Argentina
Domingo, 4 diciembre 2022
INFORME
3 de noviembre de 2022

Santa Cruz: La CSS en terapia intensiva

Hace dos meses la obra social dio por terminada una intervención que duró casi 30 años. Con su puesta en normalidad, las cifras que se empezaron a revelar desde la entidad son poco alentadoras, por lo que en estos momentos atraviesa un momento difícil en lo financiero

Santa Cruz: La CSS en terapia intensiva - La Tecla Patagonia
Santa Cruz: La CSS en terapia intensiva - La Tecla Patagonia
Santa Cruz: La CSS en terapia intensiva - La Tecla Patagonia
Santa Cruz: La CSS en terapia intensiva - La Tecla Patagonia
Santa Cruz: La CSS en terapia intensiva - La Tecla Patagonia
Santa Cruz: La CSS en terapia intensiva - La Tecla Patagonia

El pasado 7 de septiembre y tras alrededor de tres décadas de intervención, el proceso de normalización de la Caja de Servicios Sociales (CSS) de Santa Cruz dio su avance más importante con la asunción del directorio de la entidad, así como sus vocales por los pasivos y los activos, que habían sido elegidos por los afiliados en junio. En esa jornada, quien ya era el interventor, el contador Fabio Vázquez, fue nombrado como titular de la obra social, mientras que Beatriz Constantino y Hugo Jerez, juraron como vocales por los pasivos y los activos, respectivamente. 

Darle fin de la intervención a la CSS fue una de las metas que trazó Alicia Kirchner cuando asumió como gobernadora en 2015 y que finalmente cumplió en su segundo mandato frente a la provincia, 7 años después y con un atraso causado por la pandemia. Sin embargo, desde que la obra social empezó a funcionar con cierta normalidad hace un par de meses, se pudo revelar la fragilidad de su situación.

Santa Cruz: La CSS en terapia intensiva

Y es que el problema principal que se maneja desde la entidad es la deuda, que ha provocado una serie de dificultades en su operación. De acuerdo a un informe presentado por los vocales hace un mes, los municipios de Santa Cruz deben, en principio, por aportes no realizados a la Caja una suma aproximada los 8 mil millones de pesos, que según los vocales podría ascender al doble o al triple si se actualizan los valores. Dicha deuda se debe a que las comunas no depositan a la CSS lo descontado a los trabajadores municipales de su sueldo por prestaciones a la obra social. En este aspecto, Río Gallegos, con 2.500 millones de pesos, y Caleta Olivia, 1.900 millones, son las localidades que más adeudan a la Caja, mientras que Pico Truncado y El Chaltén tienen normalizados sus aportes.

El problema de la deuda entre los municipios y la CSS generó que en 2019 se dejaran de dar las altas de los empleados a la obra social, por lo que se estima que unos 2.500 trabajadores municipales y sus familias no cuentan con su cobertura médica correspondiente por Ley.
Hasta el momento la única solución que ha ofrecido el Gobierno provincial es una conciliación con una transferencia no reintegrable a las comunas para que salden, al menos, una parte de la deuda, no solamente con Servicios Sociales, sino también con Previsión Social. 

En mayo los ministros de Gobierno, Leandro Zuliani; y de Economía, Finanzas e Infraestructura, Ignacio Perincioli, dieron los primeros pasos para llevar a adelante esta conciliación. En la iniciativa se constata el pago de 2.500 millones de pesos, 2.400 para los municipios y 100 para las comisiones de fomento, mediante un convenio para que sean destinados a las cajas. El dinero sería distribuido mediante el régimen la coparticipación.

Santa Cruz: La CSS en terapia intensiva

Si bien la mencionada contribución funciona como paliativo al problema, tanto los vocales como el titular de la CSS y otros actores de la política –intendentes y funcionarios- coinciden que el problema de fondo está relacionado a la copartipación. En La Tecla Patagonia ya hemos tratado el tema, e inclusive en nuestro último informe nombramos a las Cajas de Servicios Sociales y Previsión Social como entidades afectadas por la manera actual en el que el Ejecutivo dispone de los fondos para las comunas. En ese sentido, el ministro Zuliani ya ha reiterado en varios medios que uno de los imperativos para poder revisar la coparticipación son los números del Censo, cuya publicación oficial podría tardar hasta mediados del año que viene.

Desde las vocalías de la CSS contaron a este medio que actualmente la entidad opera con un déficit de 100 millones de pesos al mes y que el resto de los fondos provienen de la Provincia. Es decir, la Caja usa alrededor de unos 1.500 millones para funcionar, pero dispone de 1.400 millones para funcionar, lo que ha generado una deuda acumulada de 4.500 millones con los prestadores de servicios.

Sobre el estado financiero de la Caja, la vocal por la Minoría Política en Tribunal de cuentas, Yanina Gribaudo, le indicó a La Tecla Patagonia que desde la obra social “no han contestado las últimas intimaciones ni pedidos de informes”. 

