Apps
Domingo, 23 junio 2024
Argentina
Política Provincial
9 de enero de 2024
NOTA DE TAPA

El ingreso a una nueva etapa con el PJ en un laberinto

El peronismo se encuentra envuelto en un dilema en el que las tensiones internas afloran. Alberto Fernández y Máximo Kirchner son cuestionados y emergen pedidos de cambio de mando. La provincia de Buenos Aires, clave en una discusión que se hace cada vez más fuerte

El ingreso a una nueva etapa con el PJ en un laberinto
Compartir

Por Hernán Sánchez y Andrés Sosa

La presidencia de Javier Milei y la avanzada con la desregulación de la economía, que encabeza en los albores de su gobierno, pone contra las cuerdas al peronismo, que todavía busca reponerse del duro golpe recibido en las elecciones. En este marco, busca reposicionarse a nivel nacional como principal polo opositor. Sin embargo, no logra salir del laberinto que le propone la coyuntura en medio de diferencias internas. El rol de la tropa en la provincia de Buenos Aires y los pedidos de nuevos liderazgos copan la agenda del justicialismo.

Varios campamentos peronistas dejaron trascender en los últimos días su preocupación, y consideran como una “foto vieja” la distribución de poder actual en el Partido Justicialista. La presidencia de Alberto Fernández a nivel nacional y de Máximo Kirchner en territorio bonaerense, es leída como lo que representaba al espacio político en 2019. Ahora, con una derrota sobre las espaldas y reacomodamientos en el tablero, la actualidad obliga a recalibrar representaciones y promover acciones consensuadas.  

De las 24 jurisdicciones en todo el país, sólo ocho son comandadas por el peronismo. Los motivos del retroceso en el mapa argentino forman parte del balance que deben realizar. Mientras tanto, la Liga de Gobernadores se compone con Axel Kicillof (Buenos Aires), Sergio Ziliotto (La Pampa), Raúl Jalil (Catamarca), Gildo Insfrán (Formosa), Osvaldo Jaldo (Tucumán), Ricardo Quintela (La Rioja), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Gustavo Melella (Tierra del Fuego).

Los caciques del interior hacen su juego y resaltan a Gildo Insfran junto a Raúl Jalil. El primero es visto por algunos -incluso desde tierras bonaerenses- como posible titular del PJ nacional. Y el segundo ya pidió que Alberto Fernández diera un paso al costado. Por su parte, será clave la hoja de ruta que trace Axel Kicillof, el mandamás de la provincia más grande de Argentina. Tampoco se puede desconocer el rol que adoptará Cristina Fernández, que por consecuencia también definirá los pasos a seguir de Máximo Kirchner.

Por ese motivo, los movimientos en la provincia de Buenos Aires comenzarán a forjar el destino de un peronismo en el que muchos se sienten huérfanos y sin una conducción clara. La proyección de Kicillof a nivel nacional comienza a ser una realidad, pero el gobernador se resiste a encabezar una disputa política a fondo contra Javier Milei. Cerca del mandatario entienden que esa pelea la deben dar “otros compañeros que no tienen la responsabilidad de gobernar”. En todo caso, su forma de marcar las diferencias de modelos con el Presidente será a través de la gestión y desde su lugar institucional. 

El ministro de Gobierno, Carlos Bianco, sostuvo que “el Gobernador siempre ha sido muy respetuoso de las instituciones democráticas. De hecho, todas sus actuaciones han sido en tono institucional”. En ese sentido, afirmó que "Milei ha decidido subir al ring a Kicillof".

Ante esta situación, el funcionario. que es del primer anillo de confianza del mandatario provincial, remarcó: “Nosotros no estamos políticamente en esa disputa. Estamos muy ocupados y preocupados por lo que está pasando en la provincia de Buenos Aires como consecuencia de las medidas económicas que toma el gobierno nacional y que impactan muy fuerte en la gente”.

