RIO NEGRO
21/04
Renunció una jueza del Supremo Tribunal de Justicia
Se trata de la magistrada Adriana Zaratiegui, quien tomó la decisión de dimitir a su cargo luego de que ANSES la intimara para formaliza su retiro o, de lo contrario, se procedería al archivo de su expediente. En igual situación se encuentran sus pares Liliana Piccinini y Enrique Mansilla
En las últimas horas, una jueza renunció al Superior Tribunal de Justicia de Río Negro. La decisión de la magistrada estaba dentro de las posibilidades, ya que había sido intimada por ANSES luego de haber iniciado el proceso jubilatorio.

Se trata de la ahora exvocal Adriana Zaratiegui, quien presentó su renuncia al cargo en la tarde de este miércoles. En igual situación se encuentran sus pares Liliana Piccinini y Enrique Mansilla.

En el caso de Piccinini y Mansilla, según trascendió seguirían en sus cargos, planteando la continuidad de sus actuales beneficios previsionales.

Cabe señalar que en marzo, Anses exigió el cese a los jueces y magistrados -con la edad y los servicios requeridos- con trámites completados para su jubilación, garantizándose la anterior cobertura previsional.

En Río Negro, dichas notificaciones llegaron a los jueces Piccinini, Zaratiegui y Mansilla, quienes ya llevan dos años con la edad para acceder al beneficio (60 años). De esta manera, el organismo que conduce María Fernanda Raverta, otorgó 30 días hábiles para formalizar sus retiros o, de lo contrario, se procedería al archivo de sus expedientes.

En principio, la continuidad en la función derivará que el magistrado perderá el derecho del régimen 24.018 y recaerá en el marco de la 27.546, con modificaciones importantes. Entre ellas, la edad jubilatoria para los hombres que pasó de 60 a los 65 años.

La reforma del año pasado también alteró el cálculo del haberes, abandonando la garantía del pago del 82% de la remuneración en actividad del último cargo. El nuevo esquema se iguala al régimen regular, consistente que el porcentaje se aplica sobre el promedio de los últimos 10 años.