INFORME
08/07
Alianzas electorales: cómo quedarán los equipos
El calendario está en marcha y se precipitan las negociaciones dentro de cada espacio primero para ver cómo quedarán conformadas las coaliciones y después, para definir los nombres en las listas. El escenario en Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz
Por Julián Pilatti y Mariela Branda 

Con el calendario corriendo y pocas horas para que cierre el plazo para la presentación de los frentes que competirán en las próximas elecciones, los partidos con representación en las provincias del sur aceleran las negociaciones. 

El 14 de julio es el plazo máximo para la inscripciones de las alianzas y todavía en algunos espacios las charlas están calientes. La Tecla Patagonia te adelanta cómo quedarían constituidos los equipos que van a salir a la cancha en septiembre y noviembre en las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz. De fondo, la verdadera pelea que será la conformación de las listas. 

NEUQUEN

En Neuquén, el oficialismo todavía no muestra sus cartas y siembra suspenso de cara a la fecha límite para el cierre de listas. El MPN había tenido un nombre, pero semanas más tardes fue descartado para encabezar la lista de Diputados nacionales: se trata de Claudio Domínguez, el actual integrante del Consejo de la Magistratura y exdiputado provincial, que sigue haciendo las veces de conexión barrial del partido en la capital.  

La decisión de ir finalmente a engrosar las filas del intendente Mariano Gaido, en el epicentro neuquino, desnuda la importancia que tendrá esta contienda para el partido provincial. Al mismo tiempo, deja a las claras, que las legislativas (marcadas por un sesgo netamente nacional) están en un segundo plano en los intereses del MPN. 

En este 2021 extraordinario por donde se lo mire, en la capital provincial será todavía más especial ya que la compulsa irá atada a un referéndum por la aprobación o no de una enmienda a la Carta Orgánica municipal, para eliminar justamente los comicios de medio término y establecer en su lugar que sean cada 4 años. Si gana el sí en la consulta popular, esta será la última contienda entre elecciones municipales y otorgará, por excepción, mandatos por dos años. 

Pero además de esta particularidad, será una situación inusual para el Movimiento Popular Neuquino, ya que, tras 20 años de ir como oposición en estas instancias, jugará de local y deberá defender la gestión que lleva adelante Mariano Gaido desde diciembre de 2019. Ante este escenario, el MPN ya trabaja en una estrategia electoral para retener lo conseguido e ir por más en este turno electoral. 

Por su parte, el peronismo neuquino anticipa una interna abierta que difícilmente pueda sintetizarse sin las PASO. Pese a que el Frente de Todos quedó constituido para los comicios, al menos asoman seis nombres. De las cuales, cinco son mujeres. 

Tras un encuentro en la capital, representantes del PJ, Participación Neuquina, Kolina, Unión de los Neuquinos, Unidad Popular, Partido del Trabajo y el Pueblo y Partido Solidario sellaron la alianza electoral.  

Allí, los sectores que conducen el actual Secretario de Energía, Darío Martínez (exdiputado nacional y actual presidente del PJ de la provincia), el Senador nacional Oscar Parrilli (que funciona como la pata de Cristina Fernández de Kirchner en Neuquén) y el diputado del Parlasur, Ramón Rioseco, empezaron a apuntalar sus candidatos (y candidatas).  



Como ya había anticipado La Tecla Patagonia, hay al menos cinco mujeres que podrían encabezar la lista de diputados a nivel nacional: estas son Ana Servidio (concejal Neuquén capital), Tanya Bertoldi (secretaria del gobierno del municipio de Centenario), Soledad Martínez (ex intendenta de Zapala), Mirna Gómez (exconcejal de Villa Langostura) y Lorena Barabini (Articuladora del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación). 

Claro que en esa danza de nombres, también aparecería la intención de competir por parte del actual legislador nacional, “Beto” Vivero. Hasta ahora, sin un pronunciamiento oficial.  