Por ahora, La Caja de Servicios Sociales de Santa Cruz afronta un duro proceso para mejorar la calidad de su servicio, que además de la voluntad expresada desde la administración pública, se necesita de gestión y de políticas que le permitan optimizar su rol en el sistema de salud santacruceño.

Este medio se puso en contacto con los vocales de CSS  para que nos den un panorama de la entidad. Asimismo, se intento la comunicación con Fabio Vázquez, pero no hubo respuesta.

Hugo Jerez, vocal por los activos de la CSS
“Durante todos estos años el gobierno kirchnerista utilizó la CSS como una caja negra para la política”

Santa Cruz: La CSS en terapia intensiva

En diálogo con La Tecla Patagonia, el vocal por los activos de la Caja de Servicios Sociales explicó que los municipios durante su intervención “nunca han realizado los aportes patronales ni los aportes personales de los trabajadores que tienen adheridos en cada una de sus intendencias. Y hasta el día de hoy no siguen haciéndolo. El único aporte que viene ingresando en todos estos años ha sido el aporte del sector de la administración pública”, a lo que precisó: “El único aporte que viene ingresando en todos estos años ha sido el aporte del sector de la administración pública. Hay un faltante de financiamiento durante todos estos años de un 25 % de los aportes de las intendencias que no se han hecho”.
En ese sentido, Jerez aclaró: “En el caso de la administración pública está obligada a estar dentro del régimen de la Caja de CSS, mientras que los intendentes son adherentes. Han adherido durante todos estos años para que sea la obra social de sus trabajadores municipales”.

A su vez, se refirió al proceso de normalización, basado en “la nueva Ley de reestructuración de la Caja, la 3677, que es la que hizo que se conformara el directorio que somos actualmente, también implicaba que los intendentes debían adherir a esa ley y ninguna intendencia de la provincia adhirió a la ley, por lo tanto no la están cumpliendo”, y en relación a esto repasó “Nosotros tuvimos una reunión hace unos días con la gobernadora para preguntarle si esto iba a cambiar, porque entendemos que es una decisión política el hecho que las intendencias tengan el dinero que deberían aportar y no lo están haciendo, a través de un cambio en la coparticipación provincial. Ante estas preguntas el gobierno provincial no dijo absolutamente nada, que lo están estudiando. Pero en realidad sabemos que esto termina con los tiempos políticos del año que viene”.

Sobre la situación financiera de la CSS, Jerez comentó que “manejar el déficit en la realidad es como si vos en tu casa no supieras cuánto ganas a fin de mes entonces no sabes si pagar internet, si comer o pagar la luz y el gas. Nosotros estamos a la buena de Dios, la compensación que te dé el gobierno provincial está para esos huecos, pero no es todo el dinero que se necesita ni todo el dinero que le correspondería sino que son ayudas que da el tesoro provincial, entonces se van tapando agujeros para poder seguir dando los servicios que necesita la gente, que son alrededor de 125 mil personas”.

Por otro lado, el vocal reflexionó que “por ahora seguimos trabajando así, intentamos dar la mayor cobertura a los trabajadores, nosotros intentamos compensar a pesar de la inflación, si la administración pública da un aumento a los trabajadores es el mismo aumento que intentamos darle a los prestadores para que no se corten las prestaciones.  Además trabajamos permanentemente para que mejore el servicio de la caja que es una labor bastante compleja, sobre todo en estas condiciones cuando no está complejo el financiamiento y dependemos de la dadiva del tesoro provincial”.

Beatriz Constantino, vocal por los pasivos de la CSS
“Algunas de nuestras propuestas tratan de brindar capacitación constante al empleado”

Santa Cruz: La CSS en terapia intensiva

En intercambio con La Tecla Patagonia, la vocal por los pasivos de la Caja de Servicios Sociales relató que en estos meses después de asumir en el cargo “se nota principalmente la falta de comunicación entre diversos los sectores, y se refleja en la desprolijidad del manejo de algunas situaciones sobre todo en la atención al público”, a lo que consideró que “si bien la mayoría de los empleados son muy trabajadores, se nota la falta de comunicación y de resolución de diversos temas ,los que los lleva a un escaso sentimiento de pertenencia al lugar donde se trata con el problema más importante que tiene el ser humano y que es la salud”.

En relación al proceso de normalización, Constantino indicó: “es muy interesante dado cuenta que algunas de nuestras propuestas tratan de brindar capacitación constante al empleado para que exista una rotación y así mejorar el servicio”, y detalló que “el trabajo de puertas abiertas que realizamos desde la vocalía es altamente dinámico, no sólo para el afiliado que encuentran sobre todo empatía y contención, sino también entre los empleados que continuamente nos hablan de sus inquietudes por querer cambiar cosas o realizar algún curso para su forma”.

Acerca de la reunión del pasado lunes con Alicia Kirchner, la vocal comentó que “la reunión con la gobernadora no fue lo que esperaba.  Tenía muchas expectativas en que sus respuestas aclararan el panorama económico de la CSS pero fue todo muy laxo”,  ya que financieramente en la obra social “dependemos del tesoro de la provincia, porque gran parte de los aportes que realizan los afiliados no ingresan a la obra social”.