Argentina
Viernes, 30 septiembre 2022
NOTA DE GRAFICA - REGIONALES
26 de julio de 2022

Crisis en el Frente de Todos: éxodo de aliados

En los armados patagónicos el sello nacional presenta fuertes diferencias, las cuales derivaron en quiebres en los bloques legislativos y migraciones hacia otros sectores. La situación en cada provincia

Por Mariela Branda
Crisis en el Frente de Todos: éxodo de aliados - La Tecla Patagonia



Las esquirlas de la crisis que atraviesa a nivel nacional el Frente de Todos comienzan a aparecer en los armados patagónicos en este año preelectoral que se presenta con muchas definiciones políticas. Los comicios en algunas provincias de la región serán a principio de año, y esto acelera los tiempos. En los últimos meses se viene evidenciando que los partidos integrantes de la alianza nacional juegan solos o en bandos opuestos al justicialismo en los planos provinciales. A eso se suma la fuerte injerencia que tienen los sellos localistas, como el MPN en Neuquén y JSRN en Río Negro. Ambos intentan cooptar aliados y debilitar al resto de los espacios.

La Tecla Patagonia analizó la situación del Frente de Todos y el impacto que tiene el enfrentamiento entre los sectores del justicialismo nacional en las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz. En algunas de ellas, el cimbronazo luego de las elecciones legislativas agitó rupturas en las legislaturas y los concejos deliberantes; y en otras hay pequeños partidos que fueron migrando o están próximos a cerrar acuerdos locales por fuera del sello nacional. 

Conflicto de liderazgo

Más allá de las alianzas específicas con otros espacios, en el marco del Frente de Todos, en las provincias del sur se da algo en común: el Partido Justicialista atraviesa una profunda crisis de liderazgo. No es algo nuevo y no tiene que ver con la interna nacional. Este proceso que lleva años está ocurriendo más notoriamente en Río Negro, Neuquén, Chubut y Santa Cruz. 

“En el caso del Frente de Todos de Río Negro, la crisis es propia del justicialismo provincial, más que heredada de lo nacional. Si bien tiene que ver, lo central es la crisis de liderazgo que se produjo con las derrotas de Miguel Angel Pichetto, primero, y Martín Soria, después. Esto se evidenció en el tercer lugar el año pasado”, expresó, en diálogo con este medio el analista y consultor Lasse Paniceres, integrante de Par Consultores. 

“Esta situación derivó en los quiebres en la Legislatura, primero el Frente Renovador y luego Unidad Ciudadana. El problema es este, la crisis de liderazgo de Martín Soria y la imposibilidad de unificar de Martín Doñate. El justicialismo dejó de ser un gran partido para pasar a ser una federación de feudos justicialistas”, añadió. 

En Neuquén, la conducción dentro del peronismo de Darío Martínez está más fortalecida. Aunque en las urnas los resultados de las legislativas pasadas fueron magros, Martínez logró tomar el timón del partido y acordar con el otro sector principal: el parrillismo. Antes de esto, varios fueron los que habían migrado hacia otros espacios. 
“En el caso de Neuquén, la crisis es más estructural, porque nunca lograron llegar al poder. En el mejor momento que podían dar el zarpazo perdieron a su candidato. Esto fue hace muchos años, con Oscar Massei. Hoy en día el justicialismo neuquino disputa lugares de poder secundarios, juegan un rol de espectador”, opinó el analista. 

En la provincia de Chubut se da una particularidad: por primera vez en muchos años -desde que Mario das Neves se peleó con Néstor Kirchner-, todos los sectores del justicialismo podrían confluir bajo el sello, más allá de que haya disputas acerca de las candidaturas. 

Por su parte, en el caso de Santa Cruz, el justicialismo atraviesa uno de sus momentos más difíciles, ya que por primera vez existe la chance real de que el kirchnerismo pierda la Provincia. La salida del petrolero Claudio Vidal complicó las cosas para el Frente de Todos. 

Por otra parte, un factor a considerar al momento de analizar la situación de Todos es el despliegue que vienen teniendo los partidos provinciales en Neuquén y Río Negro. “El MPN va a desplegar su estrategia aliancista con sus listas colectoras. En esta provincia, a diferencia de Río Negro, hay una mayor tendencia a que haya más partidos de corte provincial compitiendo, estos se van aliando y ampliando los frentes existentes. Es justamente de ahí donde el MPN va sacando su fortaleza, una pequeña cantidad de votos de estas fuerzas con colectoras, al margen de mantener siempre su lista principal”, explicó Paniceres. 

Y agregó: “En el caso de Juntos Somos Río Negro, la posibilidad de alianzas con sectores justicialistas está, y también con otros sectores. Es una chance real que el partido liderado por Alberto Weretilneck imite el esquema de su ‘hermano mayor’, el MPN. Creo que JSRN todavía no tiene una identidad definida, y esta eventual alianza con Martín Doñate responde a una táctica coyuntural, más que a una estrategia; es decir, persigue la finalidad puntual de debilitar al sorismo, pero estructuralmente no va a determinar su identidad”. 

El Frente de Todos en las provincias de la patagonia deberá trabajar de manera rápida y concisa en un ordenamiento hacia adentro, para evitar repetir las performances electorales anteriores, sobre todo la pasada, en la que quedó debilitado. El orden debe venir de arriba hacia abajo, algo que, en el contexto actual y con una interna a flor de piel, parece difícil de conseguir.