Finalmente, en Neuquén, el radicalismo, el PRO y otras figuras emblemáticas de la oposición ensayan un intento de unidad, que todavía no se concreta y que podría terminar dinamitado en varias partes, si algunos sectores intransigentes no quieren acordar. Hay un nombre que lo resumiría todo: Jorge Sobisch.  

El tres veces gobernador de la provincia, hoy representante del espacio Democracia Cristiana, es la joya que tiene el PRO para plantear un frente opositor capaz de colocarse como segunda fuerza en Neuquén. No solo para estas elecciones intermedias, sino para el 2023.. Pero un sector, dominado por radicales, se abstienen por ahora. 

Según confiaron fuentes partidarias a La Tecla Patagonia, están dispuestos a ir detrás de Sobisch en una lista, relegando la banca que ponen en juego en la Cámara de Diputados. En efecto, quien hasta hace días atrás era el candidato natural del partido, el diputado nacional David Schlereth, se dio de baja de la compulsa en la que era número puesto para intentar renovar su mandato. Este gesto fue parte del acuerdo con el "bigotón". 




“Estamos pensando en el 2023, por eso él da un paso al costado. Nosotros estamos buscando que todas las fuerzas con las que tenemos afinidad, ir juntos ahora para ser fuertes en 2023. Son todos los que ya estamos ahora, más democracia Cristiana, el MID, peronismo republicano. La idea es sumar a todos los partidos en un partido que tenga la primera visibilidad ahora en las PASO, pero apuntando al 2023. Estamos convencidos de que es todos juntos", remarcaron dirigentes de Juntos por el Cambio a este medio.  

Los que ponen palos en las ruedas a este proyecto, es la UCR y otros sectores, como el ARI y Nuevo Compromiso Neuquino. De hecho, desde el ARI, Carlos Eguía anticipó una inminente PASO para dirimir las diferencias. "No vemos posible una lista de unidad. Habrá PASO", sentenciaron. 

 
RIO NEGRO  

De lado de Juntos por el Cambio, más allá de las propias internas por imponer nombres, no habría mayores inconvenientes. La coalición quedará conformada nuevamente por el PRO, la UCR y la CC-ARI, que esta vez adelantó que buscará protagonismo.  

Renovadas las autoridades de la Unión Cívica Radical y habiendo perdido el oficialismo que lideraba la diputada Lorena Matzen, tras el fallecimiento de Yamil Direne, asumió su segunda, María de los Angeles Dalceggio. Este sector de la UCR está impulsando la candidatura de un actual diputado de Juntos Somos Río Negro, ex radical que encontró asilo con Alberto Weretilneck. Se trata de Gerardo Blanes. El ofrecimiento ya estaría hecho y restaría la decisión del Diputado que tendrá el díficil escollo de ver cómo sale del bloque JSRN en la Legislatura teniendo en cuenta que ya existe una bandaca de Juntos por el Cambio, unipersonal que ocupa Juan Martín del PRO. Blanes referencia a nivel nacional con Facundo Manes, quien finalmente aceptó una candidatura en Buenos Aires y con el senador Martín Lousteau. 

 Del otro lado, la propia Matzen podría ser de la partida, aunque había atado su postulación al resultado de las elecciones internas. También suena el nombre de un histórico como Marcelo Cascon, ex intendente de Bariloche.   

En el PRO, la interna está que arde. Están lanzados por un lado el presidente del partido y exintendente de Cipolletti, Aníbal Tortoriello; por otro el joven abogado de General Roca, Nicolás Suárez Colman.  



Por último, desde la Coalición Cívica - ARI, buscarán imponer nombres. Serían los del propio presidente, Javier Acevedo y Daniela Agostino.  

En tanto, el Frente de Todos renovará su alianza, integrada en principio por el Partido Justicialista, el Frente Grande, Kolina y Río. 

Por su parte, Unidad Popular, movilizada por el gremialista Rodolfo Aguiar, y el partido Socialista empezaron con reuniones para ver si vuelven a estar dentro de Todos. También hay muy buena relación con la gobernadora, Arabela Carreras y existen rumores de una proyección juntos para 2023.  

