SANTA CRUZ
16/09
Alicia K tendría decidido cambiar “primeras y segundas líneas” de su gabinete
La gobernadora de Santa Cruz tomaría esa decisión en las próximas horas. La necesidad de oxigenar su gabinete se dio a partir de la derrota en las PASO. El Frente de Todos nacionaliza una estrategia para dar vuelta las elecciones
A raíz de la derrota en las PASO y en línea con lo que decidió la gobernadora Alicia Kirchner, se espera que en las próximas horas se confirmen grandes cambios en el Gabinete del gobierno de Santa Cruz.

Según pudo saber La Tecla Patagonia, los mismos implicarían a “las primeras y segundas líneas” del gobierno, por lo que la medida de la gobernadora no pasaría simplemente por cambios superficiales. El objetivo está puesto en mejorar la performance hacia las elecciones generales y no perder poder hacia el 2023. 

Como se venía anticipando, la caída en las Primarias, activó una profunda autocrítica en el Frente de Todos y desde Gobernación están convencidos que ya no contarán con “funcionarios que no funcionan” y que no defienden a la gestión las 24 horas del día.

En diálogo con este medio, el precandidato a diputado nacional Gustavo “Kaki” González, se mostró de acuerdo con lo que estableció Alicia Kirchner y reconoció que “hay muchos funcionarios relejados”, opinando que “no estamos en tiempos para esto”.



“Hay funcionarios que no están poniendo todo, como pasa a nivel municipal también sucede a nivel provincial y nacional. Creo que algunos están muy relajados. Pero este no es momento de relajarse. Es momento de que funcionen. Y sino que den un paso al costado”, manifestó sin pelos en la lengua, González, que además tuvo otra lectura sobre las elecciones del domingo pasado.

“Celebro esto. No es responsabilidad solamente de la gobernadora llevar adelante una gestión, sino que cada funcionario y dirigente tiene su responsabilidad. Esta falta de atención se está viendo en el interior”, ilustró “Kaky”, en referencia a la poca actividad de algunos ministros en algunas localidades de Santa Cruz.

Además, otros dirigentes dentro del oficialismo consideran que “la situación está caldeada” y piden renovación en el Gabinete de cara a las elecciones de noviembre. Al respecto, existen dos posturas en el gobierno: hay quienes creen que es posible dar vuelta la elección y otros que ya lo descartan.

Pero ambos grupos coinciden en algo: no le irán a pedir los votos a Claudio Vidal, por lo que se descarta completamente algún posible acuerdo político.