REGION
28/04
La carrera por liderar Juntos por el Cambio
La alianza entre el PRO, la UCR y la CC-ARI tendrá que trabajar y mucho para lograr consensos en cada provincia al momento de definir las candidaturas para las PASO
Por Sebastián Simonetti

En un contexto extraordinario desde todo punto de vista, las elecciones de medio término de este año marcarán el pulso tanto en el oficialismo como en la oposición. Si el Frente de Todos tiene el desafío de sostener un gobierno en medio de una pandemia, Juntos por el Cambio tiene la también difícil tarea de reconquistar un electorado que en 2019 le dio la espalda.

En la Patagonia en particular, la alianza opositora deberá redoblar esfuerzos, ya que en algunos casos pone en juego la totalidad de las bancas que le quedan en el Congreso, mientras que en otros se juega buena parte de lo conquistado. En cualquier caso, los comicios del 2021 serán una prueba de fuego para más de un dirigente que puede pasar a ver las acciones desde el llano.

El otro factor a tener en cuenta y que será fundamental al momento de la discusión en torno a los nombres que encabezarán la papeleta en cada provincia, es que Juntos por el Cambio ya no tiene un líder inapelable que digite las acciones. De cara a la definición de candidaturas se presume cierta horizontalidad en la alianza que componen el PRO, la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica Ari. 

Ya sin la verticalidad que imponía el el partido amarillo cuando gobernaba el expresidente Mauricio Macri, todas las fuerzas tendrán la chance de medirse en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias. Por supuesto, la posibilidad de participar no garantiza la paridad en la intención de voto y por eso en algunos casos es probable que intenten llegar a un consenso antes de quedar afuera por descarte.

El radicalismo viene con un reclamo de mayor protagonismo desde casi la totalidad de lo que fue la gestión de Macri y ahora todo parece indicar que se plantarán para conducir la alianza en el sur del país. No obstante, el PRO tiene sed de revancha luego de que la ciudadanía le diera la espalda en las urnas en 2019. En un pantallazo por la región, la UCR tiene mayor presencia en el territorio, pero los amarillos pueden jugar la carta de los líderes nacionales, que tienen mayor vidibilidad que los correligionarios.

En el repaso por provincia, Río Negro parece ser el escenario más desfavorable para la alianza nacional opositora. De hecho, el último antecedente es un mal recuerdo para los cambiemitas. En las generales del 2019 perdieron la banca que ostentaba el dirigente PRO Sergio Wisky y ahora pondrán en juego la última que les queda, en manos de la radical Lorena Matzen. Pero además, los comicios ratificaron el poderío del partido provincial Juntos Somos Río Negro, que incursionó por primera vez en el Congreso de la Nación y se hizo con una banca en Diputados y otra en el Senado. En tanto, su némesis electoral, el peronismo, tiene una base asegurada que lo colocan expectante. Hay mucho trabajo para JxC allí.

El caso de Neuquén asoma como el mejor escenario para la la tríada PRO-UCR-CC ARI. Si bien pondrán en juego una banca de los amarillos que hoy ocupa Daniel Schlereth, todavía les queda un lugar en la Cámara Alta en manos de Francisco Sánchez. A priori, el partido fundado por Macri parece más firme, al menos por actualidad y poder de fuego legislativo. Sin embargo, el radicalismo está ávido de lugar en la discusión grande del espacio e intentará pelear por encabezar la nómina. En la comparación de fuerzas con el peronismo y el Movimiento Popular Neuquino, bien podría hablarse de una elección de tercios, por lo que podrían conservar lo que tienen.

Por el lado de Chubut, el partido centenario tiene, en un primer pantallazo, mayor peso en la provincia que sus compañeros de alianza. Pondrán en juego la banca que hoy ocupa Gustavo Menna en Diputados e intentarán mantenerla. Claro que también se elegirán senadores chubutenses y allí Juntos por el Cambio tiene una chance de arrebatarle al menos una banca al Frente de Todos. Por allí también pueden pasar las negociaciones con el PRO, que si bien tiene menos presencia, se quedará con una banca en la Cámara Baja en manos de Ignacio Torres. 

Donde parece haber menos dudas es en Santa Cruz, ya que desde su creación, el frente opositor estuvo liderado por la Unión Cívica Radical. La presencia del PRO a nivel provincial ha sido escasa, más allá de que sí han tenido impacto a nivel municipal, con algunas intendencias y dirigentes de peso. En cualquier caso, la UCR pondrá en juego el lugar que hoy defiende Roxana Reyes y pondrá todas sus fichas en seguir ocupando ese escaño. Los amarillos han levantado el perfil y darán que hablar, pero a priori, corren de atrás.

En este escenario, al ser oposición sin lugar a dudas habrá más acción en Juntos por el Cambio que en el Frente de Todos, tanto en la previa como en las PASO. La chance de medir fuerzas sin riesgo de debilitar la gestión (como ocurría hasta 2019 y hoy sucede del otro lado de la grieta) pondrá a todos los actores en una aparente misma línea de largada. Luego, cada espacio demostrará en la carrera si estaba para ganar la competencia interna o no.



RIO NEGRO
El riesgo de quedarse sin representación en el Congreso

Juntos por el Cambio no tendrá una elección fácil este año en la provincia de Río Negro. Viene de una floja performance en el 2019 y para colmo pone en juego la única banca que le queda en la Cámara de Diputados. Ese escaño lo ocupa hoy la radical Lorena Matzen, pero son varios los partidos que se apuntan para intentar ocupar ese lugar.