En Todos hay varios nombres dando vueltas y los diferentes sectores internos impulsan cada uno a sus favoritos. En el sorismo, a pesar de que circuló el rumor sobre una jugada del Gobierno nacional de poner al frente a los ministros y esto incluiría a Soria, la posibilidad fue perdiendo fuerza y se mantiene la intención de postular al actual diputado provincial, José Luis Berros.  

Del lado del senador Martín Doñate, la aspiración es ubicar a Ana Marks, coordinadora del ministerio de Interior. 

Desde el sorismo, la campaña de Berros ya arrancó hace un tiempo. El legislador viene recorriendo localidades del interior, visitando Unidades Básicas y tratando de instalar su figura.  



Todavía nadie se anima a blanquear públicamente las candidaturas sin embargo consultado por La Tecla Patagonia, Berros sostuvo: “Voy a estar como siempre lo dije dónde me diga la mayoría, el recambio generacional que se comenzó a dar en el justicialismo desde hace algunos años, se tiene que profundizar sin tirar a nadie por la ventana, sino sumando a los y las compañeros y compañeras que tienen experiencia y que nos ayuden a transformar”, expresó. 

El Frente Grande también pide pista.  Hace pocas semanas atrás mantuvo un encuentro con el Movimiento Alfonsinista que se sumaría a la coalición. El diputado Marcelo Mango se perfila como candidato y buscará consensos nacionales para poder ser de la partida.  

En tanto, Juntos Somos Río Negro, competiría solo, aunque existe una chance que pueda sumarse el Movimiento Popular Patagónico que está en condiciones de integrar alianzas. La cuestión en el oficialismo es el fuego cruzado que es cada vez más visible entre la gobernadora, Arabela Carreras y el senador, Alberto Weretilneck. Las diferencias se hicieron muy evidentes tras la elección de los miembros del STJ y luego que la mandataria saliera a decir públicamente que le gustaría competir por otro mandato.  

El exgobernador es el presidente del partido y quien marca el rumbo electoral. Los nombres que suenan más fuertes son dos: por un lado un fiel ladero de Alberto, el desplazado ministro de Economía, Agustín Domingo. Por otro, una mujer más cercana a la Gobernadora y con un rol clave en el manejo de la pandemia, Mercedes Iberó. También tienen aspiraciones algunos otros dirigentes como el intendente de El Bolsón, Bruno Pogliano. Algunos esbozaron la posibilidad que compita Alejandro Palmieri, aunque el Vicegobernador se muestra apático con la política.  


CHUBUT  

En Chubut hoy están en condiciones de participar en las elecciones el Partido Justicialista, la Unión Cívica Radical, Propuesta Republicana (PRO), Chubut Somos Todos, el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), el Partido Independiente del Chubut (Pich), el Partido de la Victoria, Partido del Obrero, el Partido de la Cultura, la Educación y el Trabajo (Camioneros), Movimiento Polo Social, Partido Socialista Auténtico y el Partido Nuevo Horizonte. 

En la provincia comandada por Mariano Arcioni, el peronismo le cerró la puerta a una eventual alianza con Chubut Somos Todos, el partido que creó Mario das Neves que fue perdiendo fuerza tras la muerte de su creador. El Gobernador no lo dice, pero ya está en el armado del Frente Renovador en la Provincia, el partido que jugará en 2023.  

Volviendo a este turno electoral, Chubut Somos Todos iría en coalición con el Partido Independiente del Chubut y el Provech. Están muy avanzadas las conversaciones. No podrá sumarse el Pach que perdió su personería jurídica.  

Los nombres que suenan con mayor intensidad son los ministros Federico Massoni (para el Senado) y Fabián Puratich (para Diputados). Existen otros que postulan a otro funcionario leal a Arcioni como es el ministro de Economía, Oscar Antonena. Se habló también de la posibilidad de una mujer la apuesta fuerte sería sacar a los ministros a la cancha.  




