Argentina
Martes, 29 noviembre 2022
CHUBUT
29 de septiembre de 2022

Senadora de JxC deberá indemnizar por calumnias e injurias a un dirigente gremial

La legisladora nacional, Edith Terenzi, el expresidente de la Cooperativa de Dolavon y su hija deberán pagarle la suma de 41,2 millones más intereses al integrante del sindicato de Luz y Fuerza, Rogelio González, por publicaciones agraviantes en Facebook

Senadora de JxC deberá indemnizar por calumnias e injurias a un dirigente gremial - La Tecla Patagonia

La Justicia de Chubut ordenó a la senadora nacional de JxC, Edith Terenzi, al expresidente de la Cooperativa de Dolavon, Daniel Ap Iwan, y a us hija, Renata Ap Iwan, a pagarle $1,2 millones más intereses al secretario de Coordinación de la Secretaria General del Sindicato de Luz y Fuerza, Rogelio González, por daño y prejuicios. 

Terenzi, Ap Iwan y su hija deberán pagar cada uno la suma de $ 400.000 a valores actualizados al momento de la sentencia tras realizar publicaciones agraviantes en la red social Facebook contra el sindicalista. 

Además, sentencia definitiva de la jueza Adela Lucía Juárez Aldazábal obliga a los demandados a publicar el fallo en los diarios del Valle y en sus respectivos perfiles de Facebook.

La demanda data de junio del año pasado, tras publicaciones “calumniosas e injuriosas” pronunciadas con González luego de un conflicto gremial originado un tiempo antes en la Cooperativa de Servicios Públicos de Dolavon, en el cual el gremialista fue agredido de hecho y de palabra. 

Tanto Terenzi como Ap Iwan y su hija publicaron en sus perfiles de Facebook convocatorias a marchas en contra de González, acompañadas por una serie de adjetivos calificativos injuriosos y calumniosos.

El sindicalista hizo una presentación judicial como respuesta a esas agresiones y demando a la legisladora, al entonces presidente de Cooperativa y a su hija por daños y perjuicios exigiendo una reparación de daño moral. 

Las existencia de las publicaciones fue constatada y se dispuso una medida cautelar para que las mismas sean eliminadas por los demandados de forma inmediata para evitar que se siga propagando el daño a la imagen, el honor y la autoestima del damnificado.