El candidato más lanzado hasta la fecha es el presidente del PRO rionegrino, Aníbal Tortoriello, quien está en campaña activa desde hace meses. Sin embargo, en las últimas semanas se sumó el dirigente roquense Nicolás Suárez Colman, quien se autoproclamó precandidato, desatando una interna feroz en los amarillos. Sin chances de acercamiento entre las partes, el macrismo dirimirá su propia interna en las PASO, a no ser que alguno quede a mitad de camino, por voluntad propia o ajena.

Además, el radicalismo presentará candidatos por su cuenta. Todavía no trascendieron nombres propios, pero en más de una oportunidad han manifestado su deseo de fortalecer el partido y ganar protagonismo. Matzen no lo dice públicamente, pero quiere seguir. Sucede que una rencilla partidaria todavía no les permite avanzar en la definición de candidaturas ni empezar conversaciones con los demás partidos. Parece difícil que la UCR acepte resignar el primer lugar en la lista. Lo más probable es que vayan a internas.

Y hay un tercer actor que se sumó a la discusión por el primer lugar de la lista. La Coalición Cívica ARI, quiere dejar su lugar de espectador y dar la pelea por la conducción. “Presentaremos precandidatos propios para competir en las PASO”, señalaron.




CHUBUT 
La elección en las dos Cámaras abre la chance de repartir liderazgos


Si bien todavía no hay conversaciones formales sobre la mesa, fuentes de peso del radicalismo señalaron a La Tecla Patagonia que piensan en un escenario ideal en el que encabecen las dos fórmulas, tanto en Diputados como en el Senado. Allí, el primer borrador tiene a la presidenta de la UCR provincial, Jacqueline Caminoa, para liderar la nómina de la Cámara Baja, mientras que el actual diputado nacional Gustavo Menna daría el salto a la Cámara Alta. Esta es la primera opción hoy. Sin embargo, atentos a los intereses de sus compañeros de alianza, el PRO, estarían abiertos a pensar en compartir el liderazgo y hacer una lista para cada uno. “Las negras también juegan”, expresaron a este medio. En cualquier caso, todo parece indicar que Menna será candidato, luego quedará ver dónde. 

Por el lado del PRO, tienen a Ignacio Torres en el Congreso y buscarán sumar un compañero de bloque en Diputados o un senador. No obstante, el poder de fuego de los macristas es mucho menor. Mientras la UCR tiene 8 intendentes, los amarillos solo 2. Además, los radicales gobiernan tres municipios grandes: Esquel, Rada Tilly y Rawson, donde ganaron con más del 50% de los votos. 

"Desde la coalición, la gran mayoría creemos que es una elección bisagra para el 2023 y tenemos que sacar a los mejores jugadores a la cancha. Tenemos que mostrar en todas las localidades a quienes puedan ser candidatos a intendentes el día de mañana. Los que quieran sumarse del liberalismo y el peronismo republicano que está en formación en la provincia bienvenido sea, incluso con sus candidatos", afirmó Torres a La Tecla Patagonia. 



NEUQUEN
La alianza está firme, pero irán por separado a las PASO


Neuquén es la provincia donde el PRO está mejor posicionado. Con 2 diputados nacionales (David Schlereth termina su mandato en diciembre) espera las elecciones de este 2021 de manera expectante. Cabe recordar que en 2019 también consiguieron una banca en el Senado, con la candidatura de Lucila Crexell, quien no tardó demasiado en romper con ellos y armar un unibloque. En cualquier caso, la sociedad los acompañó en aquella elección, que se polarizó en el marco de la grieta. Hoy el escenario es similar, por lo que las chances de sostener la banca son altas.

En esa discusión, hasta el momento lo único confirmado es que competirán las PASO en el formato de alianza y parece que no habrá lugar para sumar a nuevas fuerzas como Democracia Cristiana, del exgobernador Jorge Sobisch. Fuentes del radicalismo señalaron a La Tecla Patagonia que Pablo Cervi (segundo en esa lista que encabezó Crexell) está lanzado como candidato. Desde el PRO señalaron a este medio que Schlereth es el elegido para ir por un nuevo mandato. Por Nuevo Compromiso Neuquino iría Esteban Bosch.




SANTA CRUZ 
Dominio histórico radical, pero el macrismo intentará dar la batalla 


El partido centenario tiene mucho más peso territorial histórico y actual que el PRO. En la actualidad, 3 de las 4 bancas de Juntos por el Cambio en el Congreso son de la UCR y a nivel municipal, la diferencia entre la cantidad de municipios que gobiernan también es muy importante. En el Senado no habrá cambios, pero la diputada Roxana Reyes pondrá su banca en juego y es una fija que intentará seguir en el cargo. 

Pero en el partido amarillo no tiran la toalla. “Nosotros buscamos crecer, venimos con un trabajo de integración desde el año pasado para poder pensar al PRO como una fuerza provincial, porque en los últimos años no se había dado ese proceso. Siempre hubo liderazgos más bien regionales con Tony Tomasso en San Julián y grupos muy activos en Calafate y Caleta Olivia, pero sin una unidad provincial. En pandemia pudimos lograrlo, con mucho zoom y mucha integración”, apuntó la interventora del PRO en Santa Cruz, Silvana Giudici en diálogo con La Tecla Patagonia.

Sobre las elecciones, la dirigente afirmó que “nuestra intención es crecer con liderazgos propios. Tenemos un montón de dirigentes que pueden son potenciales candidatos a diputados nacionales. Nunca vamos a cerrar la puerta a la negociación porque creemos que hay que consolidar a Juntos por el Cambio en la provincia, pero en un esquema de PASO, el PRO hoy está en condiciones de dar una pelea por tener una propuesta propia”.