En Juntos por el Cambio, la alianza está casi cerrada. En principio serían de la partida la Unión Cívica Radical; el PRO y la sorpresa fue la incorporación del Polo Social, un partido chico, pero con buen asiento en Comodoro Rivadavia, lo que podría llegar a inclinar la balanza en una elección provincial teniendo en cuenta un escenario de paridad.  

La interna dentro del radicalismo no se podrá evitar. Habrá más de una lista al menos para la Cámara de Senadores porque Mario Cimadevilla adelantó que no declinará su postulación. El oficialismo presentará a sus jugadores y allí también hay diferencias. Por un lado, un gran sector comandado por Damián Biss y Manuel Pagliaroni, apuestan a la reelección de Gustavo Menna. Desde el PRO, la postulación segura es la del actual diputado, Ignacio Torres. Otra figura que se estudia es la de la concejal de Comodoro, Ana Clara Romero.  

Por otro, la conducción de Caminoa es más propensa a dialogar con el PRO para intentar llegar a un acuerdo al menos en Diputados donde podría ser ella quien encabece la lista.  

El titular del Polo Social Petersen subrayó que la intención de su nueva alianza es que se mantenga de cara a 2023. Confirmó que quiere ser precandidato a diputado nacional. 

El peronismo es quien la tienen más complicada. La alianza Frente de Todos se conformará en los próximos días con el Partido de la Victoria y el Partido Socialista Auténtico, en principio. En tanto, el partido de Camioneros podría no ser de la partida en esta ocasión debido a las heridas que quedaron por el cierre de listas pasado en el que Jorge Taboada fue sacado de juego.  

Lo más complicado será conformar las listas. Nación pide lista de unidad, pero en la Provincia ese escenario parece lejano a pesar de que hay empresarios muy importantes como Cristóbal López, al frente de las negociaciones.  

Carlos Linares, Julián Leunda, Nancy González, son los referentes que tienen aspiraciones a la Cámara Alta. De la compulsa se bajó ya el vicegobernador, Ricardo Sastre, concentrado definitivamente en reunir apoyos para 2023.  

Para Diputados, la pelea no es tan feroz. El nombre sería el de Florencia Papaiani, apadrinada por el poder político comodorense. Papaiani, fue diputada provincial y quedó muy cerca en las elecciones por la intendencia de Trelew. Su figura viene tomando protagonismo en los últimos meses.  Pero hay otras mujeres que piden espacios. Es el caso de Liliana Corzo, la candidata tapada que podría dar el batacazo y ser una de las cabezas de las listas chubutenses. En declaraciones a la prensa pidió abrir el debate sobre las candidaturas y mayor participación de las mujeres, aunque consideró que Linares debería ser quien compita al frente en el Senado. 



Es oriunda de Comodoro Rivadavia, militante del Frente de Todos y referente del movimiento mutualista y cooperativista de esa localidad. Fue convocada por el fallecido Mario Cafiero para integrarse al Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES). Luego pasó al área que conduce Victoria Tolosa Paz, dependiente de la Jefatura de Gabinete y fue designada como coordinadora de la Región Patagónica del Consejo Nacional de Políticas Sociales. Es una de las encargadas de llevar adelante en la región el programa "Argentina Contra el Hambre". 

En tanto la Izquierda podría confluir en la unidad, aunque esto dependerá mucho de los lineamientos nacionales.  En Chubut tienen representación el Polo Obrero y el Movimiento Socialista de los Trabajadores.   

Martin Saez, docente y referente del PTS en Chubut, aseguró que "toda la Izquierda clasista y socialista unida, frente a los partidos del ajuste y el saqueo megaminero, puede ser una poderosa referencia en la provincia".  

Acá en Chubut manifestó que "a diferencia de las legislativas de 2017, esta vez la izquierda clasista va unida" en relación a la incorporación en 2019 del MST a la alianza que hasta entonces constituían el PTS junto al Izquierda Socialista (IS) y el Partido Obrero (PO). "Esto hace que haya menos dispersión del voto a la izquierda en la provincia, pero también la propuesta a nivel nacional incluye a Política Obrera, el grupo de Altamira y Ramal que rompió con el PO hace dos años, al Nuevo Mas y a Zamora, aunque en la provincia estos partidos o no tienen presencia o son muy pequeños." 

