemplo, California, que es el gran estado verde de EEUU está importando electricidad de estados vecinos todo el tiempo”, culminó.