Argentina
Sábado, 13 agosto 2022
INFORME
23 de julio de 2022

¿Más ajuste para cumplir con el FMI?: los detalles sobre las cuentas fiscales en rojo

Un estudio pormenorizado de las finanzas del Estado nacional advirtió sobre el panorama para los próximos meses. "El gasto debería reducirse de manera significativa", afirmaron.

¿Más ajuste para cumplir con el FMI?: los detalles sobre las cuentas fiscales en rojo - La Tecla Patagonia

Un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) alertó sobre el estado de las cuentas fiscales del país en el marco de los requerimientos del Fondo Monetario Internacional (FMI). Asimismo, adelantaron un panorama complejo para lo que resta del 2022. "El gasto debería reducirse de manera significativa en la segunda mitad del año", advirtieron.

En este marco, detallaron que en junio los ingresos totales alcanzaron los $1.201.888 millones, lo que representa un crecimiento del 56,8% y una retracción real del 4% interanual respecto a 2021. A su vez, expresaron que esta caída se explica por una base de comparación elevada ya que en junio de 2021 se registraron ingresos por el Aporte de las Grandes Fortunas. Si se quita del análisis dichos ingresos, la recaudación crece un 8% contra junio de 2021. Del resto de los conceptos que crecen por encima de la inflación, se destacan los asociados a la actividad económica y al empleo.





Asimismo, los gastos totales alcanzaron los $1.523.532 millones y vuelven a recuperarse en términos reales. La variación interanual creció 1% respecto al mismo mes de 2021. El crecimiento fue potenciado por las jubilaciones, programas sociales y la obra pública.

En tanto, en el sexto mes del año los subsidios económicos bajan un 24% permitiendo aumentar las transferencias al sector privado, entre las que se destaca la segunda etapa del refuerzo de ingresos por un total de $56.274 millones (totalizando un costo fiscal de $271.134 millones entre mayo y junio) a trabajadores monotributistas e informales, con el objetivo de morigerar los efectos de los aumentos de precios de los alimentos producto de la guerra entre Ucrania y Rusia.





En junio, el resultado primario fue deficitario en $321.644 millones y acumula un déficit de $785.092 millones, lo que representa un 1% del PBI para los primeros seis meses del año. El déficit financiero, por su parte, alcanzó los $369.577, un 16% más alto que en junio de 2021, pagándose un 16% menos de intereses de deuda.

"Durante los primeros seis meses del año no hubo ningún mes superavitario debido al fuerte efecto que la guerra provocó en las finanzas públicas y por menores ingresos de los esperados. Por este motivo se debieron utilizar montos extraordinarios en subsidios a la energía y en asistencia social. Esto se combinó con ingresos que crecieron a un ritmo menor que el gasto", manifestaron desde CEPA.

En este aspecto, indicaron que "de acuerdo a lo que se viene mencionando, tanto el déficit primario como el financiero están por encima de 2021 en términos reales. Esto ocurre porque en los primeros meses de ese año se produjo una recaudación extraordinaria de derechos de exportación (retenciones) y un gasto en subsidios energéticos con un cierto nivel menor y este año eso no sucedió, aunque se pueden subrayar niveles elevados de recaudación de derechos de exportación, los gastos en subsidios económicos se dispararon producto de la guerra entre Rusia y Ucrania".

Entonces, consideraron que "esto lleva a que con un nivel de ingresos en el primer semestre creciendo al 5% sin considerar el Aporte de las Grandes Fortunas, el déficit se profundizó por mayores gastos, que crecen al 10% sin considerar los subsidios. La política fiscal del primer semestre de 2022 fue expansiva si se aíslan los efectos de la guerra y la base de comparación alta por Grandes Fortunas".

Luego de la modificación de las metas establecidas por el FMI en el último informe de aprobación de las metas de marzo, en junio se alcanzó satisfactoriamente la meta de ese mes. Con un déficit fiscal más alto que lo que fueron en promedio los últimos 5 años, se llegó con un resultado primario deficitario en $800.681 millones de pesos. Con la meta al 92%, este resultado demuestra que sin el rebalanceo de las metas, no se hubiera logrado alcanzar este objetivo.




No obstante, desde CEPA advirtieron que "para el segundo semestre, el panorama luce desafiante considerando la inercia de gastos que deja el segundo trimestre y lo acotada de la próxima meta (permitiría tener como máximo un déficit trimestral equivalente al déficit que se registró en junio)".

"Hacia adelante, la situación es compleja para el segundo semestre en términos de ingresos y gastos, dado que este período suele ser de importantes erogaciones para el gobierno y merma en los ingresos por la estacionalidad de la cosecha", afirmaron.

Finalmente, resaltaron que "como se desprende de las proyecciones del FMI, el cumplimiento de las metas fiscales se realizaría con ingresos cayendo, pero gastos cayendo a una mayor velocidad en casi todas las partidas. Las únicas que crecerían en el segundo semestre con respecto a 2021, sería Jubilaciones y Pensiones y Obra Pública (aunque esta última, mucho menos de lo que se proyectaba al comienzo del acuerdo)".