SEGUNDA OLA
02/05
La importancia de la gobernanza en tiempos de pandemia
El médico y exdiputado nacional riongrino, Sergio Wisky, analiza este nuevo escenario en el que se pone a prueba la capacidad de cada mandatario. Las sugerencias desde el punto de vista sanitario
Por Sergio Wisky 

El gran dilema de siempre: lo deseable nunca es 100% posible, pero en esta situación todo esta agravado por que todo es costo que pagar y el imperativo ético de ir buscar lo deseable es aún mayor. Así la gobernanza se pone a prueba.  Es directo: a mejor gobernanza menores costos en vidas, económicos, educacionales y emocionales.

Para trabajar sobre los retos que plantea la pandemia de la COVID-19 los principales ejes que cuenta los gobierno son:

1)Recomendaciones Universales de uso de barbijos, distanciamiento social y lavado de manos; 2) Oferta sanitaria: Se focalizó el esfuerzo en aumentar la oferta de camas para pacientes críticos y graves. En general todas las provincias duplicaron o más la cantidad de camas críticas y se armaron otras para soporte extras. Es el cuello de botella mas importante del sistema sanitario y es un indicador duro  de alarma, para aumentar o disminuir las medidas de restricción de circulación de las personas, 3) Vacuna: Es la medida central. Recién estamos con el 2% de la población con vacuna completa y 15% con una dosis. Hay mucho para mejorar pero principalmente en la gestión de adquisición, 4) Testeo:  también central para determinar quien tiene el virus . Es otra oportunidad de mejora, para  lograr el seguimiento del 80% de los contactos de los casos positivos y tener una estrategia de restricción más sectorizada o personalizada, 5) Sistema de monitoreo en tiempo real de casos confirmados y sus contactos, de internados y fallecidos, con georeferencia para conformar mapas sanitarios, etc 6)Sistema y Equipo de comunicación para que todos sepamos que pasa, adonde vamos y porque , y por último 7)Medidas de restricción: que se usan para que la demanda de atención médica  este acorde a la capacidad que tienen los hospitales. Es decir que los contagios se produzcan en un mayor tiempo y no todos en pocos días. Buscan disminuir la circulación de las personas, principalmente en los lugares que se ha demostrado el mayor riesgo de contagio: transporte público, en el trabajo y en reuniones sociales. 

Los gobiernos provinciales ante la saturación de las camas de terapia intensiva, como es el caso de Bariloche, que esta semana tiene 112% de ocupación de esas camas, con 6 pacientes en espera en camas extras, buscan disminuir rápidamente la circulación en trasporte público, con cierre de colegios, disminuir la presencialidad laboral y restringir las reuniones sociales. Estas medidas se realizaron para la ciudad de Bariloche y no para otras de Río Negro, como Roca y Cipolletti, que se encuentran con otra realidad epidemiológica, donde la demanda de atención no ha saturado las terapias intensivas y así pueden mantener restricciones más limitadas. 

Lamentablemente estamos en un escenario dilemático donde lo que se busca es distribuir los costos a pagar como sociedad, buscando que sea con las menores vidas posible primero, pero también con menor deterioro económico, pero, sobre todo, también que los chicos pierdan la menor cantidad de días de colegio presencial. 

Por último, esta pandemia es más grave porque cabalga sobre otras pandemias como son las enfermedades crónicas: hipertensión, diabetes, canceres, etc. Enfermedades que a su vez son agravadas por la pobreza y desgraciadamente en Argentina estamos con el 42% de la población bajo el imperio de la necesidad.

Sergio Wisky Médico. Magister en Economía y Gestión de la Salud