Máximo Kirchner, titular del PJ bonaerense y líder camporista, comienza a recibir cada vez más cuestionamientos. Desde algunos sectores consideran que hay “inacción” ante las medidas del gobierno nacional y piden autocrítica por decisiones pasadas. Los reclamos provienen de quienes apuestan por Kicillof como el conductor que puede emerger en este momento. Incluso, recuerdan que el diputado nacional adquirió un rol sumamente crítico con la gestión de Alberto Fernández y que llamativamente ahora mantiene un perfil bajo ante el plan motosierra de Milei.  

El debate por la presidencia del justicialismo de la provincia de Buenos Aires está latente, pero el contexto hace que se dilaten los tiempos. Ya es sabido que Kirchner abrió las puertas para una posible renovación de autoridades y que asoman otros candidatos para sucederlo. “Hasta que no baje el conflicto por el DNU de Milei no podemos ponernos a discutir esto”, dijo un intendente de peso a sus pares mientras almorzaban en un reconocido restaurante del Conurbano tras un encuentro institucional que protagonizaron en CABA. Incluso, estimó que podría retomarse en la agenda a partir de abril.

La caracterización es similar a la que realizó otro jefe comunal también de la Tercera Sección electoral, pero de distinta tribu. La coincidencia es que ambos comprenden que el Gobernador debe ser quien encabece el proceso político actual. De esta manera, se consolida la perspectiva del Grupo de Ensenada, en el que varios de sus integrantes ven a Jorge Ferraresi como posible nombre para presidir el PJ.  

“La gente desilusionada difícilmente vuelva al kirchnerismo duro aunque a este gobierno le vaya mal, los cambios siempre son para adelante, nunca para atrás”, advirtió otro alcalde peronista que aporta una visión más al enmarañado escenario. Entonces, lanzó: “No estoy de acuerdo con muchas de las cosas que plantea el Gobierno nacional, pero tampoco es para tirar piedras porque en definitiva que gobierne Milei es responsabilidad nuestra, y nadie se hace cargo de eso”.

En ese marco, se quejó por las respuestas que brindó el peronismo hasta el momento. “No se plantean propuestas, faltan ideas, sólo se planteó judicializar el DNU, ¿se supone que la Justicia va a ponerse del lado nuestro?”, indicó. Por lo que sostuvo que “el peronismo debería ser importante en esta etapa, pero lo han devaluado. Debería ser el principal partido de oposición”.

“La voz más potente de la oposición es Juan Grabois. No puede ser su voz la del peronismo porque tampoco expresa a todo el partido”, manifestó; y luego disparó con munición gruesa: “No hay más barones, hay cagones. Los intendentes no tienen volumen dirigencial”.

Son muchas las voces que plantean la necesidad de cambio y no sólo de nombres para la conducción, sino también de orientación para los tiempos que viven. La diversidad de posturas complejiza el terreno para el peronismo y da lugar para que florezcan las tensiones con pases de facturas de distinto calibre. 

El laberinto en el que se encuentra el partido, que se propone ser la principal oposición al gobierno nacional, significa una ventaja para el propio Javier Milei. La confusión y dispersión que presenta el peronismo le permite al Presidente un determinado margen de acción para poder imponer su programa económico. Salir por arriba como resolución al conflicto interno o buscar nuevas formas de construcción que le permitan sortear los obstáculos, es uno de los grandes dilemas que atraviesa el justicialismo en momentos en que la dirigencia tradicional se encuentra sumamente cuestionada por una sociedad que apostó por un outsider con pretensiones mesiánicas.


FERNANDO GRAY
“Voy a lanzar en febrero una corriente dentro del partido“


“Internamente no existe la voluntad de hacer una reflexión, una autocrítica, de abrir el espacio, de plantear una renovación, sino que en el peronismo está todo el mundo como si nada hubiese pasado y pasaron cosas muy graves”. Sin pelos en la lengua, Fernando Gray no escatima en reprochar la falta de autocrítica en el peronismo y ahora pasa a la acción. 

