Argentina
Miércoles, 29 junio 2022
CLASES ESPECIALES
20 de junio de 2022

Alberto Cormillot le contrató una profesora particular a su hijo de 9 meses: el motivo

El médico contó que dos veces a la semana su bebé recibe clases de Chino. "Es el idioma del futuro", señaló.

Alberto Cormillot le contrató una profesora particular a su hijo de 9 meses: el motivo - La Tecla Patagonia

Desde que nació su hijo Emilio hace 9 meses, Alberto Cormillot no dejó de mostrarse muy atento en los cuidados diarios del pequeño. En varias oportunidades, el médico de 83 años habló de su miedo por no poder acompañarlo durante mucho tiempo de su vida, pero mientras tanto, aprovecha cada etapa al máximo. En las últimas horas, reveló que junto a su joven esposa, Estefanía Pasquini, decidieron contratarle una profesora particular de Chino para mejorar su educación.

"Emilio tiene a una persona que dos veces a la semana le habla, le canta y le juega en chino. Como es el idioma del futuro, quiero que de chiquito vaya acostumbrando el oído y le sea útil para aprenderlo mejor cuando crezca", comentó el profesional en diálogo con el ciclo radial Detrás de escena, por AM 540.

"La profe viene a nuestra casa y no sabés cómo se divierte Emilio con ella. La idea es que retenga los sonidos chinos. No sé si hablará en chino a futuro pero al menos así lo puede ir incorporando", expresó, entusiasmado por la idea.

Por otro lado, se refirió al vínculo que entabló con el pequeño. "Todo el tiempo pienso cuánto más lo podré acompañar a mi hijo. Me gusta verlo, observarlo, jugar con él, descubrirlo, sonreírnos a la distancia y encontrarnos en la mirada por más que haya otra gente alrededor. También le canto canciones de cuando yo era chico y sí, claro que soy consciente de la finitud de la vida", señaló.

Asimismo, también contó que le está creando un archivo con algunos relatos, mensajes y enseñanza para el día en el que Emilio no pueda verlo más. "Le grabo audios todo el tiempo y se los mando a un WhatsApp que él tiene. Es decir, el bebé tiene un número de teléfono con un WhatsApp en el que le grabo audios y le mando videos. Ojo: no lo vivo como un drama sino como parte de la realidad de la vida", indicó. 

"Ya desde antes de tenerlo era consciente de mi edad y de la finitud del tiempo. El chico está ahí y sé que lo voy a acompañar hasta determinado momento. Por eso lo disfruto todos los días al máximo y hago planes más cercanos en el tiempo, no proyecto a largo plazo con él. Me gusta incentivarlo a gatear, por ejemplo", remarcó.