NEUQUEN 

Una conducción del PJ ratificada a la que todavía le falta mucho 

La alianza estuvo conformada en las últimas elecciones por el Partido Justicialista (PJ), Participación Neuquina, el Frente Grande, Unión Popular Federal (Frente Renovador), Kolina, Unión de los Neuquinos, el Partido del Trabajo y el Pueblo, el Partido Solidario y Unidad Popular. Durante los últimos meses se fueron dando quiebres y diferencias que provocaron el éxodo de algunos de estos partidos mencionados hacia otros sectores. 

Unión Popular Federal (Frente Renovador) es uno de ellos. Si bien aún no hay nada oficial, su referente en la Provincia, el diputado Carlos Sánchez, sostuvo: “Vamos a consolidar lazos con el proyecto del Movimiento Popular Neuquino (MPN), que es el que más se asemeja a nuestras ideas y porque es el espacio donde nos hemos sentido más cómodos”, dejando en claro que a nivel nacional acompañan dentro del Frente de Todos.

En tanto, otro espacio que abandonó las filas en el orden provincial fue el conducido por el diputado Mariano Mansilla, UNE, que viene trabajando en el orden local junto al intendente de la capital, Mariano Gaido (MPN). Mansilla opinó que en la Provincia, Todos no existe, dado que “luego de los momentos electorales, no se trabaja en común. Miramos por TV para dónde va CFK para saber dónde va el Frente de Todos”. Y agregó: “Es una ancha avenida el MPN, lo vemos como el peronismo en Neuquén”.
Otro que desde hace tiempo juega con un pie adentro y otro afuera es Ramón Rioseco, líder del FPN, que buscaría una sociedad con algunos sectores del PRO.

RIO NEGRO 

Un PJ acéfalo y varias fugas que podrían complicar más las cosas 


El Frente de Todos estuvo conformado en las últimas elecciones por el Partido Justicialista, el Frente Grande, Kolina y Río, aunque lo integraban muchos más espacios, como Nuevo Encuentro y el Partido del Trabajo y el Pueblo. 

El bloque en la Legislatura refleja el estado de situación de la coalición: se quebró tres veces desde su conformación inicial, perdiendo a siete legisladores. Primero se separaron tres diputados que conformaron el bloque del Frente Renovador. Nicolás Rochas, Alejandro Marinao y Luis Albrieu. Luego se sumó a ellos Facundo Montecino Odarda, referente de Parte e hijo de Magdalena Odarda. 

En tanto que hace pocas semanas se fueron tres legisladores más, los cuales decidieron conformar Unidad Ciudadana, la bancada referenciada con el camporista Martín Doñate, quien desde hace tiempo mantiene un ida y vuelta fluido con el exgobernador, senador y titular de JSRN, Alberto Weretilneck. 

Está conformada por Alejandra Más, Daniel Belloso y Gabriela Abraham. 
La posibilidad de avanzar en un acuerdo con el oficialismo provincial es concreta. 
La crisis de liderazgo en el peronismo derivó en otras pequeñas crisis con partidos integrantes del Frente de Todos. La renuncia de Más a la presidencia del PJ terminó de evidenciar la ruptura entre Martín Soria y Martín Doñate. 

Como coletazo, desde el Frente Grande también sumaron críticas. El diputado y referente de ese espacio, Marcelo Mango, sentenció que su partido “nunca fue tan despreciado por el PJ como con la actual conducción”. Y agregó: “No coincidimos con los proyectos provinciales que se alinean a los gobiernos nacionales de turno”, en alusión a JSRN, marcando distancia del actual presidente del PJ, Sergio Hernández.

CHUBUT

La posibilidad de un peronismo nuevamente unido 


Si bien hubo quiebres en la Legislatura con la salida del bloque de la diputada Tatiana Goic y el alejamiento del mackathysmo representado por María Belén Baskov; en el caso del Frente de Todos Chubut, los diferentes sectores trabajan en un acuerdo que los vuelva a juntar en una alianza de cara al 2023. Concretamente esto sucedió por última vez cuando Mario das Neves se peleó con Néstor Kirchner. Desde entonces, su sector, heredado de alguna manera por Mariano Arcioni, compitió con su propio sello.

SANTA CRUZ

Con un kirchnerismo desgastado, la oposición se uniría para desbancarlo 


El Frente de Todos en la provincia de Santa Cruz estuvo conformado original-mente por el Partido Justicialista, Kolina, el Partido de la Victoria y la pata petro-lera conducida por Claudio Vidal. 

El líder petrolero armó su propio espacio -por fuera del oficialismo- para las elecciones legislativas de 2021, SER, con el que logró la banca que actualmente ocupa en la Cámara de Diputados nacional. Entre los argumentos desde el sector de Vidal indicaron: “No fuimos escuchados. Se nos rechazó sistemáticamente lo que planteábamos, como muchos proyectos que querían aportar ideas para salir de la pandemia”. Añadieron que por parte del kirchnerismo sintieron “destrato y desprecio”. A él se fueron sumando referentes importantes de la Provincia, como el exgobernador Sergio Acevedo. 

El kirchnerismo teme que si la oposición avanza en una alianza -tal como se viene especulando-, la Ley de Lemas, el caba-llito de batalla, finalmente los termine perjudicando. Por eso se estaría anali-zando la posibilidad de eliminarla en el plano provincial y mantenerla para la categoría municipal. 

Pero no todo es resta en el Frente de Todos santacruceño. El exgobernador Daniel Peralta, enfrentado durante el último tiempo con el kirchnerismo, podría volver a ser parte del armado oficialista en el próximo turno electoral. Hubo encuentro con Máximo Kirchner y señales hacia CFK.