“Estoy diagramando una corriente dentro del partido y la voy a lanzar en febrero”, anticipó en diálogo con La Tecla. Y completó: “Estoy armando mi espacio y voy a disputar todo lo que tenga que disputar. Para tener otra opinión. Va a haber una opinión que será la que comande La Cámpora y quienes la siguen y yo voy a expresar a otro sector del peronismo”.

El intendente de Esteban Echeverría, que llevó a la Corte su reclamo cuando se sintió mal desplazado de la presidencia del PJ Bonaerense, es uno de los tantos que espera no sólo esa resolución que pide la nulidad de las actuales autoridades, sino que el partido llame a elecciones. El mandato de Máximo Kirchner como titular expira en diciembre de 2025, pero el propio hijo de la exvicepresidenta había anunciado que convocaría a elecciones, primero para diciembre de 2023 y ahora se especula que podría realizar los comicios internos en el próximo mes de marzo.

“Va a ser todo un dato si se expide o no la Corte y qué es lo que dice. Pero al margen de lo que diga el Tribunal en un sentido o en el otro, creo que hay una opinión de un sector que representa al peronismo, y al no peronismo también, que no quiere vivir en un país que va de extremo a extremo. Viene este y privatiza todo y después volvemos nosotros y vamos a estatizar todo de nuevo, y así no se puede seguir”, aseguró Gray. 

“A la corriente la voy a lanzar en febrero, de a poco, de abajo. Me está llamando mucha gente de la Provincia y de todo el país. Y voy a empezar a salir un poco más públicamente”, anunció. A la vez sostuvo que “mi pelea empezó en el peronismo pero también tengo muchísima adhesión de sectores no peronistas, de radicales, de independientes, de gente que no tiene ninguna militancia en ningún lado y que, sin embargo, tiene una forma distinta de ver la realidad”. 

“El único espacio que hay, que se podría decir que es de ese tenor, es el de Schiaretti, o el que en algún momento fue de Randazzo, pero eso está pegado a Cambiemos y a este gobierno. Lo que planeo es un espacio independiente. Estamos planteando algo más racional porque hay lugar para eso”, concluyó. 


JULIO BARBARO
“En la Provincia no hay partido, Máximo se lo llevó a la casa”


-¿Cómo ve al peronismo después de la derrota y cómo se para ante la realidad?

-Veo al peronismo totalmente desarticulado, sin conducción y despedazado. Como dijo (Juan) Grabois el otro día, ¿dónde están los rostros de los responsables? Era claro, ¿no? De hecho, hoy el peronismo tiene una falta de coherencia, de ánimo, de vitalidad y de respuesta que no la tuvo nunca. Nunca estuvo tan débil.

-¿Por qué dice falta de coherencia? 

-Porque no hay sectores que le planteen a la sociedad qué hacer frente a los avances de Milei. Hay cosas de Milei que se pueden dejar pasar y hay otras que no. Permitir la venta de tierras o la pesca en todos los lugares, o que Roca no pague impuestos porque paga en Luxemburgo son cosas que van en contra del movimiento nacional, que es el peronismo, el radicalismo y amplios sectores de otros grupos ideológicos.

-¿En ese sentido, lo ve al radicalismo más centrado o también está desorientado?

-No, el radicalismo y nosotros, los dos partidos nacionales, tenemos un pedazo que se nos pasó la oligarquía. Digamos, los radicales tienen Mendoza, nosotros tenemos un poco de Córdoba. Hay pedazos que se han transformado en clase media alta y en eso hemos perdido, se han hecho conservadores. 

¿Y del peronismo de la provincia de Buenos Aires particular qué piensa? 

