INFORME ESPECIAL
20/05
Qué se hizo del Plan Castello
Desde Obras Públicas de Río Negro aseguraron que se encuentran en la recta final del plan más grande en la historia de la provincia. Desde la oposición aseguran que se trata de un endeudamiento que no se va a poder pagar. Julio será un mes clave ya que se inaugurarán cuatro nuevos Directorios de Cloacas

Mucho polvo se ha levantado en el último tiempo acerca de la viabilidad de Plan Castello en la provincia de Río Negro. Mientras que algunos lo tildan de ineficaz y lo señalan como una estrategia de corrupción similar a las del macrismo, las fuentes oficiales aseguran que los resultados están a la vista y que ya se acercan a la recta final de su implementación. 

Fue el propio ministro de Obras Públicas, Carlos Valeri, quien aseguró a La Tecla Patagonia que ya “se encuentran terminadas 11 de las 27 obras” licitadas en la primera etapa del plan. Además, julio será un mes clave, ya que se terminarán cuatro más correspondientes a los Directorios Cloacales de Las Grutas, Pilcaniyeu, Luis Beltrán y Mainque. 

Cabe destacar los cuatro puntos fuertes del Plan Castello de cara a su implementación. Por un lado se busca avanzar sobre el desarrollo productivo, pero también en el polo tecnológico, obras viales e infraestructura eléctrica.  “La esencia del Plan Castello es realizar obras con una fuerte mirada hacia la producción. Mejorar la calidad de vida de los rionegrinos siempre buscando la modernización con un impacto ambiental positivo”, explicó Valeri. 

Todo comenzó por el año 2017, cuando se licitaron 27 obras de las 52 que propone el Plan Castello. “Estas obras están habilitadas por un costo de 580 millones de dólares pero se dividieron en dos etapas”, explicó el ministro, que continuó: “El crédito se tomó por la primera etapa y fue  de 300 millones de dólares”. Cabe destacar que, de esta suma, 30 millones fueron destinados a los municipios. 

Fue en este mismo punto donde se produjeron algunos conflictos y desinformaciones, ya que se dijo que algunos municipios no aceptaron este dinero.  “Esos 30 millones de dólares se coparticiparon entre los 39 municipios y desde Ñorquinco hasta Bariloche recibieron una suma cercana a los 14 millones de pesos destinados a obras públicas”, explicó Valeri. 

Lo que fue rechazado por algunos municipios, fue la posibilidad de tomar deuda hasta lograr la suma de 30 millones de pesos. “Solo algunos municipios como Bariloche y Bolsón fueron los que tomaron deuda, el resto dijeron que no”. 

Hay que tener en cuenta que se trata del dolar del 2017, que estaba lejos de significar la cantidad en pesos que hoy cotizaría. Por aquel entonces, 30 millones de dólares equivalían -aproximadamente- a 513 millones de pesos. Que dividido en los 39 municipios da una cifra cercana a los 14 millones de pesos para cada uno-cifra que expresó Valeri-. 

Otro punto destacado por el ministro es la “habilidad para gestionar del gobierno”, que durante la etapa de licitaciones pudo conseguir empresas que presenten presupuestos por debajo de los aprobados en el plan. “La suma total de las ofertas dieron 200 millones de pesos menos que el presupuesto inicial. Con esa diferencia pudimos financiar más obras”, explicó Valeri en relación al destino de aquel dinero. 

Plan Castello y pandemia

Nadie esperaba, claro, que el plan se desarrolle en un proceso de pandemia. Con una cotización del dólar elevada y con una circulación restringida para una amplia mayoría de las actividades, se presentaron grandes inconvenientes a la hora de construir. 

Sin embargo, gracias al diálogo entre UOCRA, las empresas y Provincia, apoyados en un decreto nacional que determinó a la obra pública como esencial, pidieron elaborar un plan para continuar con Castello. “Solamente estuvimos parados 20 días en la primera etapa de la cuarentena, lo que fue algo importante para nosotros”

La principal demora que tuvieron a la hora de construir fue la “falta de materiales, porque las empresas y fábricas empezaron a tener contagios y a bajar la producción y a tardar en entregar los materiales”, explicó Valeri. Durante ese tiempo también había inconvenientes con el tránsito interprovincial, por lo que el traslado de obreros de otras localidades argentinas hacia Río Negro tuvo una serie de complicaciones. 

Pese a los contratiempos propios de la pandemia, Valeri se mostró encantado con la forma de trabajo con la que pudieron continuar adelante con el Plan Castello en plenas restricciones. Gracias a eso, están prontas a estrenarse cuatro nuevas obras en la provincia. 

Castello y una mejor calidad de vida

Dentro de las obras finalizadas-y emprendidas por el plan-, desde el Gobierno Provincial destacan la importancia de la construcción del Gasoducto de la Región Sur que, según explicaron en un comunicado oficial “se trata del más grande en Argentina construido por una provincia”. 