SANTA CRUZ 

 En tanto, en la provincia que gobierna Alicia Kirchner, el oficialismo tampoco cierra nombres de cara a los comicios, pero se mantiene abroquelado en una unidad sólida. Es lo que le permite hegemonizar desde hace años en el territorio y lo que -opinan-, el Frente de Todos intentará replicar a nivel nacional. 

  El informe que presentó el jefe de Gabinete de Santa Cruz, Leonardo Álvarez, sirvió casi como un anticipo de los ejes que el oficialismo intentará mostrar de cara a la población para revalidar el voto: se hará foco en las políticas de salud en el marco de la pandemia de coronavirus, en las inversiones y obras (sobre todo aquellas ligadas a la actividad minera)  y también -pese a la polémica-, en Educación. 

Ese había sido un punto en el cual la oposición se agarró para martillar a críticas, tras más de un año y medio sin que la provincia pudiera garantizar clases presenciales.  

  Aun así, del otro lado hay diferencias y todavía no se cocina una unidad plena que pudiera generar dolores de cabeza al gobierno. Habrá una nueva marca, pero hasta ahora, suenan casi los mismos nombres.  

  Lo que a nivel nacional se conoce como “Juntos por el Cambio”, en Santa Cruz se renovará bajo la consigna “Cambia Santa Cruz”. Allí figura una parte del radicalismo, el PRO y otros partidos menores. Pero el armado no se dio sin algunos problemas que empantanaron la unidad, o más bien, una conducción única.  



  Según pudo saber LTP, ninguna de las fuerzas relegó a sus candidatas y eso hizo que -por una cuestión técnica-, los lugares se disputaran con fiereza. En síntesis, la idea original era armar una lista en conjunto con la actual diputada nacional, Roxana Reyes y la ex legisladora, Gabriela Mastelan. Pero por la ley de cupos, lo impidió (no podían figurar dos mujeres, en primero y segundo lugar). 

“Lo más probable es que si Gabriela iba tercera, después iba a quedar en un lugar muy relegado en la lista. No pudimos lograr eso y Encuentro Ciudadano finalmente se cortó con un candidato propio”, le explicaron a este medio, voceros del espacio.  

  En conversación con LTP, el diputado provincial Daniel Roquel, sostuvo que Roxana Reyes “es la voz que más le ha marcado los errores al gobierno” y que representa a la UCR local. Pero, síntesis de una división que viene de larga data, el radicalismo local también tiene sus fisuras y no irá unido. 

  Omar Zeidán, ex Interventor de YCRT 2016-2019, es el referente de ese otro sector radical, en el cual aboga Leonardo Roquel, primo de Daniel. Detrás de este armado, aparece el apoyo político del exintendente de Río Gallegos, Roberto Giubetich.  

“Nuestro partido tiene una conducción provincial, pero el ámbito de toma de decisiones es la Asamblea provincial. En el ámbito de esa asamblea tomamos tres decisiones. La primera fue ratificar nuestra participación en el Frente electoral, que tendrá el nombre Cambia Santa Cruz. La segunda decisión en el marco de este frente electoral, fue presentarnos con candidaturas propias  y la tercera fue encomendarme a mí la confianza de liderar esa lista”, expresó para este portal, Gabriela Mestelan.  

  Por su parte, la diputada nacional Roxana Reyes conserva el apoyo del actual senador nacional, Eduardo Costa y del intendente de San Julián y presidente del partido, Daniel Gardonio.  “No sabemos si habrá candidatos del ARI o el PRO, o si van a adherir a la candidatura de Reyes”, sintetizan desde este sector. 

  En resumen, la oposición -que se presentará unida en Cambia Santa Cruz- podría llegar a tener tres candidatos: Reyes, Mestelan y otro dirigente del radicalismo. Si es que los últimos movimientos de cara al 24 de julio, no modifican este escenario.