-Yo lo veo a Kicillof más articulado. Una persona que triunfó en la provincia más grande de la Argentina, no es un detalle. Tengo mucho respeto por Kicillof. Ahora, no sé si la estructura de Kicillof se puede extender a lo nacional. Todos sabemos que los socialistas de Santa Fe nunca han logrado salir de Santa Fe y los delasotistas de Córdoba nunca han logrado salir de Córdoba. Me parece importante que quede Kicillof como un refuerzo, una fortaleza del movimiento nacional, pero no alcanza para la estructura de una organización que abarque a todas las provincias hoy. 

-¿Él debería ir a buscar eso, intentar ser el conductor del peronismo nacional?

-Esas son decisiones personales. Si Kicillof tiene o no voluntad de conducir al peronismo está en la responsabilidad de él. Hoy por hoy no representa al peronismo nacional; es su principal fortaleza, pero no tiene personas que se ocupen de abarcar al resto del movimiento nacional. 

-¿Qué le parece Máximo Kirchner como presidente del PJ de la Provincia?

-Máximo Kirchner tiene que renunciar. No escuché nada que valga la pena de él, no estuvo presente en nada. Kicillof es el gobernador, Máximo ya no es más nadie. Es como Víctor Santamaría en Capital, son gente que se hizo de los partidos pero los partidos murieron de sus manos. El peronismo de Provincia y el peronismo de capital no tienen debate, ni pensadores, ni propuestas. Si falta eso no hay partido. En Capital no hay partido porque Santamaría los destruyó. Y en Provincia no hay partido, Máximo Kirchner se lo llevó a la casa. 


UN TEMA QUE VUELVE
La discusión interna entre más y menos intervencionismo del Estado


Como en los años 90, cuando Carlos Menem sumió al peronismo en la incómoda postura liberal, ahora Javier Milei, desde afuera, vuelve a provocar una intensa discusión interna dentro del partido que ha hecho de la justicia social su bandera y de la intervención del Estado un apostolado, sobre todo en los últimos años. 

Con otros actores y otros ismos, ahora el Partido Justicialista también cabildea entre el kirchnerismo, propenso al intervencionismo casi extremo y la superpoblación del Estado, y aquellos sectores ligados al peronismo ortodoxo donde el rol del Estado es trascendente pero en sociedad con la oligarquía nacional, donde la pelea entre lo público y lo privado es más novelesca que real.

Desde esos sectores ortodoxos se plantea una cuestión más racional frente a las políticas de Milei. Plantarse ante las cuestiones que afectan al electorado peronista y no tomar una actitud de confrontación con aquellas iniciativas que podrían acompañar sin entrar en conflicto con el ADN peronista.

“Tiene que haber una línea de bandera, tiene que haber una YPF, pero tampoco se puede llenar ANSES de gente que gana fortunas. Un jefe de ANSES cobra dos millones y medio de pesos y eso no puede ser ¿Cómo va a ganar dos millones y medio de pesos alguien que no tiene una responsabilidad de nada, porque no tiene ni firma? Ni eso, que es un exceso, ni tampoco privatizar las jubilaciones. Ya tenemos la experiencia de las AFJP que lo que aportamos ahí lo tenemos perdido. “, se quejó un intendente del Conurbano.

“Este tipo quiere privatizar todo, desregular todo, y abrir la importación y eso no existe en ningún lado, pero tampoco es eficiente el sistema que quiere regular todo, porque te llenan de gente, te hacen colapsar los servicios. Milei se va a hacer un picnic cuando empiece a mostrar la guita que cobra de la cantidad de gente que está en los organismos, que además no está capacitada, como pasa en YPF y en otros lugares. Tiene que haber un equilibrio, y ese equilibrio no tiene representación ni en la Provincia ni en el país”, agregó otro dirigente del PJ con larga trayectoria en una comuna. 



DILEMA A CIELO ABIERTO
El PJ nacional y el rol opositor a Milei, otro debate a resolver 


El ingreso a una nueva etapa política también le exige al peronismo una reconfiguración, no sólo de su estructura sino también de las formas de intervención en la realidad. En ese marco, no son pocos los que piden que Alberto Fernández renuncie a la presidencia del PJ nacional. Al mismo tiempo, comienzan a sumarse voces que plantean abrir las puertas a todos los sectores.

El gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, plantó bandera y lanzó su postura al respecto. “Hay que dictar una amnistía en el peronismo para que todos los que se fueron vuelvan y nos sentemos en una mesa de conducción horizontal hasta que surja un liderazgo claro”, manifestó. 

Asimismo, remarcó que “cuando digo que vuelvan todos al peronismo es todos. Tenemos la obligación de hacerlo, me preocupa que estemos tan dispersos”. No obstante, sentenció: “Alberto tiene que estar dispuesto a correrse un poquito y dejar su cargo en el PJ teniendo en cuenta que él está haciendo su proyecto de vida afuera”. 

Pablo Moyano, uno de los conductores de la CGT y de buen vínculo con Axel Kicillof, también se subió a la ola promovida por el cacique del interior. "Tiene razón Quintela, hay una anarquía en el peronismo y tenemos que resolverlo en forma urgente. Todos adentro: la rama femenina, la juventud, los trabajadores", sostuvo.

En esa línea, el líder camionero adelantó que “el peronismo va a ganar las elecciones dentro de 4 años". Más adelante, Moyano afirmó: "Alberto tendría que dar un paso al costado como presidente del PJ y permitir la renovación, el debate y la autocrítica en el peronismo".


PLAN ANTI MILEI
Kicillof y sus alfiles con estrategia territorial para contener sectores

En la provincia de Buenos Aires los sectores que componen al peronismo y sus aliados buscan coordinar acciones políticas ante el malestar social que generan las medidas del presidente Javier Milei. Por el momento, el Partido Justicialista bonaerense, conducido por Máximo Kirchner, no activa mecanismos, y Axel Kicillof aparece como el ordenador de las demandas que emergen desde abajo.

En este marco, el Gobernador bonaerense encabezó una cumbre la semana anterior en la que junto a dirigentes políticos, gremiales y sociales acordaron impulsar una multisectorial en defensa de la democracia que se replique en cada territorio. Tras ese encuentro, en la que no estuvo presente el líder de La Cámpora, se desarrollaron reuniones en diferentes municipios.
La primera se realizó en el distrito de Lanús y contó con la presencia de los líderes de las dos CTA, la UTEP, miembros de la CGT, concejales, referentes religiosos y pequeños comerciantes, entre otros. Luego se hizo otra, de las mismas características, en Ensenada, en la que también se rechazaron las políticas implementadas por el gobierno nacional.

El dato a resaltar es que en Lanús no estuvo en la foto el intendente Julián Álvarez mientras que en Ensenada participó Mario Secco. De esta forma, se alimentaron las especulaciones sobre las diferencias internas en el peronismo ya que el primero responde a Máximo Kirchner y el segundo es de los más cercanos a Axel Kicillof.  

“Los plenarios multisectoriales tienen como objetivo construir el paro con movilización del 24 de enero, pero también poner en debate la Ley Ómnibus y DNU de Milei para construir el consenso necesario para su derrota y defender los recursos naturales, la industria nacional, las economías regionales y los derechos laborales de millones de trabajadoras y  rabajadores”, indicaron desde la CTA Autónoma sobre las actividades realizadas.

Cerca de Axel Kicillof niegan que tales acciones estén impulsadas por el propio mandatario y aseguran que fueron las distintas organizaciones quienes “nos invitaron a que participemos de ese debate”. De todos modos, las mencionadas iniciativas cuentan con el aval de la Gobernación bonaerense.
 

OTRAS NOTAS

SANTA CRUZ

La incesante lluvia obligó a cerrar el ingreso a Puerto Deseado

El Comité de Prevención de Crisis de la provincia de Santa Cruz confirmó el cierre del acceso a la localidad del Puerto Deseado debido al mal estado del camino

Copyright 2024
La Tecla Patagonia
Redacción

Todos los derechos reservados
Serga.NET