Argentina
Lunes, 3 octubre 2022
INFORME
15 de septiembre de 2022

El campo patagónico pide un dólar diferenciado

Tras el anuncio de un tipo de cambio diferenciado para la soja, los productores frutícolas y ovinos de la región reactivaron su reclamo para tener su propio dólar, que les permita garantizar la sostenibilidad de la actividad

El campo patagónico pide un dólar diferenciado - La Tecla Patagonia
El campo patagónico pide un dólar diferenciado - La Tecla Patagonia
El campo patagónico pide un dólar diferenciado - La Tecla Patagonia
El campo patagónico pide un dólar diferenciado - La Tecla Patagonia
El campo patagónico pide un dólar diferenciado - La Tecla Patagonia
El campo patagónico pide un dólar diferenciado - La Tecla Patagonia
El campo patagónico pide un dólar diferenciado - La Tecla Patagonia
El campo patagónico pide un dólar diferenciado - La Tecla Patagonia
El campo patagónico pide un dólar diferenciado - La Tecla Patagonia

¿Por qué a nosotros no? Esa fue la pregunta que dio vueltas entre las sociedades de productores rurales del campo patagónico después de que la semana pasada el ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa, anunciara un nuevo tipo de cambio específico para la liquidación de soja.

Si bien se trata de una idea planteada desde hace un tiempo, la implementación del llamado “dólar soja” potenció el reclamo para que tanto productores ovinos y frutícolas de la región tengan su propio tipo de cambio, con el fin tener precios más claros y achicar la distancia entre lo que se invierte y lo que se gana.

Tomando distancia del caso de la soja, que tiene una influencia en la macroeconomía nacional desproporcionadamente superior a lo que generan los productores regionales y cuyo tipo de cambio especial se basó en la necesidad del Gobierno Nacional para acumular las reservas del Banco Central, los patagónicos apuntan a tener una mayor rentabilidad para sus propios negocios, que ya estiman pérdidas entre el 40% y el 70% debido a la brecha que existe entre el dólar oficial y su valor real.

El campo patagónico pide un dólar diferenciado

De acuerdo a los productores, la mayor parte de no tener un dólar sin restricciones se evidencia en el momento de reinversión, cuando se importan insumos. Desde el sector también señalan que este fenómeno impacta directamente en los salarios, que representa más del 60% del costo de las actividades.

En el caso de los ovinos, hacia finales de la semana pasada las Federaciones Rurales de la Patagonia emitieron un comunicado en conjunto en el que indican que se encuentran que en una “situación angustiante”, ya que el 80% productores no cuenta con las 4500 ovejas que se necesitan para tener una actividad rentable. Asimismo, señalan que tienen otra desventaja en términos de establecer un precio, ya que este se forma en el exterior.

El campo patagónico pide un dólar diferenciado

Para los frutícolas, el reclamo tomo impulso durante los primeros días de agosto, cuando Massa reemplazó a Batakis en el Ministerio de Economía y le hicieron llegar a su propia agenda al recién asumido funcionario, en la que proponían reevaluar el precio de la fruta que permita un desarrollo sostenible, así como una tarifa especial de energía y líneas de crédito con un plazo más amplio al actual. Desde el sector afirman que el tipo de cambio para la fruta se atrasó un 50% en los últimos dos años.

El campo patagónico pide un dólar diferenciado

En ese sentido, La Tecla Patagonia se puso en contacto con productores patagónicos para profundizar sobre la problemática y también accedió a la palabra de un economista para que explique cómo afecta a los productores el desdoblamiento del tipo de cambio.

Rafael Flores, Economista e investigador de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública
“De una manera u otra, el gobierno va a tener que tomar una decisión sobre los tipos de cambio porque este nivel de brecha es insostenible”

El campo patagónico pide un dólar diferenciado

En diálogo con La Tecla Patagonia, el economista Rafael Flores  expuso que “el problema es que vos tenés una brecha entre el tipo de cambio oficial y el blue, paralero, contado con liquidación, -cómo se quiera llamar-, donde uno vale 140 pesos y el otro vale 280. Entonces, ante esa situación el que exporta, sea alguien que tiene una explotación agrícola o un programador que trabaja para el extranjero, ve que le pagan a 140 lo que le deberían pagar a 280. Es decir que está cobrando la mitad de lo que debería cobrar, más allá de retenciones y otras cuestiones”.

El economista trajo a colación el asunto de la especulación con los precios ya que “una diferencia tan grande, en general es signo de que se va a tener que resolver y se soluciona con una suba del tipo de cambio oficial, y es lo que pasó con el campo, donde los que pudieron aguantar, aguantaron para ver si conseguían un precio mejor, que fue lo que se terminó dando por el dólar soja”, y agregó: “Esa situación te dispara el reclamo de todos los demás que te piden lo mismo, entonces dicen: ‘¿Por qué al que vende soja le pagan a 200 pesos el dólar y a mí me siguen pagando a 140?’ Entonces si el Gobierno no logra reducir la brecha y bajar las expectativas de devaluación, va a tener una presión constante de todos los sectores para incorporar diferentes tipos de cambio”.

Para Flores “la alternativa para evitar la existencia de miles de tipos de cambio es que haya un desdoblamiento, el que directamente exista un tipo de cambio para la producción y otro tipo de cambio para el resto de las operaciones”, a lo que consideró que “eso sería un ordenamiento con menos distorsiones de las que tenemos hoy, donde hay múltiples tipos de cambio dando vueltas y no se puede unificar porque con la inflación, que va a llegar al 100% anual, porque se te dispara a niveles más altos”.