Para esta obra se extendieron más de 365 kilómetros de caños realizados en tres tramos. “Algo inédito en el país”, explicó Valeri. Dos de ellos ya fueron habilitados, mientras que el tercero restante está pronto a inaugurarse-lleva un 95% finalizado-. 

Además, otro punto que destacan desde el oficialismo, más allá de las 11 obras realizadas, es la pavimentación sobre la Ruta Provincial 86, mejor conocido como el circuito de Mallín Ahogado. Se trata de una obra de 14 kilómetros, dentro de los cuales se incluye camino de montaña, para mejorar la llegada de los vecinos de la zona al centro de Bolsón. 

Esto ayuda, no solo a aquellos que simplemente quieran trasladarse de una forma más segura-teniendo en cuenta las dificultades del traslado en tierra cuando hay nieve-sino también una facilidad para aquellos productores del Mallín que busquen emprender en las zonas urbanas. 

La voz de la oposición

Si bien desde el oficialismo están encantados con el Plan Castello y la importancia de la llegada de obra pública para desarrollar una mirada productiva en la región, desde la oposición han criticado en más de una vez el endeudamiento provincial. 

En esta oportunidad, se trató de Anibal Tortoriello, ex intendente de Cipolletti y actual presidente del PRO Río Negro. “La deuda rionegrina no para de crecer. Entran 10 y se pagan 13. Salvo por el Plan Castello la provincia está parada y sin recursos para hacer obras”, explicó a La Tecla Patagonia. 

En ese sentido, el ex intendente apuntó: “Nadie discute que las obras del Plan sean necesarias, son importantísimas para la provincia. Pero…¿A qué costo?”, se preguntó. “El costo es el de tener un endeudamiento con un interés realmente exorbitante. Ahora hay que pagarlo pero no hay plata. Cuando uno pide dinero que sabe que no va a poder devolver se genera a futuro una condición mucho más grave y lo van a terminar pagando nuestros hijos”, lamentó. 

Tortoriello apuntó directamente la gestión del Gobierno Provincial de cara al financiamiento del Plan. “El Castello es el único plan por el que se aceptó una tasa de interés de 7,5% en dólares. Las tasas que toman los países que tienen garantías no superan el 2,5% de interés. Es una locura que va a traer aparejada un gran problema para la provincia y más con el aumento de la divisa extranjera”, apuntó el dirigente. 

Además, criticó duramente el plan de obras públicas de la provincia. “Cipolletti ha pasado de tener 20 mil a 120 mil habitantes en pocos años y las obras no han acompañado ese crecimiento. Hoy por hoy se vierte el crudo al río contaminándolo de escherichia coli. La ciudad tiene una planta que no alcanza a tratar ni el 50% del total. Entonces es una mentira que el Plan Castello va a solucionar los problemas. No se puede depender solo de este plan para la totalidad de la Obra Pública. No hay que dormirse y manejar otras alternativas”, concluyó Tortoriello.  


Plan de Pago y continuidad de Castello

Pese a las críticas, desde el oficialismo eligen no meterse en el juego y responder “con la altura necesaria”. “Sabemos que el plan va a mejorar la calidad de vida de la gente de nuestra provincia”, explicó Valeri, quien tildó de “histórico”, al Plan Castello. 

Durante este lapso, en el que trabajaron unas 17 empresas de todo el país, se realizó la primera etapa del plan, que si bien aún no ha terminado, se encuentra ya en su fase final. “Todas las obras están entre un 75 y 98%. A muchas de ellas solo le faltan los últimos detalles”, explicó Valeri. 

Por otra parte, desde el gobierno evalúan que el crédito Castello se termine de pagar para 2028 en condiciones normales, sin mediar crisis de por medio y si el peso no se devalúa aún más. 

Eso hace que pensar en la implementación de la segunda parte de la obra pública se vea postergada hasta que la economía provincial se encuentre estabilizada nuevamente. “Cuando la condición macroeconómica lo permita y se pueda continuar, lo haremos”, explicó Valeri. “Quedan 25 obras que son interesantísimas y van a permitir un desarrollo productivo increíble en la provincia”

De momento, si bien la primera etapa del plan está pronta a concluir, no hay fechas ciertas para la segunda parte. Pero todo parece indicar que hasta que no se pague el crédito-con un interés del 7,5% anual- no será posible contraer nuevos créditos para financiar el costo público. 

"Invitamos a los opositores a recorrer las obras. Se lo digo al pueblo en general también. Ahí está el dinero de Castello, tenemos 11 obras listas. Fue un gobierno que tomó un crédito y modernizó la provincia. Que los que quieran hablar se hagan cargo de sus comentarios”, aclaró Valeri.  “El dinero está en las obras y lo pueden recorrer. Lo decimos con orgullo como gobierno. Lo nuestro es exitoso. Con pandemia mediante”, concluyó.