Leonardo Jones, Presidente de la Sociedad Rural de Esquel
“En nuestro caso, el de la lana, es aún mayor porque no tenemos otras posibilidades de desarrollo de otro tipo de negocio sobre el terreno patagónico”

El campo patagónico pide un dólar diferenciado

En intercambio con La Tecla Patagonia, el titular de la Sociedad Rural de Esquel explicó que “a lana se vende en un 95% al mercado internacional y tiene un precio en dólares. Ese precio se fija en Australia, pero cobra en precios y esa conversión con la que liquidan el pago al productor es el dólar oficial mayorista del banco central”.

Según Jones “cada vez que el dólar real o blue se separa del oficial, genera un aumento de costos para cualquier ciudadano y para cualquier productor, que lo único que tiene para hacer frente es la venta de lana. En el último año, la inflación ha sido del orden 80% e incluso más en algunos determinados rubros, mientras que la evolución del dólar oficial ha sido del 30%, entonces hay una diferencia del 50% entre lo que ingreso para el productor y sus gastos. Ese es el principal problema”.

El ruralista contó: “Nosotros en realidad no estamos pidiendo un dólar especifico para la lana, nosotros desde hace mucho tiempo planteamos la necesidad de que la economía se sincere, se saquen regulaciones y que haya un dólar libre y real”.

Acerca de la medida del ‘dólar soja’, Jones indicó que “cuando observamos que el gobierno, motorizado por la necesidad de acumular reservas en el Banco Central, genera un tipo de cambio para la soja, nosotros nos preguntamos: ¿Si lo pueden hacer con la soja, por qué no con la lana? Y lo mismo se plantean las otras economías regionales que están pasando por un momento difícil”.

Sobre la propuesta de un tipo de cambio diferenciado, explicó que “el sinceramiento del tipo de cambio para la venta de lana le daría un poco de respiro a los productores que están angustiados, porque el 90% de los productores del Chubut están esquilando y dándose cuenta de que este año no van a llegar a cubrir los costos y vivir hasta la esquila del año que viene”, ya que “el problema es tan complejo que los productores no se pueden permitir guardar la lana hasta que se tenga un precio o un tipo de cambio mejor, es más algunos ya adelantaron parte de las ventas sin haber esquilado la lana”.

Osvaldo Lujan, Presidente de la Federación de las Sociedades Rurales de Chubut
“Los productores se ven afectados negativamente por la intención de mantener un dólar mentiroso con respecto a nuestros costos”

El campo patagónico pide un dólar diferenciado

Consultado por La Tecla Patagonia sobre la propuesta de un dólar diferenciado, Lujan comentó que “nuestro producto es exportable casi al 100% y el precio es del dólar oficial transformado en pesos y la distorsión generada por la ampliación de la brecha nos lleva a una situación muy difícil para lograr cierto equilibrio, ni siquiera estamos hablando de ganar. El problemas es que no podemos pagar los costos”.

De acuerdo al productor rural “El 80% de los productores tienen menos de 2000 animales, lo que provoca que estén en déficit económico y esto se va agravando en el día a día en la medida de que no se modifique realmente el ingreso y la única alternativa es que se ajuste el dólar con nuestros costos internos”.

En el caso del “dólar soja“, manifestó que “lo único que hizo el Gobierno Nacional con lo de la soja es tener una solución para ellos mismos, porque el objetivo es obtener reservas para el Banco Central y en una semana se acumularon 2 mil millones de dólares. No así para nuestra economía regional, que es mucho más pequeña y no representa mucho para el Gobierno, cuyo problema son las divisas”, y consideró: “Si hay un dólar diferenciado, tendríamos el beneficio de tener un valor más cercano al real de los productos que vendemos. Lo que haría es tener un ingreso que vaya al ritmo de los costos, ya sea la mano de obra, productos sanitarios, la comida, los gastos de movilidad y el mantenimiento de las instalaciones”.

Asimismo, también afirmo que esta situación “no nos está costando proyectar a futuro, es el día a día. Hoy ningún establecimiento ganadero de la región puede hacerle frente a los costos, porque sus ingresos no están en función del precio real de lo que estamos vendiendo”.

Sebastián Hernández, Presidente Federación de Productores de Fruta de Neuquén y Rio Negro
“Necesitamos dólar diferencial para hacer nuestras liquidaciones y recibir una compensación que le permita afrontar gastos a futuro”


El campo patagónico pide un dólar diferenciado

En declaraciones a La Tecla Patagonia, el productor frutícola planteó que “nuestro reclamo por un tipo de cambio diferenciado viene desde hace tiempo, porque cuando se empezó a generar esta disparidad hace que nuestros precios no sean competitivos. El retraso cambiario ha hecho que lamentablemente nos termine perjudicando, porque los aumentos que se fueron generando pone que los costos en dólares sean mucho más altos”, y remarcó: “Lo que nosotros pedimos es que tengamos una diferencia de unos 200 pesos para que por lo menos no se pierda tanto como actividad”.

Hernández contó que “a nosotros nos liquidan en dólares, pero nos pagan en pesos. Entonces si la brecha es de 140 a 200 pesos por dólar, hay una diferencia de 60 pesos que no está percibiendo el productor. Y encima de que hoy tenés un dólar oficial frenado, termina generando un problema porque nos hace lejano llegar a cumplir el costo de producción”.

Por último, detalló: “La realidad que es que los números en dólares terminan siendo mucho más altos de lo que son normalmente, entonces un tractor hoy vale más de un 50% más de lo que valía en su momento en dólares y es muy difícil competir de esa manera porque la liquidación termina siendo mucho peor”.